jueves, 3 de septiembre de 2009

Un trato perfecto de Jude Deveraux


-Señor Hunter, me gustaría que me pidiera en matrimonio.

Así comienza la tercera historia que se cuenta en el libro "La invitación" de Jude Deveraux publicado por RBA.

La señorita Dorie Latham necesita un marido y ha confeccionado una lista de hombres según los criterios que se supone que van a ser del gusto de su hermana Rowena. El primero de la lista es Cole Hunter.

Cole Hunter es un "intermediario" que se gana la vida intercediendo en conflictos, unas veces a base de palabras y otras, usando las pistolas.

La señorita Latham necesita urgentemente un marido y lo quiere buscar por su cuenta, ya que si no, su hermana se encargará de encontrárselo. La apariencia y personalidad de Dorie es totalmente diferente a la de Rowena y eso es y ha sido algo que siempre ha condicionado su vida. Rowena es bellísima, sociable, dulce y según lo que todos dicen una auténtica heroína. Ha pescado un marido maravilloso que la adora y que tiene montones de dinero. Vive en una casa fantástica y tiene dos hijos divinos. Todo en la vida de Rowena es como un cuento de hadas. Todo lo contrario ocurre con Dorie, sin embargo, las cosas no son así de simples...

Lo que ve Cole Hunter cuando la señorita Latham le hace tan increíble proposición, es a una mujer diminuta, con un moño estirado, rígida en sus maneras y en sus comentarios, carente de formas salvo su redondeado busto, una mujer a la que nadie vería salvo que se diera de narices con ella. Para completar el cuadro, esta mujer en lugar de tirarse a sus brazos y decirle lo guapo, fantástico y maravilloso que es, no duda es destacar sus muchos defectos diciéndole incluso que ya está un poco viejo.
La proposición que le hace no va a ser permanente, lo que Dorie pretende es que Cole "haga de marido" durante el tiempo que dure la visita de su hermana y por ello, le pagará 5.000 dólares. Es una oferta que, según ella, no puede rechazar, puesto que ha estado investigando y sus ingresos, su vida y sus posesiones, son deplorables.

Cuando Cole recupera el habla (pues obviamente el pobre hombre se queda mudo ante tal discurso, proposición y ataque a su persona), la despide con cajas destempladas pero... Hunter se ha quedado pensativo, anonadado y muy, muy enfadado.

Minutos más tarde la ve entrar en el banco y acto seguido hay un atraco. El héroe que hay en Cole y su vida de pistolero, le obligan a pasar a la acción y al rescate... Y ya no cuento más.

Esta es la historia que más me ha gustado de las tres que componen el libro. Es posible que el hecho de que esté ambientada en el Oeste haya influido en mi valoración (las novelas del Oeste me chiflan), pero también es que la protagonista tiene unos golpes muy buenos y las situaciones, comentarios y toda la relación de la pareja, me ha resultado muy entretenida.

No es una novela inolvidable, por supuesto que no, pero si la tenéis por ahí, leedla, porque es muy cortita y se pasa bien.