Este blog respeta los derechos de autor.

Todos los libros de los que aquí hablamos han sido comprados y leídos en papel o ebook en español o en inglés. Este NO es un blog de descarga de libros. Las críticas y/o reseñas que aquí se pueden leer son opiniones personales, nada más, y no pretenden ser otra cosa. Reseñamos principalmente novelas románticas, pero también, de vez en cuando, damos nuestra opinión sobre novelas pertenecientes a otros géneros.



lunes, 27 de marzo de 2017

La princesa Tarakanova, de G.P.Danilevsky

La aparición de la princesa Tarakanova sacude los cimientos del trono de la emperatriz rusa Catalina II la Grande. La Odisea vivida por la princesa pretendiente al trono encierra un misterio que, aun no siendo único, es el menos conocido en nuestros días. En 1772 aparece en Paris una hermosa y misteriosa joven que se presenta entonces en sociedad con el título de Princesa Vlodomir, posteriormente conocida como princesa Tarakanova. De ella nada se sabe apenas, solo que afirma haber sido raptada en Alemania y luego enviada a Persia. Siempre según esta mujer es Ispahen, un príncipe quien le revela su identidad noble y la convence para que regrese a Europa a fin de conquistar el trono que le pertenece.
Rodeada de personajes sospechosos e inteligentes lleva una vida extremadamente lujosa en París, Londres y Berlín, lugares donde se encargará de propagar el rumor de que es hija de la difunta emperatriz Isabel I de Rusia- muerta 10 años atrás- y de su favorito cosaco con el que se casó en secreto.

Opinión:

D'Epoca. Otra de sus maravillosas publicaciones de las que siempre hay que decir que son insuperables.
Voy a empezar diciendo que el libro me ha gustado bastante, bueno mejor que me ha encantado. Danilevsky no es un escritor muy conocido, pero me ha parecido que guarda cierto estilo similar con otros escritores rusos. De entrada, su modo de narrar me ha parecido inmejorable, y la ambientación de lujo.

Nos encontramos con un argumento en el que el personaje principal es una supuesta princesa rusa a la que, por no haber nacido digamos en la "línea normal", y ser hija de una emperatriz y de un simple cosaco del que se había enamorado, dicta la prudencia que no debe criarse en la corte. A partir de aquí se pueden hacer mil conjeturas. Creer que realmente era hija de la emperatriz, pensar que, como creyeron de Anastasia, no se trataba sino de una oportunista que conocía bastantes detalles. Pero fuera como fuese, y sin meternos en profundidades, la historia de la princesa Tarakanova atrapa.

Tarakanova se nos aparece como una mujer fuerte, tenaz, que una vez se entera de su verdadero origen y de quienes fueron sus progenitores, lucha con uñas y dientes para recuperar su puesto en la vida. Es un personaje completo y complejo, lleno de matices, que desde luego no puede dejar frío a ningún lector.

Lógicamente, aparecen personajes conocidos por la mayoría, como la emperatriz Catalina y los acólitos que la apoyaban. Dentro de las cortes siempre han existido odios y amores, venganzas y asesinatos. En la corte rusa no fue menos y gracias a este autor podemos conocerlos más de cerca.

Me ha resultado interesante la narrativa, porque el autor ha elegido a uno de los personajes para contar la primera parte del libro, el capitán Konzov, un hombre que toma contacto con la protagonista principal y que poco a poco se va poniendo a su favor; cuanto más la conoce, más la admira y trata de ayudarla, aunque poco puede hacer por ella ya que solo es un capitán. La otra parte del libro, sin embargo, está narrada en tercera persona.
Como en la película de Anastasia, que muchas habréis visto, en la que trabajaba Yul Brynner e Ingrid Bergman, no solo estaremos paseando por la corte rusa, sino que caminaremos por ciudades emblemáticas europeas, donde es estuvo moviendo el personaje principal.

Destacaría de este libro la ambientación, la cuidada narrativa y la fuerza de los personajes, ya se Orlov, Irene o la mismísima emperatriz, tres elementos esenciales para conseguir una obra estupenda.

 subir imagenes

domingo, 26 de marzo de 2017

Corazón indómito, de Johanna Lindsey

Llevaba un tiempo queriendo leer este libro ya que no he leído muchos del Oeste y esta novela de la Lindsey tiene muy buenos comentarios. Este verano he aprovechado para ponerme al día con libros que tenía en casa desde hace bastante y que todavía no había leído.

