viernes, 8 de octubre de 2010

Toda una dama de Loretta Chase


Darius Carsington es un truhán atractivo e inteligente, un hombre que reparte su tiempo entre acostarse con mujeres de moral laxa y escribir artículos académicos. Pero en la intachable lady Charlotte Hayward intuye grietas escondidas bajo una superficie demasiado pulida. Un desafío irresistible para él. Lady Charlotte es tan bella, encantadora y gentil que nadie se ha dado cuenta de su asombrosa habilidad para no casarse. De muy joven aprendió una lección dolorosa sobre la confianza… y las tentaciones. Desde entonces, ha dedicado su vida a ser
todo lo que le corresponde, y no tiene intención de dejar que un hombre como Carsington la empuje a hacer todo lo que no debiera.


Puede contener spoilers


Lo primero que voy a hacer es hablar de los personajes de esta novela, porque aunque son muy típicos, me han resultado interesantes.

Darius es el libertino habitual, apuesto como ninguno, inteligente y astuto, o sea un sinvergüenza de los pies a la cabeza.

Charlotte, sin embargo, es la dama recatada, de inmejorables modales, hermosa y deseable. Vamos, una dama aparentemente intachable. Pero aunque ella se sabe el objetivo de muchos hombres que buscan esposa, no está dispuesta a dejarse atrapar por ningún varón. Muchísimo menos dejarse atrapar por Darius.

Ahora, el argumento.

Ya de entrada, resuelta interesante, porque nuestra educada protagonista ha tenido un hijo al que ha tenido que entregar en adopción para evitar un escándalo de proporciones inimaginables. Seducida y engañada, no tiene más remedio que renunciar al pequeño. No tiene hermanos ni hermanas y la responsabilidad de su apellido recae sobre ella. Claro, el remordimiento la corroe, pero era demasiado joven cuando le sucedió para oponerse a la familia.
Guarda su secreto durante muchos años.
Y decide no casarse nunca.
Pero su padre, que no tiene el pobre ni idea de lo que le pasó a su hija cuando tenía poco más de quince años, está decidido a buscarla marido y para ello prepara una fiesta.

Darius y nuestra protagonista se conocen y él siente, vislumbra que ella tiene un secreto, aunque está muy lejos de imaginar lo que le sucedió. Pero está dispuesto a desenmascararlo.

Esta novela me ha gustado por varias cosas:

1- He encontrado química entre los protagonistas, lo que es de agradecer siempre.
2- Hay un secreto a resolver por parte de uno de los protagonistas, que también se agradece.
3- Hay intriga, sobre todo cuando Charlotte piensa que el pequeño ayudante del hombre que está haciendo reparaciones en la casa, puede ser su hijo.
4- Muchas escenas divertidas
5- Buenos diálogos; esto también lo agradezco porque últimamente no me los encuentro en demasiadas novelas.

“Toda una dama” tiene en contra, según mi opinión, que flaquea en algunos tramos y la autora se extiende demasiado en temas que no son de relevancia.

En resumen: una historia entretenida y una autora que no defrauda. Recomendable.