Este blog respeta los derechos de autor.

Todos los libros de los que aquí hablamos han sido comprados y leídos en papel o ebook en español o en inglés. Este NO es un blog de descarga de libros. Las críticas y/o reseñas que aquí se pueden leer son opiniones personales, nada más, y no pretenden ser otra cosa. Reseñamos principalmente novelas románticas, pero también, de vez en cuando, damos nuestra opinión sobre novelas pertenecientes a otros géneros.



miércoles, 23 de octubre de 2019

Un conde sin corazón, de Nuria Rivera

Con cada historia de esta serie me preguntó qué voy a encontrarme. Porque no todas van a ser estupendas, no todas me van a gustar por igual, no todas me dejarán satisfecha del mismo modo… Cada autora tiene su estilo, algunas más profundo, otras más sencillo. Bueno, pues ya llevo cinco novelas leídas y sigo como niña con zapatos nuevos.

En esta, MV5, Un conde sin corazón, me he encontrado con una protagonista sorprendente, con fuerza para enfrentarse a un padre que la ha defraudado. Creí que iba a ser una de esas muchachas que dan guerra, arisca y hasta algo altanera, pero se torna, de repente, en una joven admirable, llena de ternura. Eso sí, capaz de saltarse varias de las normas con tal de saber, de conocer y de sentir el amor. Es inocente y, al mismo tiempo, decidida. No es fácil pintar a una protagonista así.


Richard es un joven que arrastra una tensa situación con su madre, que se dedica a aprovechar lo que su posición le ofrece y que, según él, no se puede enamorar porque no tiene corazón. ¡Alma cándida! Lo tiene, claro que lo tiene. Y se da cuenta cuando impide que Rose se ahogue en el lago. Desde ese momento, está hecho un mar de dudas. Quiere disfrutar de una seducción sin comprometerse, continuar con sus idas y venidas, seguir siendo libre. Lo malo es que Rose se le mete bajo la piel y no hay forma de echarla de allí.

Como en las anteriores novelas, me ha encantado ver a personajes ya conocidos, de los que estoy deseando leer su propia historia. Volver a pasear por las calles y plazas de Minstrel Valley, acudir al mercadillo, enfadarme con la cotilla del pueblo, divertirme con la regata de barcas o atisbar lo que puede suceder en las siguientes entregas, me ha hecho pasar unas horas deliciosas.

Espero que el amigo de Richard, que se queda como médico en el pueblo, encuentre el amor a poco tardar, porque me ha gustado muchísimo. Ese hombre promete.

También me ha ilusionado conocer a las dos gatitas, una blanca y otra negra, un guiño encantador que agradezco. ¡Gracias por el collar!

Ahora, de nuevo, mordiéndome las uñas hasta que salga la siguiente entrega, MV6.

Nieves

lunes, 21 de octubre de 2019

Si me lo pide el corazón, Bethany Bells

Libro 1 de la serie Minstrel Valley

Me ha parecido una historia maravillosa, muy cuidada y bien narrada. Una buena novela introductoria con una historia de amor preciosa.

La autora presenta la trama entrelazando tres hilos invisibles: la historia de lady Helena Acton y su nuevo proyecto, la Escuela de Señoritas; la preciosa historia de amor entre Marcus y Olivia; y la tarea de describir el pueblo de Minstrel Valley y sus alrededores, en donde tendrá lugar el desarrollo de las novelas que forman esta serie. Y debo decir que teje la trama de forma magistral, sin hacer pesar en ningún momento una parte más que otra, sino sabiéndolas encajar en cada momento, en su dosis justa.

Nos presenta también varios personajes que, de algún modo u otro, aparecerán en las siguientes entregas, puesto que forman parte de la futura Escuela de Señoritas, pero me quedo con Marcus y Olivia.