Me ha gustado bastante, es una historia sencilla, que se lee muy rápido y con un protagonista fuerte y lleno de incógnitas que llama la atención. El argumento no tiene grandes giros y la ambientación no está mal, aunque me hubiera gustado que la autora nos mostrara algo más, tanto de la época, como de esos comanches de los que no volvemos a saber más. El viaje de los protagonistas dede Kansas hasta Texas no se hace pesado ya que está lleno de traspiés, persecuciones y aventuras. Es una novela muy bien escrita, con algunas situaciones muy duras, sobre todo al principio que te meten de lleno esa época difícil y peligrosa, con la que he disfrutado mucho.

Chandos es de lo mejor de la novela. Es un personaje con mucho dolor, que lleva cuatro años dedicado a vengar las muertes de su madre y su hermana. Cuando se vuelve a encontrar con "Ojos de gato", no puede ignorar el hecho de que Courtney está decidida a viajar a Texas. Chandos está unida a ella desde hace tiempo y aunque la joven no lo sepa, ese viaje hacia el sur la convetirá en una mujer y verá que Chandos no es solo el pistolero que aparenta ser. Chandos a primera vista es un hombre duro, sin sentimientos y dedicado a una venganza personal. Pero con Courtney demuestra que es mucho más. Es un protagonista que llama mucho la atención y desde que lo presentó la autora estaba deseando descubrir cuál era su origen y más de otra incógnita que nos presenta la autora.

Creo que lo más flojo de la novela es la protagonista femenina, Courtney, para mí le ha faltado carácter en algunos momentos. Es como si avanzara y tuviera más carácter para retroceder y volver a mostrarse como una joven ingenua y muy temerosa. Ha sido el único personaje que me ha dejado un poco descolocada a veces, aunque eso no ha hecho que haya disfrutado menos de esta historia.

Una bonita historia del oeste que se lee muy rápido e ideal para pasar un rato muy entretenida. No está endulzada como las novelas que se escriben ahora y es de agradecer, no es que sea una novela muy cruda porque la autora no se recrea en ello pero sí que el lector es testigo de esos salvajes enfrentamientos entre blancos y nativos.

 subir imagenes

sábado, 25 de marzo de 2017

Almas en la sombra, de Marisa Villardefrancos

Esta novela es la primera de la serie compuesta por Almas en la sombra, El brezal de las nubes y El caballero de los brezos, y la historia la cuenta una mujer: Katherine Mac Moor, más conocida como Reina Katherine, el centro del grupo de chicuelos que juegan a piratas y se reúnen bajo el Árbol de las Ardillas, allá en el brezal. Y es ella misma, recordando su vida desde que hubo de dejar a sus amigos, la que nos relata su historia.

Katherine es aún una niña, más interesada en buscar elfos que en pensar seriamente en el matrimonio. Pero su familia no piensa lo mismo y la obligan a casarse con un rico irlandés: sir William Hasting. Ella cuenta solamente con 13 años de edad y él, heredero del título por la enfermedad de su padre, es un joven al que le interesa muy poco tener una esposa. Pero ambos se ven abocados a doblegarse a las circunstancias y deseos familiares. Por eso, abandona la casa de sus abuelos –contrarios a esa boda- y todo cuanto ama.

Nuestra heroína vive en The Shade, la casa señorial de sir William, durante dos años, sin saber nada de su esposo, dedicado a la captura de bucaneros. Lejos de sus amigos, va creciendo y haciéndose una mujer que teme, tanto como desea, poder enfrentar sus miedos y a su marido, con el que no ha tenido trato. De él únicamente ha tenido algunas cartas frías que le hacen pensar en está enamorado de una mujer de cabellos negros (muy distintos a los suyos) y que su vida en común puede ser un infierno.

Durante esos años, Katherine llega a amar al viejo Lord Hasting, su suegro, que se está quedando ciego, y que es su único consuelo ante el acoso de su padre, de su tía Carlota y de Moira, una trabajadora y amiga de infancia de William, secretamente enamorada de él. Y acaba por darse cuenta que su familia odia a Hasting, aunque no han tenido más opción que concertar su matrimonio para salvar a los Mac Moor de la ruina.

William regresa a The Shade para finales del mes de Diciembre, justo cuando ella cumple los quince años. Y él, que creía haberse casado con una criatura sosa, se queda prendado de Katherine nada más verla. Su frescura y su belleza le conmueven y decide ganarse su corazón. Y al enterarse de que es su cumpleaños, ordena que preparen una fiesta que nadie en la comarca olvidará jamás y, durante la cual, concede algunos favores. Entre ellos, apoyar al hijo de Carlota para que consiga un puesto de relevancia.

