Este blog respeta los derechos de autor.

Todos los libros de los que aquí hablamos han sido comprados y leídos en papel o ebook en español o en inglés. Este NO es un blog de descarga de libros. Las críticas y/o reseñas que aquí se pueden leer son opiniones personales, nada más, y no pretenden ser otra cosa. Reseñamos principalmente novelas románticas, pero también, de vez en cuando, damos nuestra opinión sobre novelas pertenecientes a otros géneros.



domingo, 23 de julio de 2017

En nombre del amor, Nicholas Sparks

El libro está estructurado en tres partes muy marcadas. Aunque comienza y termina en el mismo año, 2007, el grueso de la historia se desarrolla una década atrás: Travis y Gabby son dos treintañeros con una vida muy normal. Viven y trabajan en Beaufort, un apacible pueblo de Carolina del Norte.
Son vecinos pero no se frecuentan. El mundo de Gabby como recién llegada, se limita a su novio Kevin, su perra Molly y su trabajo como asistente pediátrica en una pequeña clínica. De vez en cuando, divisa a Travis en el lago o en compañía de sus amigos.
Una noche acude muy enfadada a su encuentro, exigiendo explicaciones. Está convencida de que Moby, el perro de Travis, es el responsable del embarazo de su preciosa collie. Tras esta situación, un tanto cómica, comienza una verdadera historia de amor.
Travis es el sueño del cualquier mujer: inteligente, guapo, atento, cariñoso... Su vida está exenta de complicaciones. Adora su trabajo como veterinario, navegar por el lago, las barbacoas con sus amigos de la infancia, pasear con Moby...
A pesar de ser siempre el padrino de todas las bodas, no añora formar una familia. Gabby, se introduce en su vida casualmente, pero poco a poco su relación va tomando forma. Travis, sabe muy bien lo que quiere, pero Gabby tiene que pensar en Kevin.

En nombre del amor, es una novela muy del estilo de Nicholas Sparks. No sólo está muy bien narrada, sino, que cumple punto por punto cada uno de los tópicos achacables a este autor. Describe situaciones entrañables de forma natural sin caer en la ñoñería (ya sé, que habría aquí mucho que debatir...). En ocasiones, el corazón aletea en el pecho mientras vas leyendo cada párrafo, el cerebro reflexiona y surgen las preguntas: Cuando parece que la vida te da la espalda, cito, ¿hasta dónde estás dispuesto a llegar por amor?.

Parece un anacronismo. En nombre del amor es un libro con una prosa muy ágil, que se lee fácilmente, pero también es un libro de dura lectura por el tema de fondo. Un tema, qué te deja perpleja por lo inesperado.

Me ha gustado mucho la presencia de todos los personajes secundarios. Los amigos de Travis, sus esposas y sus hijos forman un grupo adorable. Parece que los estoy viendo ahora, reunidos a orillas del lago, comiendo y riendo.

No me extiendo más y recomiendo este libro, sobre todo, a las Sparksadictas.

subir imagenes

sábado, 22 de julio de 2017

Un puente al amor, de Lavyrle Spencer

Desde mi humilde opinión, la sinopsis no se ajusta realmente al argumento de la novela. Yo diría más que bien que, Bess y Michael son dos personas que han estado casadas felizmente durante 16 años hasta que las discusiones -por razones de peso- han anidado en su vida cotidiana. Al final la situación se tuerce tanto, que la única opción es separarse. Los hijos están prácticamente criados y creen que ya no los necesitan. Pero la realidad es bien distinta. Mientras que Lisa hace borrón y cuenta -adaptándose a la nueva situación familiar- Randy cae en una espiral de autodestrucción. Bess y Michael luchan contra su dolor, entregándose ciegamente a sus respectivas carreras y continúan con su vida sin mirar atrás. Pero Randy está lleno de rebeldía y sólo con la aparición de Maryam -su ángel de la guardia- le llegará la conversión...