Marcus me ha enamorado como personaje. Es marqués, sí, pero la autora nos lo presenta de tal forma que no nos permite olvidar que no nació de cuna noble. Su forma de ser, de pensar y de actuar, no es la del típico aristócrata arrogante, acostumbrado a alzar una ceja y que todo el mundo obedezca. Marcus tiene mentalidad plebeya, si se me permite decirlo, y se nota en sus comentarios y en lo bruto que es a veces. Sin embargo, nos conquista ese interior que muestra solo al lector, porque es incapaz de mostrárselo a Olivia. Es un hombre lleno de dulzura y de ternura hacia su hermana -a pesar de las circunstancias que descubrirá-; es un hombre romántico, capaz de derramar lágrimas por amor, aunque muestre un exterior duro e inflexible en ocasiones. En fin, me ha conquistado.

Olivia es la horma de su zapato y el reverso de la moneda. Ella sí nació noble, pero vivió como plebeya toda su vida. Es educada, pero no refinada ni de modales distinguidos, con una mente despierta y una lengua que no se atiene a convenciones ni normas. Tiene las cosas muy claras, sobre todo lo que quiere, y no va a renunciar a eso, ni a sacrificar su corazón, solo por un título y unas riquezas. He disfrutado enormemente de los encuentros y batallas en las que se sumergen estos dos espíritus afines hasta lograr un final feliz.

La pluma que nos narra la historia -o historias, como he dicho antes- es inmejorable, pulida y cuidadosa en los detalles. Con elegancia y fluidez nos va envolviendo en una atmósfera mágica -¿o será Minstrel Valley que, como dice Olivia, toca con su magia a todos? Lo comprobaremos con las siguientes novelas de la serie.

Recomiendo esta historia al 100%. Romance, un toque de misterio, y mucha ternura...

Marta Luján


viernes, 18 de octubre de 2019

El corazón del highlander, Ross Callum

Una historia que te sumerge realmente en el corazón de las Highlands... confieso que a veces me costaba regresar al siglo XXI.

Con una cuidada prosa narrativa y una aún más cuidada ambientación, la autora nos sumerge en la Escocia del siglo XVI, durante un conflicto entre clanes, de la mano de una neoyorquina del siglo XXI. Tanto las expresiones en gaélico, como las descripciones de los paisajes, de los objetos y de las ropas, nos permiten visualizar lo que en cada página asoma a nuestra imaginación, y acompañar a Jessica, la protagonista, en su viaje al pasado.

Jessica, tras el descubrimiento de la traición de su prometido, aterriza en un mundo hostil que lleva cinco siglos de retraso. Debo decir que lo afronta con bastante entereza y, en ocasiones, con una buena dosis de estupidez, mediada sin duda por la mentalidad de su siglo. En es nuevo mundo al que ha llegado, se ve pretendida por dos hombres -¡y qué hombres!-, Keillan y Dougall. Ambos querrán conquistar su amor, aunque solo uno de ellos lo logrará, a pesar de que a lo largo de la historia Jessica parece sentir algo por los dos.

Keillan es un personaje 'oscuro' desde las primeras páginas, algo que luego se comprende mejor cuando la historia avanza y se descubre su pasado. Dougall, por el contrario, es un personaje más luminoso, el prototípico escocés guapo, burlón, leal y conquistador. Los celos entre ambos son llevados en ocasiones hasta el extremo, aunque triunfan siempre los lazos de la sangre. Son como dos polos opuestos que atraen por igual a una Jessica indecisa y necesitada de afecto, un tanto insegura y, en ocasiones, explosiva. Conforme avanza la historia, este personaje femenino se va equilibrando y encontrando su centro, lo que permitirá finalmente a su corazón, tomar una decisión real.

Por otro lado, tenemos a Víctor y Abby, el prometido y la mejor amiga de Jessica, que acuden a Escocia a buscarla. Son de esas parejas que, al verlos juntos, te preguntas: "pero ¿por qué estaba con la otra?". Me han parecido una pareja preciosa y estoy deseando saber cómo termina su propia historia.

