viernes, 25 de diciembre de 2009

La vecina perfecta de Nora Roberts


Sinopsis:

El nuevo apartamento del solitario Preston McQuinn, igual que su vida, estaba tal y como él lo quería... vacío y oscuro. Fue entonces cuando la radiante Cybil Campbell irrumpió en su organizada soledad y Preston no pudo negar cierta fascinación por su alegre vecina. Preston creía haberle cerrado la puerta al amor para siempre y, sin embargo, de pronto se encontró deseando abrir su corazón a quella vecina increíblemente perfecta.


A mí es que me encanta Nora Roberts, así que cada vez que tengo oportunidad engancho uno de sus libros. Como esta autora tiene cientos de libros, cuando tengo poco tiempo, agarro uno de los pequeñitos que se leen en unas pocas horitas y me quedo como nueva. Este es el caso de La vecina perfecta.

Lo cierto es que la historia no tiene nada, es la típica chico conoce chica, se enamoran, él la pifia, se reconcilian y se juran amor eterno. Sin embargo, Norita, ha creado dos personajes muy especiales y completamente diferentes entre sí. Él es silencioso, antisocial, hosco y un solitario, y ella es la mujer más charlatana, sociable, divertida y agradable del mundo.
Cuando el nuevo vecino ocupa el apartamento donde vive Cybil, todo el vecindario está intrigado porque no consiguen saber nada de él, así que nuestra protagonista decide obsequiarle con unas maravillosas galletas de chocolate para darle la bienvenida. No sólo se presenta en su puerta con las galletas, sino que de paso le larga un discurso que hasta yo me cansaba de leerlo (jaja). Las galletas, podéis imaginar que son manjar de dioses y a partir de ahí, Preston y Cybil, se encuentran un montón de veces por diferentes razones. Ella piensa que es un músico en paro, cuando en realidad es un famoso escritor de obras de teatro.

Unos pocos enredos, malentendidos, sensuales escenas de amor (sí, Nora me ha sorprendido), y, cómo no, el patriarca de la familia, Daniel McGregor que, para variar, ha tenido parte y arte para que los dos jóvenes se conozcan, hacen de esta historia una novela agradable de leer.

Obviamente no esperéis un pedazo de libro, es, como digo, una novela entretenida, para pasar el rato.


1 comentario:

LadyMarian dijo...

Estoy de acuerdo con lo que decís. Es un libro poco pretencioso, muy simple pero lindísimo. Tiene la simpleza de Roberts y muestra la habilidad de Roberts para delinear personajes principales y secundarios con profundidad y en pocas líneas. Para mí es uno de los mejores de esta serie (que en mi opinión es muy buena pero no es de las mejores de Roberts).
Me gustó muchísimo tu crítica!
Besos