William consigue enamorar a Katherine durante esos días, hasta un punto que ella ni imaginaba. Y cuando más felices parecen sus días, todo se viene abajo. Billy Tormentas (El Caballero de los Brezos), Peter el Chacal (El Brezal de las Nubes) y Jim Corazón de Piedra, sus antiguos camaradas de juegos, se presentan en The Shade: el Ulster se ha sublevado.

La vida de la protagonista cambia totalmente. Billy y Peter han decidido unirse a los rebeldes; Jim piensa actuar por libre. Y William, su esposo, no puede hacer otra cosa que apoyarles, porque es su patria y sus principios son antes que nada.

Las patrullas puritanas revisan cada casa, cada granero, requisan todo cuanto pueden y encarcelan indiscriminadamente. William trata de salvar a sus amigos de un futuro incierto, pero la traición de Moira, su antigua amiga, creyendo que le está salvando a él a la vez que aparta a una esposa indeseada de su camino, provoca que una patrulla les aprese. Juzgados, son enviados como esclavos al otro lado del mundo.

Llegados a este punto, la autora nos traslada a Jamaica, a la plantación propiedad del hijo de Carlota, un ser despreciable y egoísta que, lejos de ayudar a su pariente político gracias al cual ha conseguido su cargo, intenta acabar con él.

Por tanto, comienzan a mezclarse aquí tres historias: la del propio William, cuyo mayor afán es salvar a sus amigos y poder regresar a los brazos de la mujer que ama, porque Katherine le jura que nunca le olvidará y él se alimenta de esa promesa. La de Peter, con su amor por Mildred y sus penurias en aquellas tierras donde no es más que un esclavo. Y la de Billy Tormentas y su enamoramiento de Pretty Coldman.

Para mí, esta primera entrega (y última que me he leído), es más distraída que la segunda parte, El Brezal de las Nubes. Y puede que sea por la personalidad de William, un héroe mucho más fuerte que Peter, con más coraje, capaz de arriesgar su vida por salvar a sus amigos y de enfrentarse al mundo entero por volver a recuperar a su esposa.

Pero sigo diciendo que esta trilogía merece la pena. Hay que leerla entera, no podemos olvidar ninguna de las novelas; sería tanto como amputar al grupo de muchachos que le da vida. Porque puede que una entrega resulte más insípida que otra –es lógico ya que cada personaje tiene su propia personalidad y no todos pueden ser iguales-. Porque nos traslada desde Irlanda a Jamaica y nos enseña cómo soñar aún con el cortapisas de una censura que no permitía escenas como las que estamos acostumbradas a leer hoy en día. Y sobre todo, porque nos muestra el orgullo de unos protagonistas que no se rinden nunca y de un pueblo, el irlandés, que tampoco lo hizo.

 subir imagenes

viernes, 24 de marzo de 2017

Desafiando al sol, de Diana Dempsey

En el Valle de Napa, los viñedos Suncrest son famosos por la calidad de sus vinos. Pero ahora se encuentra en crisis. Hace dos años, el propietario murió dejando a Ava, su esposa, al frente del negocio. Ava, en su juventud una famosa actriz de Hollywood, hizo todo lo posible por realizar un buen trabajo con el legado él le dejó, por el amor que le profesaba. Pero ha llegado el momento de retomar las riendas de su vida. Echa mucho de menos su trabajo, y aunque ahora debido a su edad solo podrá conseguir determinados papeles, es hora de que su díscolo hijo, Max Winstead, se haga cargo de la empresa vinícola, aunque lo cierto es que no confía en él para mantener el negocio a flote. Para agravar sus males, Cosimo DeLuca, el enólogo que estuvo desde el inicio de la bodega con su marido, ha tenido un ataque cardíaco y se está recuperando lentamente. En su lugar se ha quedado su hija Gabby, que aunque está sobradamente preparada para ocupar el puesto, no tiene la reputación de su padre ni muy buenas relaciones con Max, además acaba de sufrir un importante desengaño amoroso. Por otra parte, uno de los socios de una importante gestora que compra empresas para reflotarlas, ve que Suncrest es una compra ideal para su compañía, y su adquisición le hará ganar muchos puntos a nivel corporativo en su empresa. Pero Ava se niega a vender el legado de su esposo y aunque no se fía de su hijo, decide ponerlo en sus manos.