Un puente al amor, narra las penas y las alegrías de una familia media americana. Una familia rota que cuando están de buenas son adorables y tradicionales pero cuando están de malas, las recriminaciones salpican a todos sus miembros. Creo que el libro posee ciertas lagunas. He echado en falta más profundidad en las razones del divorcio. Está claro que cuando se produce una infidelidad es probable que una ruptura definitiva sea la consecuencia, pero me hubiera gustado que Darla fuera algo más que un nombre.

Otra pega que le he encontrado a la novela, es que la verdadera acción transcurre en apenas nueve meses. Y es en este tiempo, cuando se diluyen como por arte de magia las hostilidades que han mantenido enfrentados a la pareja protagonista durante seis años. Lo siento, pero no me resulta creíble que todo ese rencor acumulado simplemente se evapore. La excusa que ha utilizado la autora para pintarlo todo de color de rosa, es que por fin Bess se da cuenta de que no ha sido justa con Michael y éste no parece ser rencoroso. Es consciente de que su ex mujer ha estado azuzando a sus hijos en contra suya, durante años, pero cierra los ojos. Tanto Bess como Michael, pasan de un odio cerval a querer mantener las formas por el bien del próximo matrimonio de su hija. Algo muy loable, pero que está metido con calzador en el argumento. Esa fina línea entre un resquemor genuino, el nacimiento de una amistad y de nuevo, un fuerte amor, no consigo entenderla.

En cuanto a los personajes secundarios, son entrañables. El papel de la suegra de Bess -como consejera matrimonial- no tiene precio y Maryam, la dulce novia de Randy, me encanta. Tampoco puedo olvidarme de la pareja formada por Lisa y Mark, que son el auténtico motor de la unión entre Bess y Michael.

Una vez más, me resulta muy difícil puntuar un libro escrito por LaVyrle Spencer. Si Un puente al amor lo hubiera escrito otra persona, mi valoración sería 4,5/5 pero cómo esta escritora pone el listón tan alto valoro la novela con un 3,5/5.
subir imagenes

viernes, 21 de julio de 2017

Una apuesta arriesgada, de Marta Andrés

Virginia Delgado es una escritora, independiente e inteligente, con una inexistente capacidad para los compromisos que, por un giro inesperado del destino, se ve obligada a tomar las riendas del negocio familiar. Para poder sacarlo adelante tendrá que aceptar la ayuda de Lucas Saldarriaga, ex empresario metido en política, autoritario, engreído y manipulador que, a cambio de abandonar su prometedora carrera, le impondrá una asombrosa condición: casarse con él para que su intachable reputación no se vea comprometida.
Pronto descubrirá que esta oferta, aparentemente desinteresada, esconde oscuros secretos, obligándola a debatirse ente la cuestionable lealtad de Lucas y su evidente atracción hacia él.
Nada es lo que parece y nada ocurre por casualidad, una mano negra amenaza la supervivencia del negocio y la de la familia Delgado.

Me ha gustado el planteamiento, mezcla de una historia clásica con un matrimonio de conveniencia y los tiempos actuales. Si la autora hubiera trasladado la misma al siglo XVIII habría resultado igual de entretenida. Además, que el personaje de Virginia sea escritora de novela romántica me ha parecido un acierto.

Lucas es ese hombre que no tiene desperdicio. Es posible que un poco loco por arriesgarse a un matrimonio así, pero con la dosis justa de orgullo y temperamento para hacerlo encantador. Sus inseguridades lo hacen más perfecto si cabe y las dudas de Virginia, aunque con motivo dado que se trata de un thriller romántico, han conseguido ponerte de los nervios porque yo me tiraría al cuello de un hombre así sin pensarlo dos veces.

La historia de amor paralela entre Natalia y Nicolás me ha encantado, aunque es una pena que estos dos secundarios no hayan podido tener su propia historia.

Daniel y Alicia, excelentes. Él en un segundo plano y ella apareciendo justo cuando se la necesita, sin restar protagonismo pero dejando constancia de lo que es una amiga de verdad.

Aunque los personajes merecen buena nota, lo que me ha hecho leerme la novela en un suspiro ha sido el argumento. Era casi como si estuviera inmersa en una novela policíaca y, aunque durante unos momentos he creído descubrir al culpable, confieso que la autora me ha descolocado unas cuantas veces. Y no creo que sea por estar perdiendo el olfato sino porque ha trabajado la intriga perfectamente.