La narración nos presenta de fondo una lucha solapada entre clanes y una venganza, que van provocando los acontecimientos que rodean la llegada de Jessica al siglo XVI. Aunque la historia está muy bien escrita, solo hay una cosa que, me parece, no ayuda a la fluidez de la lectura, y es que el narrador tiene mucha más información que el lector, y nos la oculta, de tal manera que a veces la lectura resulta un tanto oscura e incomprensible. Nos damos cuenta de que hay algo más detrás de un comentario o de una acción, algo que los personajes saben sobre su venganza y su odio, pero nosotros no.

La historia me ha gustado mucho y estoy deseando conocer el final de cada uno de los protagonistas. Aunque hay abundancia de personajes, cada uno tiene un lugar preciso en la historia, y sabe ganarse el corazón del lector, desde la doncella o la curandera, hasta el laird.

Marta Luján


Lady Barbara, de Georgette Heyer

Todo vale en el amor y en la Guerra...

La pelirroja Barbara Childe conquistó Bruselas. La ciudad era un hervidero de intrigas; Napoleón amenazaba Europa, pero sólo se hablaba sobre esta deslumbrante joven viuda. Todo baile, cena y concierto en la febril primavera de 1815 parecía reportarle una nueva conquista.

Amenazada por la creciente oleada de escándalo, permitió a uno de sus adoradores, el apuesto coronel Audley, reclamarla como su novia. Pero cuando los nubarrones de guerra se acumulan, Audley la rechaza, haciendo de pronto gala de una misteriosa indiferencia. Sorprendida y desconcertada, Barbara se preguntaba cuál era el secreto que debía descifrar, cuál la nueva seducción que habría de concebir, para recuperar al único hombre que, como había comprendido con pesar, se había ganado verdaderamente su corazón.

Para la ambientación de esta novela la autora ha elegido la ciudad de Bruselas poco antes de la batalla de Waterloo. Ya de por sí, la época no deja indiferente porque muchas historias centradas en este período han resultado estupendas.

La escritora ha recreado la historia en las idas y venidas de una sociedad que sabía que la guerra era inminente pero que quería aprovechar los últimos momentos de paz en bailes y fiestas. Un modo como otro cualquiera de no hacer frente a lo que se avecinaba, esperando la llegada de Wellington.

Quiero hablar primero del protagonista masculino, Charles Audley, atractivo y caballero, coronel de prestigio perteneciente al Estado Mayor de Wellington. Valiente como buen héroe de romántica, de unos treinta años, sin intenciones de atarse a nadie pero que, por las circunstancias, acude a una de las fiestas donde lady Bárbara disfruta con el galanteo de sus admiradores.

Barbara es muy distinta a Charles. Como viuda, puede disponer de su cuerpo y su alma, en esa época las únicas mujeres que tenían cierta clase de privilegios eran casualmente las viudas, al haber conseguido ya esposo y no tener que plegarse a buscar un marido. Bárbara es un tanto indecente, no en sus actos, sino en sus pensamientos, y le importa muy poco lo que el resto del mundo opine de ella. Sabe que es hermosa, que los hombres la desean y ella lo único que busca es entretenerse y flirtear con ellos, pero sin comprometerse de nuevo.

No me ha gustado demasiado el hecho de que Charles, apenas conocerla, la declare su amor y trate por todos los medios de ganarse su corazón. Pero claro, tanta solicitud me hizo pensar en que había algo oscuro tras ese cortejo, como realmente sucede después. Bárbara acaba por aceptarle, dándose cuenta de que realmente es el hombre de su vida. Lo que más hace que le desee es que él no le pone ningún impedimento a que siga divirtiéndose. Eso la lleva a ser imprudente y el escándalo salta a la sociedad salpicando incluso a la familia de Charles. Como buen militar, toma cartas en el asunto y se aparta de ella.

El romance entre los protagonistas está muy bien, engancha. Sobre todo ese tira y afloja cuando se monta el escándalo.

Los secundarios, estupendos, capaces de captar la atención tanto como los principales.