Cuando Will y Gabby se conocen en la fiesta de bienvenida de Max, saltan chispas entre ambos, pero solo hasta que ella se entera de a qué se dedica Will. Gabby no quiere tener nada que ver con alguien que podría ser el responsable de que la tierra, los viñedos y la bodega por la que siempre han trabajado ella y su familia caiga en manos de alguien que la explotaría de forma masificada e incluso despediría al personal actual. A pesar de ello, la fuerte atracción entre ambos y las circunstancias, la mayor parte de las veces originadas por las características particulares del nuevo jefe, Max, hacen que la relación entre Will y Gabby se vaya estrechando y consolidando cada vez más... y las desavenencias entre ellos también.

El argumento y prácticamente toda la trama del libro gira en torno al mundo de la elaboración del vino. A través de los ojos de los distintos personajes vemos la relación que tiene cada uno con Suncrest. Dependiendo del lugar en el que se hallen, de sus intereses y de su situación personal, lo ven de manera muy diferente, lo cual origina roces, peleas, alianzas, amistades, disgustos, amores y desamores.

Will y Gabby son una pareja que se quiere, pero su relación está llena de desconfianza y distanciamiento debido a que cada cual se encuentra en un lado del problema y lo ve por tanto desde diferente prisma. Han de pasar por muchas vicisitudes para poder llevar el amor que se profesan a buen puerto.

La autora, a la que no conocía y cuyo libro he comprado porque se cruzó en mi camino buscando otro y me llamó la atención, escribe muy bien y me ha gustado mucho. Es verdad que en esta historia tiene tanto peso la relación de la pareja como los problemas en los que está inmersa la finca vitivinícola y todos los personajes que componen la historia. Quizá en algunos momentos resultan un poco largas las explicaciones y puede que para algún lector le sobren unas pocas páginas, pero a mí me ha gustado conocer tantas cosas sobre un mundo del que desconozco prácticamente todo.

Aunque al final la autora consigue que te pongas en el lugar de Gabby para que comprendas su testarudez y sus motivos, a mí me ha puesto de los nervios en más de una ocasión y si pudiera le hubiera dado un par te collejas. No ha sido así con Will, que me ha parecido un protagonista adorable.

Me ha gustado la autora, y pienso volver a repetir con algún otro libro de ella.

 

jueves, 23 de marzo de 2017

Julia Bride, de Henry James

Una de las más admiradas bellezas de la sociedad neoyorkina tiene sus posibilidades de matrimonio —con un rico pretendiente de la alta sociedad— aparentemente «arruinadas» por los divorcios de su madre y sus propios compromisos incumplidos en el pasado...

Ambientada íntegramente en Nueva York, en ella aparecen rincones emblemáticos de la ciudad como el Museo Metropolitano de Arte —en el que se inicia la historia—, o Central Park. La protagonista es una joven norteamericana de clase media alta —tal y como solía ser habitual en los personajes principales de la obra de James—, y los críticos reconocen en ella al prototipo de protagonista jamesiana.

Opinión:

Me chiflan las novelas que saca esta editorial. Las portadas son una preciosidad, el interior de los libros es fantástico, se cuidan al máximo. No son libros para leer y dejar a un lado, son obras de arte, tanto por el contenido como por el envoltorio. Son libros para lucirlos en las estanterías, sí, pero para disfrutar de las historias porque son estupendas.

A ver si soy capaz de explicar cada punto de este libro.
La narrativa: muy buena, al menos es del estilo que me gusta, no se cuenta simplemente una historia sino que el autor busca el modo de hacernos llegar a los personajes con un lenguaje precioso. Para algunos lectores puede que esta manera de contar sea un poco complicada, incluso que tengan que buscar alguna palabra en el diccionario, pero a mí me gusta aprender de los libros, así que...

Al lector que le interese un modo de narrar distinto, más serio, más cuidado, va a disfrutar a tope con la novela.
El fondo: particularmente ya he leído muchas novelas en las que la base de la historia es similar, la mujer con ideas nuevas en una sociedad que se ha quedado obsoleta, en una sociedad que no acaba de admitirla del todo porque no sigue las recias normas sociales. Pero aquí, el autor explica muy bien los términos, el modo de pensar de la época y lo que diferencia a unos ciudadanos de otros.

La protagonista: una mujer hermosa que sabe que lo es, pero que sabe también que no goza del beneplácito de la sociedad en la que quiere vivir, porque su reputación no es lo que pide la alta sociedad de Nueva York. Y es que un divorcio, en ese tiempo, no era admisible, o al menos no era muy admisible. Aquí nos encontramos con el muro de la falsedad: guarda los pecados en casa y aguanta porque hay que dar una imagen.