Esta novela me ha supuesto una sorpresa de lo más agradable, la recomiendo y no será la última que me lea de esta autora.

 subir imagenes

jueves, 20 de julio de 2017

Cuando el amor despierta, de Ruth M. Lerga

April perdió a sus padres siendo todavía una niña. Fue enviada a Prusia con el hermano de su madre que la inscribió en un internado. Ahora, con diecisiete años su tío pretende casarla con un hombre que podría ser su abuelo. Sin dudarlo, y ayudada por la única amiga que tiene en el internado, huye a Inglaterra y se esconde como dama de compañía de Lady Johanna. April debe esperar hasta cumplir veinticinco años para poder tomar posesión de la herencia de sus padres.

Julian ha jurado no casarse ni tener descendencia. El marquesado que algún día heredará morirá con él. Esa es la determinación de Julian, su fría venganza hacia un padre cruel que podría decirse mató a su propio hijo. Pero Julian no contaba con conocer a April. El flechazo entre ambos es inmediato, y la determinación del joven aumentará cuando descubra que es la dama de compañía de la tía de James. Los celos lo provocarán en un principio y la atracción hará el resto.

Aquí volvemos a ver a los tres amigos; Richard, James y Julian. Los diálogos y las situaciones en las que se ven envueltos los tres no tienen desperdicio, llenos de humor y que consiguen que el lector caiga un poco más en su encanto. Julian es el más serio de los tres, su infancia ha sido muy dura y se escuda en eso para arriesgar al máximo su vida y para creer que en algunos momentos es un poquito menos amigo que James y Richard ya que ellos fueron juntos al colegio. Ese pequeño aspecto, esa flagelación me ha parecido un poco reiterada en algunos momentos, además de un poco forzada, nadie podría decir que uno es más amigo de uno que del otro. Pero lo que más me ha gustado de este personaje es, además de su actitud hacia April, cómo va cambiando, cómo consigue enamorar a April y darse cuenta de lo que de verdad importa.

April es una mujer dulce y cariñosa con los que la rodean y también segura de sí misma, no le da miedo tomar decisiones y es consecuente con las consecuencias. Me ha gustado su actitud desde el principio, cómo se comporta con Julian y cómo no le exige nada aunque mucho esté en juego. No es ninguna de esas debutantes frívolas ni va a la caza de uno de “los tres mosqueteros” aunque al final se lleve el gato al agua sin siquiera planteárselo.

En cuanto a los secundarios, poco se puede decir de Richard y de James. El primero me ha parecido en algunos momentos igual de inmaduro, o más bien, de esa imagen que quiere transmitir de hombre frívolo que también se ve al principio de su propia historia. En cuanto a James, pues me sumo al resto de comentarios, ese epílogo te deja con ganas de más y de saber cuánto tendrá que sufrir James para acabar tan feliz como sus amigos. Mención especial se merecen los criados de Julian, sus comentarios no tienen desperdicio.

Con una ambientación sin excesivas descripciones y un vocabulario adecuado a su época, la autora consigue trasladarnos a esa época de 1818. Los personajes son el conjunto perfecto para esta historia y los diálogos, como ya he comentado, sobresalen por su humor y sus sorpresas en algunas escenas. La historia de amor es de esas que van creándose poco a poco, que superan la atracción inicial para convertirse en una preciosa historia de amor. Ruth consigue que cierres el libro con una sonrisa en los labios y las ganas de releer el libro de Richard y Nicole, Cuando el corazón perdona, a la espera de poder leer la historia de James.

