viernes, 24 de julio de 2009

Cita de amor de Amanda Quick



Sinopsis:
Augusta Ballinger estaba segura de que se trataba de un terrible error. No era posible que el temible, pomposo y peligrosamente perturbador conde de Graystone quisiera casarse con ella... porque se rumoreaba que la elegida tenía que ser un dechado de virtudes. Y todos sabían que ella, la última descendiente de los desenfrenados Ballinger de Northumberland, no respetaba las normas sociales. Con el fin de convencer al conde de que no es la esposa apropiada, planea un encuentro a medianoche. Pero al entrar en la casa por una ventana sólo consigue fortalecer la resolución de él: arrancar a besos la risa de esos labios de miel y enseñar buen comportamiento a la indomable jovencita. Pero un viejo enemigo irrumpe para amenazar el amor de los dos, su honor e incluso su vida.
Opinión
No es que Amanda Quick sea una de mis autoras predilectas, aunque es cierto que he leído bastantes obras de ella, mas que nada porque hace unos años, cuando la oferta de romántica era escasa, Amanda quick estaba dentro del reducido circulo de escritoras que nos editaban en castellano. Digo esto porque Cita de amor me parece una estupenda novela, seas o no, afín a esta autora.
La trama de intriga aunque no sea de sobresaliente está bien, que ya es algo. Y en cuanto al desarrollo de la relación, que al final es lo que mas nos interesa, a mí particularmente me gustó mucho. Claro que con un protagonista masculino del tipo que mas me atrae, llevaba ventaja. Ese conde de Graystone, tan comedido, elitista, pulcro, frío y estirado, que busca la esposa perfecta, y se encuentra con que sus instintos le arrastran hacia una dama "inconveniente" para sus propósitos, es realmente seductor. Augusta por otro lado dota a la novela de ritmo y sentimiento. Divertida en sus conclusiones, leal y sincera con los que la rodean, un peligro en sus acciones, orgullosa de sus orígenes y generosa en sus afectos. Una protagonista perfecta para una bonita, divertida, entretenida, pasional y tierna historia de amor.
Comentaros también que los secundarios cumplen bien su función. Sin robar protagonismo embellecen la obra y nos aportan unas escenas para el recuerdo. Ese cochero-mayordomo, viejo y achacoso, ejem, tiene su aquel; como el tío, la prima, la hija y la amiga...
Dejo para el final el comentario sobre las escenas subidas de tono. En este caso la Sra Quick las borda, y eso que no suele tener tanto tino. Pero es que ver la caída de los "témpanos homo sapiens", si la autora está inspirada, es lo que tiene.


2 comentarios:

Laura dijo...

Augusta está convencida de que todo es un lamentable error, porque no es posible que el presumido conde Graystone la haya pedido en matrimonio. Él quiere una mujer correcta en todo y ella es todo lo contrario a la dama que espera.

Como no desea casarse, habilita un encuentro entre ambos. Lejos de conseguir su propósito de disuadirle, afianza más en el conde la idea de casarse con ella.

Tenemos aquí otra de esas novelas de Amanda Quick donde la protagonista es independiente e impulsiva. Una mujer a la que no le gusta que nadie le diga cómo actuar, qué hacer o dónde ir. Por eso, cuando Augusta tiene la extraña propuesta para casarse con el donde Graystone, un hombre severo y recto que busca una esposa selecta, piensa que ha debido de confundirla con otra.

Grayston busca una mujer que pueda amar a su hija y que sea fiel, ya que su anterior y difunta esposa, de fiel tenía poco. Desde luego, tener que sacar de varios jaleos a Augusta no es que le ilusione, pero ha encontrado una vena humorística en el personaje (esto Amanda Quick lo plasma como nadie), que le impulsa hacia Augusta, y que me ha acercado más al protagonista masculino.

A esta autora le entusiasma la intriga y, como no podía faltar, en esta novela existe una. Traidores, criminales, extorsionistas, cualquier malvado válido para las novelas de Amanda Quick.

La relación que existe entre Augusta y su hijastra es bonita, aunque tiene que luchar para conseguir su cariño porque idolatraba a su madre. Y entretanto, la seducción por parte de los dos protagonistas, la atracción que siente el uno por el otro aunque no quieren admitirlo, y la intriga en la que se ven envueltos.

Los personajes secundarios no te dejan fría, como suele pasar siempre con esta autora que los pone en un lugar de privilegio, que parece que no son importantes, que tienen poco que decir, pero que son el centro de la novela.

Resumiendo, una novela muy entretenida, como casi todas las de esta autora.

Natalia dijo...

Grande Amanda Quick, tengo 21 años y me encantan las novelas románticas de amor y pasión... Este libro es uno de los primeros que empecé a leerme porque eran de mi madre y ella me lo recomendó y... de hecho me encantó, también me gusto mucho un libro de esta escritora llamado "Engaño" lo recomiendo porque es muy interesante. Saludos!