El ambiente: estupendo, he podido visitar de nuevo la gran ciudad y darme un paseo por sus calles, sus museos y sus parques como un ciudadano más. He podido ver la ciudad, a la vez, desde un prisma distinto que me ha ilusionado.

Totalmente recomendable. No es barata, pero merece la pena tenerla en las manos.

 subir imagenes

miércoles, 22 de marzo de 2017

Tuya a medianoche, de Lisa Kleypas

Adoro a esta saga!!!! Hace un mes, leí Seducción al amanecer y ahora acabo de terminar Tuya a medianoche ( que por cierto, el título viene a la historia como anillo al dedo). A pesar de que haber hecho todo al revés sin proponérmelo, no es necesario leer la saga en orden ( aunque sí aconsejable para tomar contacto con los personajes ).

Quizás me haya gustado un poquito más Seducción al amanecer, simplemente porque tengo debilidad por Merripen. Los dos libros, son Kleypas de los pies a la cabeza.

SPOILER

La relación entre Cam y Amelia es sorprendente, todo su romance transcurre sin estar casados y esta ausencia de convencionalismos me encanta!!!. La forma maravillosa con que la autora escribe sobre su relación, cómo va fluyendo a escondidas de todos ( o eso creen ellos... ). Mientras lees te parece de lo más natural, a pesar de la época, el lugar o el amor interracial entre la empobrecida señorita Amelia Hathaway y Cam Rohan, el rico gitano hecho a sí mismo.

Me ha llamado la atención la aparición estelar del fantasma de Laura, aunque no me han quedado claras muchas cosas, como por ejemplo, ¿provocó el incendio?

FIN DEL SPOILER

Me ha gustado mucho de este libro, las referencias al mundo de los romaníes y la aparición de palabras en esta lengua. La interacción entre Cam y Merripen, cada uno en un bando, me fascina.

Lisa Kleypas puede sacar mucho partido del resto de los hermanos Hathaway, Leo, Poppy y Beatrix. Me encanta que en el libro aparezcan personajes de otros libros de Kleypas, como Lillian y lord Westcliff ( Sucedió en otoño ) o Evie y lord St. Vincent ( El diablo en invierno ). También hace referencia a otra "florero" Daisy, la hermana de Lillian ( Escándalo en primavera ).

Teniendo en cuenta que para mí Luna Comanche encarna el libro 10, éste le sigue de cerca pero no le alcanza.

subir imagenes

El juego de la inocencia, de Marisa Sicilia

El juego de la inocencia es una novela ambientada en los meses previos a la Revolución Francesa y su posterior desarrollo.

Louis es un vizconde de 21 años que quedó huérfano de padre y madre siendo niño y es su tío, un conde, el que ejerce de tutor al cuidado de su fortuna. Él podrá hacerse cargo de ella cuando cumpla los 25 años. El conde es un hombre viudo de 58 años que no tiene descendencia, por lo que a su muerte será su sobrino el que herede su título y sus bienes.

Louis es un petimetre cuya única preocupación es su propia persona y disfrutar ampliamente de todos los placeres de la vida. Solo come, bebe, viste y se rodea de lo mejor. Disfruta con el cortejo de cualquier mujer que se le pone a tiro y no para hasta conseguirla. Su porte, su ritmo de vida elegante y carente de responsabilidades, disfrutar de todo lo bueno y sus largas jornadas viviendo la vida en la corte de París, le procuran unos gastos que exceden con mucho el estipendio que le da su tío. Es por ello que todos los meses tiene que pedirle más y más.

En determinado momento el conde se harta de su irresponsabilidad para con sus tierras y del derroche del que hace gala, así que lo cita para decirle que ha decidido casarse con una muchacha joven que le dará hijos y que se olvide de heredar. Que se busque la vida porque no le va a dar un duro más ya que su herencia se la ha gastado con creces. Louis tiene una fuerte pelea con él y sale hecho un basilisco de su casa. Pero se encuentra en una situación precaria y decide buscarse el favor de su tía, la hermana de su tío, que siempre le tuvo un gran cariño. Así que a pesar de lo poco que le apetece, abandona París para irse el pueblo donde vive la mujer, una anciana bonachona e inocente, a la que espera conquistar si no para conseguir que convenza a su tío, sí para intentar que a su muerte sea él su heredero en lugar de su hermano. Para ello tendrá que jugar con el cariño que ella le tiene y tratar de parecer que en el mundo hay algo y alguien más importante para él que él mismo.