Como habéis podido deducir por la crítica, esta novela me ha encantado, me ha hecho suspirar, reír, y desear y temer al mismo tiempo acabar con esta fantástica historia. Una novela que no decae en ningún momento y que es totalmente recomendable.

subir imagenes

miércoles, 19 de julio de 2017

En un solo instante, de Carla Crespo

PUEDE CONTENER SPOILERS

"Charlotte está a punto de cumplir su sueño: trabajar con el escritor W. G. Scott. Todo apunta a que la decisión de abandonar su trabajo como profesora auxiliar en Dublín ha sido acertada. Sin embargo, resulta que su adorado escritor, dechado de virtudes hasta el momento, guarda no pocos secretos. Para empezar, cuál no será su sorpresa cuando compruebe que no la quiere como asistente por el hecho de ser mujer. Charlotte se pone furiosa y está a punto de marcharse, pero se lo piensa mejor y se queda.
Además, ha conocido en un café del tranquilo pueblo de St. Andrews a William Grant, un hombre atractivo y muy seductor, que la ha hechizado por completo..."

W. G. Scott, es un afamado escritor que convierte en oro todo lo que toca. Necesita un asistente que le ayude a documentarse para su próximo libro. Los requisitos son claros: Se busca un varón que sea experto en literatura victoriana. William tiene sus motivos para no desear tener cerca a una mujer y además, una serie de circunstancias de su pasado, le han convertido en un tipo huraño que apenas abandona St. Andrews (el pequeño pueblo escocés donde vive).

Charlotte Watson tiene un curriculum impecable. Trabaja, en Dublín, como profesora de literatura en el Centro Oscar Wilde del Trinity College y lo adora. Pero por cosas de la vida, le surge una oportunidad fabulosa y la aprovecha. Recién llegada a Escocia, Charlotte baja del taxi y se planta ante la puerta de la imponente mansión de su jefe. Lo hace con ganas pero también con miedo. No ha sido del todo sincera con su nuevo patrón y teme la primera toma de contacto, que al final no se produce. William, se encuentra de promoción en Estados Unidos y estará un mes fuera. Durante ese mes, Charlotte lo da todo y hace un trabajo de investigación excelente. Y una tarde después de un largo paseo, sus pies la conducen a The Coffee House donde un capuchino la está esperando. El local está abarrotado pero un dios nórdico se apiada de ella. La invita a sentarse y enseguida la conversación fluye entre ellos. Tienen muchas cosas en común y hablan de tomar un café en otra ocasión. Lo que no saben todavía es que su próximo encuentro será de lo más violento. William acusa a Charlotte de mil cosas (a cuál más injusta) y ésta se plantea dar carpetazo a su aventura. Lo que ocurre a continuación, deberéis descubrirlo vosotras...

Después de terminar la novela he tenido que esperar varios días para ordenar mis ideas y que, una vez plasmadas en el papel, no sonaran crueles. Siempre me resulta muy difícil hacer una crítica de una autora española, me guste el libro o no. En cualquier caso, debo ser honesta y como tal, ahí va mi opinión.

No conocía a Carla Crespo hasta que leí No reclames al amor. Un harlequin con un romance flojo y poco creíble. Cuando cayó en mis manos En un solo instante, le puse muchas ganas. Tanto la portada como el título me atrajeron inmediatamente y ni siquiera miré la sinopsis. Empecé a leer y me quedé perpleja. El argumento es un rizar el rizo continuo en cuanto a planteamientos y escenas. Y aunque la autora maneja bien las palabras, tampoco entiendo el abuso de alguna de ellas. Por ejemplo, si hubiera cogido un papel y sumado las veces que se repite el sustantivo escritor, creo que, hubiera acabado rayando la mesa.

Otro punto que me ha llamado la atención, ha sido la personalidad tan voluble que posee William. Tiene mil caras que cambian a la velocidad de la luz. No sabes a qué atenerte con él. En décimas de segundo, pasa de ser un hombre encantador a otro iracundo y al poco, un besuqueador de cuellos. Y cuando parece que se ha vuelto lineal, sin previo aviso, vuelve a las andadas. En general, veo sus reacciones muy exageradas y creo que la forma de ver su vida, está distorsionada. Lo de ir a las firmas de libros con peluca y lentillas y la razón por la que lo hace, es enrevesado a más no poder. Sin embargo, Charlotte parece más centrada. No se achica ante los arrebatos de William y sabe llevarle muy bien (eso sí, recurriendo a una paciencia infinita mezclada con mucha comprensión).