Particularmente, destaco el modo en que la autora nos describe todo lo referente al ejército, a las tropas, a la preparación de las batallas que tuvieron lugar en esa época. Es posible que a alguna lectora le aburra tanta descripción, pero yo creo que es imprescindible para el argumento, para situarnos en el lugar exacto y saber en qué plano se mueven los personajes de la historia. De otro modo, resultaría simplemente la típica novelita en la que niña-mona-viuda se encandila de militar-caballero-macizo. Y de eso ya hemos leído demasiado y está muy trillado.

Una novela de lectura agradable y muy bien documentada, que desde mi punto de vista no defrauda.

Teresa

miércoles, 16 de octubre de 2019

Callejón sin salida, de Erica Spindler

Liz Ames se había mudado a Cayo Hueso para investigar la súbita desaparición de su hermana, la pastora protestante Rachel Howard, a la que daba por muerta. Con la ayuda de Rick Wells, un ex policía y propietario de un bar, descubriría la existencia de una secta satánica que se dedicaba a la prostitución de menores... y a asesinar a sus miembros díscolos.

Liz y Rick estaban decididos a desenmascarar el mal abominable que habitaba en el corazón de aquella isla idílica, pero cada paso que daban hacia la verdad suscitaba más preguntas... y más muertes. Unas fuerzas siniestras rondaban el paraíso, y cualquier intento de huida resultaba mortal.


Normalmente huyo de las novelas que hablan de abusos a menores como de la peste. Sencillamente, es un tema que me desagrada como ningún otro. Aun así, me aconsejaron que leyera esta novela y lo he hecho. Me gustaría decir lo que pienso de esta novela.

Como protagonista, Liz me ha parecido un personaje un tanto soso, sin acabar de llenarme del todo. Aunque parece que el argumento puede ser interesante cuando recibe una carta de su hermana Rachel que poco después desaparece misteriosamente sin que nadie sepa qué le ha ocurrido.

Rachel ha estado trabajando en Cayo Hueso, un lugar idílico y que, sin embargo, se ha convertido en un sitio sórdido en el que suceden cosas extrañas. Da la impresión de que el fuego del infierno se ha desatado sobre ese, antes, pacífico lugar.

Liz, como imagináis bien, intenta descubrir el paradero de su hermana, saber qué ha sucedido. Y apenas comienza su investigación, empiezan a sucederse muertes a su alrededor.

Rick Wells, el protagonista masculino de esta novela, tampoco es que me haya gustado demasiado, aunque reconozco que está bien detallado. Es el típico policía con un pasado desastroso a sus espaldas. Para Liz es la única tabla de salvación porque él parece tener una teoría sobre la desaparición de Rachel y nadie en Cayo Hueso quiere ayudarla a encontrar respuestas. Por lo tanto, se convierte en el punto de apoyo de la protagonista.

La aparición de una muchacha muerta, Tara, insufla en Liz los deseos de encontrar a su hermana y de confiarse a alguien, que no puede ser otro que Rick.

La autora enfila por una serie de conjeturas: Tara debía saber lo que le ha pasado a la hermana de Liz y por eso la matan, para que no hable; ha podido ser asesinada por el novio, que trabaja para Rick. Luego, sin embargo, nos descubre la existencia de una secta satánica que invita a los jóvenes a placer inimaginables sin que sean conscientes de ello.

El misterio en el que nos mete la autora, tampoco es que dé mucho de sí según mi inexperta opinión. Dado el argumento esperas otra cosa, más caña por así decirlo, más sobre los ritos satánicos, pero no encuentras nada de eso.

La novela, como historia, podía haber sido buena, ya que el argumento es para sacarle sustancia. Pero yo creo que no ha conseguido más que una historia sin profundidad, con personajes desabridos que no llegan al lector o que no dan la talla esperada. Ni siquiera he encontrado demasiado filling entre los protagonistas. Seguramente no es culpa de la autora sino de mis gustos personales.

Los malos de la novela no me han gustado tampoco, me han parecido actores mediocres de un teatro de provincias más que el centro del argumento sobre el que deben moverse los protagonistas.