Cuando llega a la casa de su tía Augustine decido a solventar su problema como máximo en tres semanas, se encuentra con que con ella vive una joven anodina, tímida y a todas luces poco inteligente, que es la elegida por su tío como su futura esposa. Hélene, ha vivido 8 años recluida en un convento y solo ha salido de él después de que Augustine fuera a visitarla con su hermano y este decidiera que era una joven adecuada para casarse con él y darle hijos. En tanto se prepara la boda, vivirá allí bordando su ajuar y adaptándose a las normas sociales. Sacudirse las vivencias y costumbres del convento no es fácil y la joven viste vestidos grandes, deslucidos, de colores oscuros y que la tapan hasta la barbilla.
Louis la odia de inmediato, es lo más alejado a las damas que habitualmente frecuenta. La encuentra fea, sosa y sin clase. Sin embargo, poco a poco se va fraguando una idea en su mente: tratará de seducirla, primero como burla a su tío y segundo para ganarse su favor por si lo necesitara en su futuro.

Y allí, en un pueblo cuya clase no puede estar más por debajo de lo que Louis acostumbra a frecuentar, entre reuniones sociales con la nobleza rural y burgueses de la zona, Louis se presta al galanteo con jovencitas que buscan marido y subir en la escala social y madres que lo sueñan como esposo de sus hijas. Él, mientras tanto, afea los modales de Hélene, se mofa de su ropa, su apariencia y su manera de enrojecer hasta las orejas cuando él le dirige una mirada, y descubre que su plan le va a resultar muy fácil porque ella, como todas, se ha colado por él.

Hasta aquí, hasta aquí cuento y ya no sigo porque la historia de Louise y Hélene hay que leerla, porque tiene miga, porque tiene sustancia, porque su autora se la ha trabajado a conciencia y con esmero y porque si la cuento, os vais a perder las sensaciones que se experimentan si vais de nuevas y sin saber nada más.

Eso sí, aviso desde ya que no vais a encontrar un protagonista masculino que os enamore desde la primera página. Es más, vais a odiarlo porque es un capullo integral preocupado solamente por su persona y su perfectísima apariencia, además de cruel, déspota y soberbio. Hélene es una palomita inocente y frágil, acostumbrada a obedecer y a cumplir con lo que se espera de ella. Él se aprovecha y la utiliza mientras la instruye en los placeres de la carne, y ella se enamora y se muere de celos viéndole coquetear con posibles jóvenes casaderas con una buena dote. Ahhhh, pero no desesperéis, porque al final Louis se rinde, ¡ya lo creo que se rinde! y se enamora y sufre, y paga con creces su conducta, ¡pobre!

Y todo esto acontece mientras estallan las revueltas del pueblo, los nobles están cada vez más alterados, y se siguen sucediendo las fiestas, las reuniones sociales, los conciertos y las representaciones teatrales... Y, entretanto, llega una carta del tío en la que se requiere la presencia inmediata de su hermana y su futura esposa en su casa para adelantar la boda. Para entonces, la agitación en las calles es ya creciente y Louise... Louise se ha enamorado... pero la vida ya no le sonríe como lo hacía ayer.

La novela está muy bien escrita, es de lectura ágil y seria, tiene escenas eróticas muy subiditas de tono y, por encima de todo, cuenta una historia de amor con sustancia. Es una novela erótica-histórica con argumento, no hay sexo porque sí.

Los protagonistas, cada uno en el difícil papel que les ha otorgado la autora, son perfectamente congruentes y la excelente evolución de ambos a lo largo de la novela es muy creíble dadas las circunstancias.

La ambientación está muy bien contada, no es pesada ni se queda corta, es la justa para situarnos en cada momento de la historia.

Y para redondear un libro muy bueno, El juego de la inocencia acaba con un epílogo, unos años después, que anuda estupendamente todos los hilos de la historia de la pareja.

   

martes, 21 de marzo de 2017

Sucedió en otoño, de Lisa Kleypas

Lillian Bowman es una joven americana en busca de marido. Su exuberancia y arrojo molesta sobremanera a Marcus Marsden, conde de Westcliff, a pesar de ello se ve en la obligación de invitarla junto con su hermana Daisy y sus padres a su casa señorial durante varios días. Marcus desea hacer negocios con el señor Bowman aunque para ello tenga que aguantar a esa mujer descarada y deslenguada que tiene por hija. Cuando se inicia este libro ellos ya se conocían brevemente del libro anterior, Secretos de una noche de verano. La animadversión es mutua y declarada, Lillian disfruta molestándolo deliberadamente y Marcus parece observar todas las faltas de decoro de la joven. Pero durante esta visita descubrirán nuevas facetas en ese hombre que ella creía rígido y serio y Marcus comprobará la lealtad y la valentía de la joven.

