lunes, 27 de abril de 2009

Hidden sins de Selena Montgomery



Ya en el prólogo de Hidden sins, el cual se inicia con una escena en la que se nos relata cómo un grupo de ladrones han logrado hacerse con un valioso cargamento, una ingente cantidad de monedas de oro, robadas de un tren durante los años treinta, se nos insinúa el tipo de novela con que nos vamos a encontrar. Una historia donde prima, sobre el resto de elementos, la aventura.
Después, en el primer capítulo, nos adentramos propiamente en la época actual y en la vida de los descendientes de aquel grupo de forajidos, al menos dos de ellos: Mara, la protagonista, y el antagonista de la novela, David Conroy.

A la edad de dieciocho años, Mara Reed abandonó Kiev, la pequeña población de Texas que la vio nacer, crecer y enamorarse. Dejó atrás a su padre, su abuela e incluso a Ethan, el joven de quien estaba profundamente enamorada. No dio explicación ninguna a nadie. Nunca nadie supo los motivos que la llevaron a huir una noche, después de robar todos sus ahorros al propio Ethan.
Desde ese momento su vida se convirtió en una sucesión de robos, mentiras y fraudes, todo lo necesario para sobrevivir.

Transcurridos doce años, Mara se ve obligada a regresar al mismo lugar del que huyó. Durante ese periodo de tiempo su vida se ha movido con un objetivo en mente: recuperar el cargamento de monedas de oro que su abuelo, junto con sus cómplices, robó de aquel tren en los años treinta.
Por aquel entonces, ni el propio Micah Reed, ni ninguno de sus camaradas pudieron disfrutar de tales riquezas.
La desconfianza entre ellos mismos, y la sospecha que tal tesoro pudiera despertar entre la población de Texas, les llevó a optar por esconder el cargamento, repartir las llaves que abrían el cofre entre cuatro de ellos, mientras que el quinto (un hombre llamado Guervara y mudo, motivo que garantizaba su silencio) escondiera el botín.
Al cabo de cuatro años, ya alejadas las sospechas que podrían recaer sobre ellos, volverían a reunirse para extraer el cofre de su paradero y con las cuatro llaves, recuperar las monedas de oro.
Sin embargo una trifulca entre el quinteto poco después, desembocó en un tiroteo donde varios de ellos resultaron heridos o muertos. Así el oro quedó perdido definitivamente….

En apariencia. Al menos hasta que años después, Mara se decide a recuperarlo con la finalidad de forjarse una vida mejor tras años de hurtos y estafas. Agotada y con el corazón destrozado, tras separarse de Ethan, sólo busca un rincón donde ocultar su tristeza y soledad.
Sin embargo no es la única con tales propósitos en mente. Alguien más, David Conroy, busca el oro. Para dar con él, y habiéndole robado, previamente, Mara un diario que sirve como guía para dar con el paradero de la fortuna, envía a dos matones tras ella.
Huyendo de éstos va a parar a Kiev, donde se reencuentra de bruces con su pasado … y con Ethan.

Ethan Stuart se convertido con los años en un antropólogo forense. Tras la desaparición de Mara, doce años atrás, ingresó en la universidad y se fraguó una nueva vida en la que, en la actualidad, ya no tiene cabida su antiguo amor. Así mismo, se ha convertido en un hombre serio, austero y regido por profundos y firmes principios morales. Alguien totalmente opuesto a Mara. A primera vista.
Ethan es contratado por Chi Desenvolupment, una constructora que ha dado con un cementerio repleto de esqueletos, que tienen grabados una extraña simbología. Siendo un capacitado y laureado profesional en su materia, el dueño de tal empresa piensa inmediatamente en él para descifrar el significado de este lenguaje.

La repentina aparición de Mara en Kiev, herida de bala y perseguida por dos maleantes, da un vuelco repentino a su organizada y apacible vida. Ya una vez la chica le destrozó el corazón. Así que, prevenido, no tiene la menor intención de volver a confiar en ella, y mucho menos volver a entregarle sus sentimientos.
Cuando descubren que ambos persiguen el cargamento de oro, aunque por diferentes motivos, aúnan sus fuerzas para encontrarlo.
Pero no son los únicos que van tras éste, la sombra de David Conroy sigue cerniéndose sobre ellos.

Hidden sins es el primer libro de una serie de novelas contemporáneas, escritas por Selena Montgomery, que tienen lugar en la ciudad de Texas, que entremezclan romance y aventuras.
Hidden sins es la historia de una segunda oportunidad. La duda entre los protagonistas, incapaces de descubrir si pueden arriesgarse a volver a confiar el uno en el otro, sobre todo Ethan, es el hilo conductor de la trama romántica de la novela.
Simultáneamente, encontramos una enrevesada e intrigante trama de investigación y suspense y la apasionante descripción de la búsqueda de un tesoro.

La narrativa que utiliza es muy descriptiva. Abundan detalladas y minuciosas descripciones de las escenas. El lenguaje empleado es muy rico y literario, sin embargo en ocasiones, la extensión de las características de las escenas se hace un tanto recargado y hace perder fluidez a la trama.
Los protagonistas, que en principio nos presentan una pareja que constituyen dos polos opuestos, no acaban de mostrar una personalidad clara y firme a medida que avanza la lectura.

Los tiras y afloja que tienen lugar entre ellos se crean por la simple falta de comunicación y confianza. Al vivir en situaciones límite, la falta de una total compenetración y sinceridad resulta un poco infantil e incomprensible. En cierto modo da la sensación de que es necesario que exista una causa para separarlos y la falta de entendimiento entre ellos la concede, pero a expensas de resultar inmaduros y repetitivos en sus pensamientos.

Los personajes secundarios tienen un cliché muy estereotipado: Lesley, la mujer fría y eficiente, el polo opuesto de Mara y el perfecto para Ethan, pero que aún así la mujer que no logra enamorarlo; los matones y David Conroy, que son fríos y sin sentimientos; Sebastian Caine, el amigo de Mara, del que conocemos pocos rasgos. Al acabar el libro no sabemos prácticamente nada de él, pese a que es el protagonista del próximo libro ambientado en Texas.

La trama que gira entorno a la búsqueda del cargamento de oro está mucho más lograda. El análisis de los huesos, el desciframiento de los códigos, la obtención de las llaves y el cofre crean una trama mucho más interesante. De hecho la historia de amor entre Mara y Ethan, sin desarrollarse bajo el marco de esta aventura, sería una simple historia de reencuentros, desconfianza y segundas oportunidades.
Por el contrario la historia sobre los cinco ladrones, el robo perpetrado años atrás, la ocultación de éste y posteriores consecuencias, es la parte más interesante del libro, desde mi punto de vista, y en detrimento de la trama romántica.

Hidden sins es una novela que pese a presentar una trama interesante y diferente, con puntos que la podrían hacer destacar como son los protagonistas, ambos de raza negra, él antropólogo forense y ella ladrona, tiene en mi opinión varios puntos débiles que la hacen flojear, con lo que aunque la intriga de la historia ha suscitado mi interés, la fragilidad de la trama romántica ha hecho que me parezca una novela simplemente entretenida.