Mailo


lunes, 14 de octubre de 2019

Regreso a Oak Hill, Marian Viladrich

Regreso a Oak Hill (serie Oak Hill, 2)

Segunda entrega de la trilogía romántica actual de Marian Viladrich «Oak Hill».

Una historia de amor, reencuentros y segundas oportunidades que hará las delicias de los lectores.

Regresar a casa puede ser la única forma de que Rebecca Miller tome las riendas de su vida, ate los cabos sueltos del pasado y tenga un inesperado reencuentro con un antiguo amor.

Rebecca ha terminado sus estudios de ballet, pero nunca se sintió cómoda sobre los escenarios. Ha llegado el momento de decidir qué hacer con su vida y, confusa, regresa a Oak Hill, la pequeña ciudad en la que nació y que pisó por última vez tres años atrás. Allí se reencontrará con su hermano, con el que mantiene una relación distante; con su mejor amiga, que sueña con reconvertir una vieja granja abandonada en un nuevo negocio, y con su antiguo amor de adolescencia, al que hirió profundamente.

Ethan Bradley está atrapado en Oak Hill. Hace años que renunció a todos sus sueños y ha aceptado una vida sencilla. Vive en un céntrico apartamento con su perro Huck, trabaja en la librería de sus padres y no se relaciona con demasiada gente desde el accidente que dejó evidentes señales en su cuerpo y en su carácter. Pero su tranquila existencia va a dar un vuelco con la llegada de Rebecca, la chica que volvió su mundo del revés antes de romperle el corazón.

Ethan y Rebecca tendrán que enfrentarse a los fantasmas de su pasado, conocer a las nuevas personas en que se han convertido y afrontar un futuro incierto. La vida les está ofreciendo una segunda oportunidad, pero Ethan no parece demasiado dispuesto a aprovecharla y Rebecca tiene que encontrar dentro de sí misma el valor necesario para poner su mundo en orden y aceptar sus sentimientos.

Marta Luján

viernes, 11 de octubre de 2019

Mi adorado enemigo, de Brenda Novak

Segundo libro de la Serie "Dundee, Idaho".

No es que el título sea para ganar un premio, pero ya dice algo de lo que vamos a encontrar en la novela. A mí me encantan los enemigos de las protagonistas de novela romántica porque suelen resultar atractivos a tope, duros pero sensibles, vamos un encanto de hombres.

Rebecca Wells vive en un pequeño pueblo de Idaho, lugar elegido por la autora para una serie de novelas de la que ésta es la segunda entrega. Es la hija del alcalde y aunque trata de ser como su madre y sus hermanas, que se han casado, no lo consigue. Ella es la menor de la familia, sabe que su padre quería un varón y que su llegada le defraudó bastante y piensa que no la he perdonado que sea mujer. Tal vez de ahí la personalidad de la protagonista, que trata de emular a un chico, que está lejos de ser una muchachita sencilla y callada y que siempre ha estado metiéndose en peleas. Al crecer, se hace esteticista. Es un personaje fuerte, que sufre por tener la aprobación de su padre, que todo lo que hace es para fortalecer su unión con él. Es una muchacha de buen corazón pero con ideas equivocadas porque nadie puede ser lo que no es. Por eso y porque siempre ha estado peleando con Josh, todos les ven como antagonistas. Lo que pasa es que al final se da cuenta de que no odia a Josh, sino que se siente muy atraída por él.

Josh es el protagonista masculino. Desde pequeños, él y Rebecca se han tirado de los pelos y todo el mundo está seguro de que se odian y no son compatibles. Después de llevar a cabo sus estudios, Josh se dedica a llevar un rancho de caballos. Es un hombre decidido y Rebecca le gusta. En realidad le gusto todo de ella.

La historia nos cuenta cómo Rebecca sufre el descalabro amoroso con un chico que ha conocido pero que le da largas para casarse. Y ella se encuentra con el problema de tener que irse a vivir con un antiguo amigo que tiene fama de chico malo y con su abuela. Por su parte, Josh anda detrás de una antigua compañera de estudios, de modo que uno y otro tienen montada su vida.