Resumiendo, que sintiéndolo mucho y por mil razones, En un solo instante no me ha gustado.

subir imagenes

martes, 18 de julio de 2017

Ligar es como montar en bici, de Brandy Manhattan

Y escribir también es como montar en bici para... digamos Brandy Manhattan, puesto que así firma la novela. Al menos yo he visto pocas veces una facilidad tan pasmosa para contar una historia. Das un vistazo a la sinopsis, se te pone una sonrisa en la boca, pero de las grandes, de esas que si tienes caries te las ve hasta el portero de la finca, y salvo un momento puntual por el que desgraciadamente se debe pasar, ya no te abandona hasta el final.

Esta novela no podía haberse escrito en tercera persona. Porque Brandy Manhattan no nos cuenta la historia más o menos graciosa de Victoria, una chica a la que el novio le pone los cuernos, pierde el trabajo y decide largarse a Londres. Hubiera sido demasiado sencillo, demasiado visto y hasta demasiado vulgar para esta autora. Ella hace las cosas de otro modo. Sabe hacer las cosas de otro modo. Si queréis comprobarlo sólo tenéis que leerla.

Consigue que la lectora sea uno más de los personajes, que entre, que no se quede al otro lado del libro. Con la historia de Vic olvídate de estar sentada en tu sillón preferido, tienes que actuar porque no eres una mera espectadora, tú formas parte activa de la novela. Tú opinarás sobre si los zapatos le quedan bien, si debe ponerse o no ese conjunto interior tan sexy y provocativo, si te parece una excentricidad gastarse un pastón en un modelito de los de Nombre y Apellido; vas a salir de marcha, vas a decirle lo que piensas sobre el mamonazo de Luis, le pondrás o no pegas a sus locuras, te harás cómplice de sus compañeras de piso, degustarás (un poquito apartada, eso sí) una copa de vino en la terraza, mientras escuchas cómo abre su alma y le narra sus penas a Ashley, un hombre al que se le perdona todo porque desde que le conoces solo piensas en comértelo vivo. Achucharás a la protagonista para que se lo lleve al huerto, aunque te reviente tener que hacerlo porque lo que en realidad querrás es quedarte con Ashley para ti, sólo para ti y nada más que para ti, ¡¡y que le den morcilla a Victoria!!

Esperarás, durante toda la novela, que te cuente qué es eso que le hace cierta parte de su anatomía cada vez que se aproxima al doctor Greenfield. Que te lo imaginas, sí, vale, de acuerdo en que ninguna somos monjas, pero una cosa es imaginar y otra saberlo de fijo.
Sin embargo, no os llaméis a engaño, la novela no es todo un cúmulo de escenas jocosas y situaciones a veces rocambolescas. Es mucho más. Es ir conociendo los pensamientos de Victoria, los más íntimos, los que le crean dudas, los que le hacen pensar si hace las cosas bien y verse algunas veces como una bayeta de fregar suelos. Ese tipo de reflexiones que sólo suelen contarse a las amigas íntimas.

La novela está repleta de expresiones recurrentes. Se utiliza un lenguaje cercano al lector, porque es su interlocutor, el que escucha a Victoria y recrimina o aprueba sus decisiones. De paso, nos deja conocer algo del mundo de los médicos rehabilitadores y los fisioterapeutas. Gracias por eso, Brandy.

Tengo que hacer especial mención al personaje de María: una mujer increíble, una vitalidad desbordante, una perenne sonrisa en los labios. Ella nos enseña lo estúpidos que somos preocupándonos por chorradas sin importancia, ya veréis el porqué si leéis la novela (que espero lo hagáis porque no tienen desperdicio).