Marcus es un hombre que se toma muy en serio sus responsabilidades. Es un hombre serio y formal, pero que en círculos más íntimos tiene un humor algo sarcástico que compara a la perfección con el de sus amigos Sebastian, lord St Vincent y Simon Hunter. Desde siempre ha protegido a sus hermanas, tanto de la crueldad de su padre como del desprecio de su propia madre. Cree que Lillian es una joven alocada, que habla sin pensar antes y que será un sufrimiento para el incauto que cace como marido. Sin darse cuenta cada vez observa más a la mayor de las Bowman, para mí un punto de inflexión en su relación es cuando Marcus las sorprende jugando al rounders con los chicos que trabajan en el establo. Ambos se quedan sorprendidos de la actitud del otro, y el humor de Marcus sale por primera vez a la luz. El primer beso de ambos que surge poco después será impactante para ambos, ya nada será igual.

Tanto Lillian como Marcus creen despreciarse, hasta casi odiarse, mutuamente, no son capaces de ver lo que es obvio para casi todos, la atracción que surge cuando están en la misma habitación. De caracteres tan opuestos no podrán evitar sucumbir a la pasión. Marcus nunca se ha dejado llevar por sus sentimientos, se jacta de ser una persona totalmente racional, hasta que esa exuberante americana le haga perder la cabeza y el corazón.

Lillian poco a poco cambiará su opinión sobre Marcus, Anabel, otra de las florero y protagonista del primer libro de la serie, le hablará sobre el verdadero carácter del conde de Westcliff, por el contrario, los comentarios de lord St Vincent la harán dudar. Llegará un momento en que Lillian tendrá que elegir entre dos de los hombres más codiciados de Inglaterra, pero como la decisión es difícil de tomar, qué mejor que relajarse con una copita de jerez, o de licor de pera...

En general, es una novela llena de humor, la escena de Lillian borracha no tiene desperdicio, pero no es la única, este libro está plagado, en mi opinión, de escenas muy divertidas y con las que me he reído mucho, aunque sea la quinta vez que leo el libro. Vemos cómo la animadversión de esos dos personajes va desapareciendo poco a poco, nuestra propia opinión cambia a lo largo del libro. Una de los detalles que más me gusta de esta serie es que en todos los libros, en mayor o menor medida, salen todas las floreros juntas, los diálogos son divertidísimos y se observa claramente las diferencias de carácter entre unas amigas y otras, le da al libro cierto encanto especial.

A pesar de tener una trama más ligera que otros libros de la misma autora a mí me ha gustado mucho. Con unos personajes muy bien definidos, tanto los protagonistas como los secundarios, creando una conjunto coral lleno de fuerza y carácter. Una de las cosas que más me gusta de este libro es que son los dos protagonistas los que cambian por amor, ninguno de ellos es perfecto pero son capaces de arriesgarlo todo para alcanzar el amor.
subir imagenes

Las manzanas, de Agatha Christie

Ariadne Oliver está de visita en casa de su amiga Judith Butler. La casa hierve de actividad, pues se prepara una fiesta de Halloween y hay que organizar diversos juegos, como el de pescar manzanas con la boca en una palangana llena de agua. Nadie tiene tiempo o ganas de prestar atención a Joyce, una pequeña que afirma haber presenciado un asesinato; el anuncio se toma como el invento de una mente muy imaginativa, para no decir mentirosa, que es la fama que persigue a Joyce. Pero poco tiempo pasará antes de que la propia Joyce aparezca muerta, con la cabeza metida en la palangana, y tenga que intervenir Hercule Poirot a resolver el caso.

Opinión:

Descubrir una novela más de mi queridísima Ágatha, es como un regalo de Navidad. No me puedo resistir a tenerla porque todas las que he leído de esta mujer me han encantado.

La acción se centra en una zona de gente con poder adquisitivo, no muy lejos de Londres, y como hemos leído ya en la sinopsis están en Halloween.

La señora Drake ha prestado su casa para hacer la fiesta de esa noche y los preparativos tienen a todos de cabeza, quieren que salga perfecto. Tiene que haber comida, bebida y juegos para divertir a los asistentes, que serán unos cuantos. No es una fiesta para mayores, sino para los pequeños, para los chicos y chicas del lugar.