Como en toda la serie de estas novelas, la autora nos enseña el pueblo, las costumbres de sus gentes y lleva el romance entre los protagonistas bastante bien, haciéndolo agradable.

No es que sea una de mis novelas favoritas, pero me ha resultado entretenida y de lectura fácil. Recomendable.

Teresa

miércoles, 9 de octubre de 2019

En tu lugar, Christine Cross

La historia está ubicada en el Londres de 1830 y trata de dos hermanas, Katia e Isabella. Son gemelas e hijas de un duque de carácter agrio, un hombre desagradable, frío y violento que tiene atemorizadas a las niñas y a la esposa. Sin poder soportarlo más, temiendo que acabe por dañar a las niñas, la duquesa escapa hacia América, pero el infortunio la obliga a dejar a una de las niñas, imposibilitada de viajar si no quiere que muera. Aunque su intención es regresar a por ella, el destino no lo permite y las niñas acaban viviendo separadas: una de ellas, con cierta libertad para la época, diciendo las cosas a la cara y siendo arriesgada; la otra, bajo la sombra del duque, crece un poco temerosa.

Tenemos pues a dos chicas idénticas en el físico, pero muy diferentes en la forma de pensar y de actuar. Esto, en principio, ya supone una base estupenda para llevar a cabo la historia porque, como imaginaréis, tendrán que acabar por intercambiar papeles.

El modo de escribir de esta autora es muy bueno, directo, sin palabras extrañas y sin repeticiones. Aunque la historia puede sert parecida a otras, tiene un estilo depurado y le da la vuelta al argumento de un modo que te parece novedoso.

En cuanto a los protagonistas, me ha gustado Isa porque es una mujer con coraje que piensa en plan más moderno, que se salta un poco a la torera las normas de una época estrecha, y capaz de tener una amistad estupenda con un hombre al que, nada más conocerle, te hace suspirar.

Katia es otro cantar. La gemela de Isabella es apocada y sigue las normas sociales. Hay que tener en cuenta que no se ha criado en una sociedad como la americana, sino bajo el dominio de su padre. Duda de casi todo, hasta que no tiene más remedio que pedir ayuda a su hermana, aunque no sabe si la podrá contestar, cuando se encuentra entre la espada y la pared. Me ha encantado ver el modo en que, con el apoyo de Isa bella… y de otra persona (que no diré), se convierte en una mujer con más genio, más decidida y consigue enfilar su propia existencia. No es fácil modificar un personaje de ese modo, pero la autora lo hace estupendamente.

Los protas masculinos son Daniel y Mac. Uno, que al principio parece un lord estirado, acaba siendo un amor. Y Mac… Bueno, Mac me ha entusiasmado, me ha sorprendido y me ha enamorado.

Dos romances que se mezclan, una intriga que se desarrolla hasta resolverse y unos protagonistas de lujo.

Sin duda, una buena novela que hace pasar unas horas estupendas y que incluso se hace corta.

Laura


lunes, 7 de octubre de 2019

Matrimonio en guerra, de Ruth M. Lerga

Tenía mono de Ruth M. Lerga, porque es una de las escritoras de novela de época con la que disfruto a tope. Y no ha podido regresar mejor a mis manos. ¡Una pasada de novela!

Ya me ha dejado atrapada en el inicio, cuando nos empieza a contar, datando la historia en 1790, la relación que une a Cayetana con lord Arthur Wesley, un pipiolo de solo veinte años, a pesar de ser ya bien visto por sus superiores, completamente enamorado de ella. La propuesta de matrimonio de Wesley es rechazada; ella es de clase muy superior, con tantos títulos en su haber que ni sabe contarlos, y él, destrozado, se marcha de España. Aunque ella no se queda menos desgarrada por dentro.

