domingo, 19 de abril de 2009

Pasión y seducción de Diana palmer


Wynn Ascott trabaja como periodista en el periódico local de Redvale, una pequeña población del condado de Creek. Tiene una vida más o menos ordenada: le gusta su trabajo, cubrir las noticias de todo cuanto acontece en el pueblo y está comprometida con Andrew Sloane, con el que planea casarse en sólo unos meses. El regreso de McCabe Foxe pone en desorden su tranquila existencia.

McCabe es corresponsal de guerra en Centroamérica y además el padre de Wynn lo nombró su albacea para que administrara la herencia de la joven hasta que ésta cumpliera los veinticinco años o se casara. Puesto que en poco tiempo planea casarse con Andy, Wynn cree que se librará de McCabe, con el que siempre ha tenido una relación un tanto difícil.

Pero McCabe fue herido mientras cubría un conflicto y regresa a Redvale para recuperarse. La noticia inquieta a Wynn porque a pesar de la animadversión que sienten mutuamente McCabe y ella, desde la adolescencia se siente muy atraída por el aguerrido corresponsal. Pero el temor por su bienestar queda relegado a un segundo plano cuando descubre que McCabe se ha instalado, sin su permiso, en su propia casa.

Cuando a McCabe le llega la noticia de que Wynn planea casarse con Andy, decide que no existe mejor lugar para recuperarse que Redvale y la casa de Wynn. La vida de McCabe gira en torno a su trabajo, que además le apasiona profundamente pero inexplicablemente siente la necesidad de asegurarse de que esa boda nunca tenga lugar. Puede que él no esté preparado para el matrimonio ni abandonar su trabajo, pero decide impedir a cualquier precio que Wynn cometa el error de su vida.

Wynn no entiende la actitud posesiva de McCabe, quien no ceja de comprometerla a ojos de Andy y aunque es consciente que poco a poco se siente atraída por él no está dispuesta a dejar que mande al traste sus planes de futuro. Tal vez Andy no sea el hombre más atractivo ni divertido, tal vez no la entienda y tiene poco en común, pero sabe que McCabe no abandonará su trabajo y regresará a Redvale, y ella no está dispuesta a mantener con él una relación sin futuro. Andy le ofrece estabilidad.

Pasión y seducción es una novela que me ha sorprendido muy agradablemente. Sin parecerme una gran historia de amor, sí que me ha dejado un buen sabor de boca al acabar la lectura. A diferencia de la gran mayoría de novelas de Diana Palmer que he leído, en ésta nos encontramos ante una mujer con mucho más carácter. Wynn es tozuda, decidida y tiene carácter, se impone a McCabe y pelea constantemente con él. De modo que la lectura me ha parecido bastante divertida por los tiras y afloja entre los protagonistas.

Sin dejar de lado muchos de los clichés de esta autora: joven virginal e inexperta que no ha conocido el deseo sexual, pese a estar a puertas del altar, hasta que reaparece McCabe en su vida; protagonista un poco prepotente, pero en menor dosis que en otras novelas (incluso me ha resultado que tenía sentido del humor), y como telón de fondo una mentalidad, en mi opinión, un tanto desfasada, Pasión y seducción me ha parecido muy amena.

Hay un par de detalles que me han desagradado un poco, una es una escena con Andy a la que apenas se la da importancia, y otra es el final que me ha parecido un poco precipitado. No hay que olvidar que se trata de un harlequín, pero en mi opinión podría haberse desarrollado de una manera un tanto diferente.

Pese a todo, como digo, es una lectura que me ha hecho pasar un buen rato. Los diálogos entre Wynn y McCabe contienen 100% el sello de Diana Palmer, pero a diferencia de otros libros, ella lo trata como una igual, sin miedos, lágrimas ni agachar la cabeza ante la arrogancia masculina. También debo decir que McCabe no me ha parecido tan arrogante como otros protagonistas. A pesar de su reticencia a dar un lugar en su vida a Wynn, pese a que trata de impedir que se case con Andy, no es tan brusco ni airado. Casi diría que "me ha caído bien" (raro en mí)-
Sigue habiendo algunas de las contradicciones tan propias de los protagonistas de esta autora, pero son casi nimias y poco a poco se solucionan, aunque como digo un poco bruscamente.

Por otro lado, apenas hay escenas de sexo y no son memorables, pero no es algo que me disguste ya que la lectura me ha resultado muy amena. En todo caso, diría que me han faltado algunas páginas para que la novela tiene un final un poco más trabajado.

Pasión y seducción es una novela con el inconfundible sello de Diana Palmer, pero aunque suelo ser muy crítica con sus novelas, ésta me ha entretenido mucho y la recomiendo. Tiene puntadas de humor y de algún modo me ha sorprendido. La recomiendo.