Llegamos a las escenas hot. Rectifico: llegamos a las escenas de sexo, que empiezo a estar hasta el bisoñé de que se utilicen palabrejas que no son nuestras. Aquí hay sexo, sí, pero de primera categoría. Con clase, sabiendo cómo describirlo, sin dejar nada a la imaginación. La autora hace que te remuevas en el asiento, que agarres lo que tienes a mano para abanicarte, que te estires del cuello de la camiseta (por cierto, me tengo que encargar varias camisetas con leyendas como las de Victoria), que soples, que se te atasque la saliva en la garganta, que te pases luego la lengua por los labios para no babear... ¡¡Que llegue tu chico, por Dios, que vas a probar con él cada postura!! Y si no se cena, pues no se cena, coño.

Bueno, yo me voy a dar una ducha fría porque escribiendo la reseña se me ha vuelto a subir la temperatura. Luego, me depilaré las piernas bien depiladitas (la que haya leído la novela sabrá a qué me refiero), y me vestiré sólo con una camiseta que ponga: «Brandy Manhattan, eres la leche en bote».

 subir imagenes

lunes, 17 de julio de 2017

Atracción mortal, de Heather Graham

"Cuando fue hallado el cadáver de una mujer en mitad de un maizal, los residentes de la ciudad de Salem, Massachussets, comenzaron a temer que el siniestro Hombre de la Cosecha hubiera vuelto. Pero Jeremy Flynn, un detective privado de fuera de la ciudad, no tenía tiempo para historias de fantasmas. Se había desplazado a Salem para llevar a cabo una investigación: la de la misteriosa desaparición en un cementerio de la mujer de un amigo.

No obstante, Rowenna Cavanaugh, experta en ocultismo, estaba allí para complicarle la vida, convencida como estaba de que un horror del pasado se había colado en el presente y estaba seduciendo mujeres y conduciéndolas a la muerte. Jeremy utilizaba la lógica y el sólido procedimiento policial, mientras que Rowenna se fiaba de su intuición. Eso sí, ambos tenían el mismo objetivo: detener los secuestros y encontrar a la mujer desaparecida antes de que la propia Rowenna cayera presa de la oscura seducción del Hombre de la Cosecha"

Atracción mortal, es el segundo libro de la trilogía de los Hermanos Flynn. Ha sido publicado por la editorial Harlequín (Mira).

Todo es alegría en la tranquila localidad de Salem, Massachussets. Antaño esta pequeña ciudad fue famosa, por los horrores que se produjeron durante la caza de brujas. Multitud de turistas desambulan por sus calles, celebrando el día de Halloween. Tiendas de souvenirs repletas de objetos relacionados con el ocultismo, invitan a ser visitadas. Hay carpas, por doquier, donde brujas y brujos leen las manos, las bolas de cristal, hacen pócimas, etc. Es en este ambiente donde arranca la novela. Dos turistas, Brad y Mary Johnstone, recorren las tiendas de Salem. Tropiezan con Damien y su bola de cristal. Es en su interior, donde vislumbran entre la niebla un futuro escalofriante. Lejos de preocuparse, siguen su recorrido turístico. Poco después, entre las tumbas del cementerio histórico, ante la mirada estupefacta de su marido, Mary desaparece.

Jeremy Flynn, regenta junto con sus hermanos una agencia de detectives privados. Brad, ex buzo forense y antiguo compañero de trabajo de Jeremy, le pide ayuda para encontrar a su esposa.

Rowenna Cavanaugh, no se ha recuperado de la muerte de su prometido. Posee un extraño don que no termina de aceptar. Siente una gran empatía, que le permite conectar con las víctimas y conocer detalles que facilitan su búsqueda. Jeremy, necesita dinero para sufragar los gastos de la Casa de niños, de la cuál es fundador. Rowenna, escritora paranormal de éxito, acepta participar con Jeremy en unos debates para recaudar fondos. Son el blanco y el negro. Aunque no saltan chispas entre ellos, tienen un objetivo común: encontrar a Mary.

Durante la noche, cada uno de los protagonistas vive su infierno particular. Mientras se suceden las pesadillas y las apariciones en sueños, hay un psicópata en las sombras, ¿quién será su siguiente victima?.