Como es habitual en las novelas de esta autora, hay un montón de personajes que intervienen en el argumento de la novela, y entre ellos destaca una escritora, Ariadne Oliver, que curiosamente está por allí, disfrutando de esas fechas en casa de una buena amiga, la señora Butler.

El ambiente parece normal, distendido, pero los lectores que ya conocen las novelas de Ágatha C. saben que cada detalle es una pista, cada mirada un reto y cada palabra puede llevarnos al culpable. Por eso, cuando la pequeña Joyce, en mitad de las conversaciones sobre las novelas de la señora Oliver, dice que ella ha visto un asesinato, nadie hace caso. La niña tiene fama de fantasiosa, así que todos continúan colocando las cosas para la gran noche.

Pero Joyce aparece muerta. Y no de un modo normal, sino aparentemente ahogada en un cubo en el que han puesto agua y manzanas (uno de los juegos de esa noche será coger manzanas con la boca). Empieza pues la intriga. La escritora pide ayuda a Hércules Poirot y desde aquí todo va a ser una búsqueda incansable de hechos que nos lleven a dar con el culpable.

Muchas conoceréis a Poirot, así que solo diré que sigue siendo un personaje serio, estirado, a veces irritante, pero con una increíble facilidad para sacar conclusiones.

La ambientación me ha gustado mucho, me ha hecho meterme de lleno en la fiesta y en las costumbres de la zona donde se desarrolla, conocer un poco más esos juegos que en Inglaterra son costumbre y aquí no se llevan. Me han parecido divertidos y muy curiosos. Además, he encontrado esta novela distinta a otras que he leído de la autora, porque no solo se centra en las pistas, sino que deleita con una serie de datos sobre la celebración muy interesantes. La verdad es que desconocía muchos de los juegos y son francamente divertidos.

Al igual que en anteriores novelas, me he sentido un poco detective, he ido codo a codo con el investigador, he preguntado a los sospechosos... Eso sí, no he conseguido tampoco esta vez adivinar quién era el culpable. Ágatha C. es la única escritora de novelas policíacas a la que no adivino el malo antes de llegar al final. Da rabia, sí, pero leer a esta autora es una maravilla.

 subir imagenes

lunes, 20 de marzo de 2017

Once escándalos para enamorar a un duque, de Sarah MacLean

Me he divertido de lo lindo con esta novela que me ha recordado a otra en que la protagonista se llamaba Lilian y también acababa casándose con un duque estirado, serio y contrario a los escándalos.

Juliana Fiori es una protagonista de esas con las que te encariñas apenas conocerla. Una muchacha fuera de toda lógica, sobre todo para época en que se ubica la historia, cuando las jóvenes debían ser discretas y callar por no pecar. Ella no, ella dice lo que piensa y cuando lo piensa y si a los demás no les gusta, es problema de ellos. Los conflictos la persiguen. Monta más de un escándalo (ya lo dice el título), y está en boca de todos en las reuniones de la sociedad.

Juliana es hija de un italiano, un hombre que no ha pertenecido nunca a la clase alta, y de una mujer que entraba en ese círculo por haber estado casada con un noble y haberse divorciado. Eso ya era un escándalo en aquellos tiempos. Y como se dice, de casta le viene al algo, así que Juliana sale tan problemática como su madre.

Los personajes que arropan a Juliana son sus hermanastros, hijos del primer matrimonio de su madre: Gabriel, que tiene el título de marqués de Ralston y Nick. Al conocer a su medio hermana la acogen en su casa.

En cuanto al protagonista masculino, también me ha gustado porque es divertido ver el modo en que se conduce: todo sobriedad, todo formas, todo estar en su sitio y nada de escándalos. Resulta irritante al principio su actitud despectiva y orgullosa, demasiado seria y melindrosa. Claro que te imaginas que ese modo de ser no es su verdadero yo y tiene que haber otra personalidad oculta. Lo que pasa es que no se ha dado cuenta aún. Pero para eso está Juliana.

Eso de que ella no soporta a la alta sociedad y que él lo que busca es a una mujer sin complicaciones que sepa llevar su título sin escándalos, se va al garete.

La novela tiene situaciones jocosas que te hacen pasarlo estupendamente. Es una historia sencilla, sin grandes intrigas ni malos malísimos, pero con un romance estupendo, unos secundarios buenos y, sobre todo, con una narrativa que te atrapa.

MacLean demuestra con esta novela que sabe el modo de combinar aventura y romance con diversión.