Seguro que ya os estáis preguntando si Cayetana es Cayetana de Alba, y si Wesley es el famoso duque de Wellington. Pues sí, ellos mismos son. Y años más tarde, el insigne militar, se entera de que tiene una hija bastarda: Jimena.

La protagonista, Jimena de Alba, tiene dinero y el poder que le otorga ser hija de una grande de España, pero su bastardía, sus idas y venidas, y su poco convencional modo de vivir, no le granjean la admiración ni el respeto de la corte española que, en ese momento, rige Pepe Botella. Ella tiene sus motivos, claro. ¿Cuáles son? Simplemente, que es espía, que tiene un amigo íntimo que también lo es, y que su “mala fama” ayuda a llevar a cabo las misiones. Pero en una de ella, acaba casada con un inglés que pretende robar, como ella, documentos secretos del despacho del hermano de Napoleón. Y aquí comienzan los problemas.

Me ha encantado el personaje de Jimena por su valentía y por su inocencia; es ambas cosas a la vez: arriesgada en los temas de espionaje, y un poco cándida en el amor. Sus dudas ante un hombre que la abandona al día siguiente de la boda, se debilitan cada vez que lo mira.

Rafe Knightley me ha enamorado por su coraje y, a la vez, por ese tormento que lo persigue al haberse visto obligado a renunciar a Jimena. Su relación con su hermano Marcus ─te abronco, pero te quiero─ dan muchísimo juego en la novela. Ruth es una maestra escribiendo escenas de follón a tres o cuatro bandas. La de la discusión entre Marcus y Rafa en la escalera, con Helena ─que no entiende qué pasa─ de testigo, no tiene precio.

Marcus, el duque de Neville, y su esposa Helena, me han enganchado y ya quiero su historia, que pinta de oro.

Y la historia de Ryan se da por descontado. Ryan me ha encandilado por completo. Duro, cínico, intrépido… Me he quedado intrigada, sin saber qué demonios hizo en Sussex para que los Neville le odien a muerte. ¡Y quiero enterarme!

La nota de autora explicando las licencias, de lujo.

Nieves

viernes, 4 de octubre de 2019

Corazones en llamas, de Carla Neggers

Me llamó la atención el argumento de esta novela porque hasta ahora no había leído nada de oceanógrafos y siempre busco aprender cosas nuevas.

El barco de Emile sufre un percance y algunos de los que van en él desaparecen en el accidente. La sospecha recae directamente sobre Emile y solamente su nieta, Riley, parece creer en su inocencia.

Riley se ve envuelta en un misterio que está dispuesta a llevar a la luz. Es una muchacha decidida y valiente a la que no le importa enfrentarse con todos con tal de salvar el buen nombre de su abuelo. Sin embargo, se da de frente con varios problemas: uno de ellos es que el cuerpo del antiguo capitán aparece en una playa con todas las trazas de un asesinato. El otro, es que debe enfrentarse con un agente del FBI que investiga lo sucedido y por el que se siente atraída: John Straker.

La historia, como es lógico, nos lleva a aunar los esfuerzos de la protagonista con el agente del FBI.

Straker se siente atraído también por la muchacha y, como buen héroe de novela, intenta protegerla para que no le pase nada. Por otro lado, se enfrenta con el esposo de la hermana de Riley, que está decidido a demostrar que el abuelo de ellas ha sido el responsable del horrible accidente. Conoce al abuelo y conoce a Riley desde que eran jóvenes y aunque siempre han estado peleando, no puede negar que se siente interesado y un poco asustado ante esa mujer de firmes convicciones.

En el argumento nos encontramos con varios sospechosos y la autora plantea la historia de tal modo que acabamos sospechando de unos cuantos, lo que hace la novela bastante interesante mientras buscamos pistas página a página. Sobre todo, porque los personajes son de relevancia en la sociedad de Boston.

La novela me ha mantenido en tensión mientras buscaba yo misma las pistas que me ayudaran a encontrar al culpable, acrecentado todo por la tensión sexual entre los protagonistas.

Muy entretenida.

Mailo