Heather Graham, gracias a unas magníficas descripciones provoca que la novela resulte aterradora y espeluznante. Consigue mantener al lector en vilo, mientras se va desarrollando toda la acción. La trama resulta muy entretenida y absorbente. Además la novela está llena de contrastes: si por un lado la autora, transmite calma y serenidad cuando describe todos los colores del otoño sobre los maizales, por otro, son esos mismos maizales rodeados de horribles espantapájaros los que logran ponerte la piel de gallina. No sé si es por la historia en sí, o porque está ambientada en el famoso pueblo de Salem con la festividad de Halloween de fondo, el caso es que, con cada palabra pasas de ser un espectador a un personaje más.

Tiene todos los ingredientes de una buena novela paranormal. Su argumento, es muy innovador. Está basado en una mezcla entre la leyenda local del Hombre de la Cosecha (es una especie de Hombre del Saco), el satanismo y la religión pagana wicca. Es un libro donde prima la acción y el misterio, más que el romance en sí. Rowenna y Jeremy hacen buena pareja pero son fácilmente olvidables. Sin embargo, todo lo que les rodea sí causa una honda impresión. Las desapariciones, las visiones, el fantasma, los maizales tostados por el sol, los graznidos de los cuervos, el que todos los personajes parezcan sospechosos, el fanatismo... Es en todo ésto, donde radica la fuerza del libro.

Al formar parte de una trilogía, tomamos contacto con el resto de los hermanos Flynn, Aidan y Zach. Aidan, es el hermano mayor, protagonista de Noche mortal, el comienzo de la saga. El tercer libro (Regalo mortal) lo protagoniza Zach, el hermano pequeño.

subir imagenes

domingo, 16 de julio de 2017

Perderme en ti, María José Tirado

Alma Jensen es una joven fotógrafa de moda que aspira a más, a que sea conocida por su fotografía callejera, su verdadera pasión, pero los días pasan y su vida sigue igual. Hasta que su novio la deja y decide marcharse de vacaciones a República Dominicana y ver a una antigua amiga, Delia, casada con uno de los hombres más ricos de la isla.

Pero ni sus vacaciones serán típicas ni normales; ni Delia es ya la mujer que conoció. Claro que la mayor sorpresa de todas es Hans, el capataz de La Bella. ¡menudo hombre!

Por fin he podido leerme esta novela (mi lista de pendientes me asusta cada día más) y debo reconocer que me la he leído en un suspiro. Los diálogos de Alma con su madre han sido divertidísimos, me ha encantado esa mujer. Claudia me ha recordado a esa típica hermana mayor, y Hans, *suspiro*, jo, no sé ni cómo describirlo.

Descubrí a esta autora con Mangaka, libro que me encantó y me sorprendió por lo bien escrito que estaba, por la tensión entre sus personajes y por la trama tan trabajada. Perderme en ti también me ha gustado pero no voy a decir si me ha gustado más o menos, tampoco creo que sea justo comparar ambos libros ya que ambos son muy distintos. Solo decir que la esencia de María José está también en Perderme en ti. La química entre sus protagonistas es palpable desde el principio, en algunos diálogos saltan chispas por las connotaciones y sugerencias que van implícitos y el tema central es la relación entre los protagonistas, aunque para mi gusto le sobra alguna escena de cama.

Lo mejor de la novela ha sido el personaje de Hans, uf, qué calor me entra solo de recordarlo. Tan terco y arrogante que te daban ganas de tirarle algo encima, pero también protector y con un pasado oculto que estás deseando descubrir desde el principio. Como pega tengo que reconocer que el final me ha parecido un poco precipitado pero he cerrado el libro con un suspiro y con buen sabor de boca.

 subir imagenes

sábado, 15 de julio de 2017

Regálame París - Olivia Ardey

Catalogar "Regálame París" como una novela romántica simplemente, debería estar penado por la Ley.

Porque es mucho más. Pero mucho, mucho.

¿Qué es lo que buscamos en una novela romántica actual? Personajes que agraden, situaciones divertidas, sentimientos y, claro está, un romance bonito.

A mí me cuesta mucho decir lo que Olivia me hace sentir, porque son tantas cosas a la vez que es complicado enumerarlas sin parecer una soñadora empedernida y hasta ñoña.

Desde que leí "Dama de Trébol" supe que esta escritora daría la nota. Y sin querer alardear de tener poderes adivinatorios, tengo que decir que acerté de pleno. Vamos, todos los números del Euromillón, sin fallar uno solo.

No voy a extenderme mucho puesto que ya han dicho otras lo que es la historia: un verdadero regalo para quienes disfrutan de la buena lectura.

Afortunadamente, conozco esa maravillosa ciudad. Pero es que de no conocerla, tendría que ir obligatoriamente después de leer la novela.

He vuelto a caminar por sus calles, a oler los castaños en flor, pasear junto al Sena, saborear un buen café en sus terrazas, perderme en las escalinastas de la Basílica del Sacré Coeur, escuchar la musiquilla que desgrana el carrusel cercano, delitarme con la visión de Notre Dame y perderme por el barrio de Montmartre.

He sentido que se me ponían los pelos como escarpias oyendo en mi cabeza La vie en rose de Edith Piaf, una canción de la que no me canso nunca, mientras leía.

He oído violines pasando sus páginas.

Desde su divina portada, pasando por los títulos de los capítulos, continuando por sus maravillosos personajes y acabando por las emociones que despierta esta historia, tengo que afirmar que Regálame París me ha hecho gozar desde la primera línea hasta la última.

He reído con ganas, he llorado, me he enternecido y, sobre todo, he soñado.

Y ante una escritora que consigue hacerte sentir tantas cosas con una historia, me quito el sombrero y hasta el corsé si lo llevase.

Doña Olivia, gracias por despertar en mí emociones que creía perdidas.

Gracias por ilusionarme.

Gracias por dejarme volver a ver la ciudad a través de tus ojos.

Gracias, por regalarme París.

Cuando vuelva allí, si Dios quiere, lo haré llevando en la mano tu novela. 

 subir imagenes

viernes, 14 de julio de 2017

Lo que hice por amor, de Susan Elizabeth Phillips

Georgie York, protagonista de la telecomedia más popular del momento, ha sido abandonada –públicamente– por su famoso marido. Pero eso no es todo; su carrera como actriz está cayendo en picado, su padre la saca de quicio y su imagen pública se deteriora por momentos.

¿Qué debería hacer una actriz en mala racha? Desde luego, no ir a Las Vegas, para tropezarse con su atractivo pero detestable ex coprotagonista, Bramwell Shepard. Antes de que se dé cuenta, Georgie se encuentra con que tiene un marido tan falso como (quizá) su vida sexual...

Últimamente con SEP parece que estoy deshojando margaritas, uno me gusta, otro no me gusta. Esta vez ha tocado el "no me gusta".
Creo que ha influido negativamente que el anterior libro que he leído ha sido Como en una montaña rusa, que también trata el tema de protagonistas famosos desde la juventud pero de una forma totalmente distinta. Aquí he encontrado que se centra demasiado en el mundo de Hollywood y a mí me ha hartado bastante. Los protagonistas tampoco me han dicho nada, casi me ha gustado más la pareja formada por Chaz y Aaron.

Georgie es tan buena, tan confiada y tan ingenua que o parece tonta o no sé cómo no se la han comido en Hollywood. Sí, ya sé que tenía a su papaíto que la protegía en exceso, pero aun así. Es la primera vez en una novela de SEP en la que me parece que los dos protagonistas son un poco egoístas. Bram, no es de mis protagonistas favoritos tampoco. Hacia el final me ha gustado algo más, pero la autora quiere crear un halo tan interesante en torno a él que creo el propio personaje está perdido en algunos momentos.

Los secundarios, como he dicho antes, me han parecido más interesantes, sobre todo Chaz y Aaron, pero también el padre de Georgie y Laura, su representante. He visto más química entre ellos que entre los protagonistas.

Me han cansado tantas idas y venidas de los dos, las salidas con los paparazzi para que los fotografiaran, etc. He acabado el libro porque es un libro de SEP y está muy bien escrito, pero la historia me ha cansado cuando no había leído ni un tercio del libro.
No, esta no pasará a ser una de mis novelas favoritas de esta autora.

subir imagenes