Este blog respeta los derechos de autor.

Todos los libros de los que aquí hablamos han sido comprados y leídos en papel o ebook en español o en inglés. Este NO es un blog de descarga de libros. Las críticas y/o reseñas que aquí se pueden leer son opiniones personales, nada más, y no pretenden ser otra cosa. Reseñamos principalmente novelas románticas, pero también, de vez en cuando, damos nuestra opinión sobre novelas pertenecientes a otros géneros.



miércoles, 15 de abril de 2009

Alguien que cuide de mí de Judith Mcnaught





Cuando la actriz Leigh Kendall sufre un accidente automovilístico, mientras conducía a través de la nieve, su vida cambia drásticamente. No sólo porque el hecho en sí la lleva al borde de la muerte, sino por todos los acontecimientos que suceden después. Al despertar en el hospital no encuentra a Logan, su marido, junto a su cama como esperaba. De hecho nadie parece saber el paradero de éste. Aunque el accidente tuvo lugar cuando ella trataba de llegar a la cabaña que Logan había elegido para ambos como refugio y lugar de escape, esperaba que la noticia del siniestro hubiera llegado a sus oídos y corrido a su lado.

Mas no es así. Nadie, ni el servicio que trabaja para ellos, ni la misma policía tiene la más remota idea de dónde encontrar a Logan Manning. De hecho, no logran dar tan siquiera con la cabaña, siguiendo las confusas indicaciones de Leigh. Días más tarde, al abandonar el hospital, Logan sigue sin dar señales de vida, lo que sume a Leigh en un gran confusión. Si Logan no aparece sólo puede imaginar que algo terrible debe haberle sucedido.

Tras el accidente y que en los últimos tiempos ella misma estaba siendo acosada por un admirador, todo es más y más inquietante. La policía enseguida llega a la hipótesis de que la desaparición de Logan debe estar directamente relacionada con Michael Valente, hombre de negocios de dudosa y turbia reputación con el que Manning tenía planes de asociarse en su próximo proyecto. La actitud que Valente muestra hacia Leigh lo convierte en el principal sospechoso a ojos de todos, puesto que es muy evidente que actúa como un hombre atraído por una mujer. Leigh al principio no repara demasiado en Michael, de hecho su fama le precede y aunque ha sido acusado de infinidad de fraudes y delitos, nunca logrados demostrar, el aura de peligro que lo rodea le inquieta demasiado. No es hasta que el mismo Valente le confiesa ciertos detalles de su vida que Leigh recuerda que, en realidad, ellos ya se conocían.

El hallazgo del paradero de Logan, el destino sufrido por éste, y la cada vez más íntima y cómplice relación entre Leigh y Michael los sitúan en el ojo del huracán y en los principales sospechosos. No obstante, aún queda mucho por descubrir. Descubrimientos tales como un lado oculto de Logan que Leigh no conocía, pese a un matrimonio de años, y el lado protector y leal de Michael, totalmente incongruente con la imagen pública y social que se tiene de él, marcan la vida de Leigh.

Alguien que cuide de mí es una novela que tiene el sello inconfundible de Judith Mcnaught. Como es habitual en esta autora, la trama está repleta de acontecimientos y descubrimientos que marcan la vida de la pareja protagonista. No tanto malentendidos, como en otras de sus novelas, sino secretos o verdades a medias. Pese a que durante las primeras páginas pueda parecer que la pareja protagonista es Leigh y Logan, según avanza la trama y aparece Michael Valente, la novela pasa a girar en torno a él y Leigh. No obstante, como es lógico, la presencia o sombra de Logan está muy presente por varias razones. Además de la historia de amor, la investigación policial y sus resultados son parte importante de la novela. De hecho dicha investigación nos presenta a algunos personajes secundarios, cuyo papel es muy relevante y que da pie a una historia de amor en segundo plano.

Alguien que cuide de mí posee muchos de los rasgos que caracterizan a Judith Mcnaught como escritora: la manera que tiene de transmitir sentimientos, el modo lento pero coherente como va desarrollando los diferentes pasos, tanto de la historia de amor como de las subtramas, diálogos repletos de emociones, dulzura y amor. Sin embargo, también tiene mucho peso la trama policial, las pesquisas realizadas por el equipo compuesto por Sam Litleton, McCord, Shrader, Womack... La relación profesional y más tarde personal de Sam y McCord también ocupa bastantes páginas, y es algo que, al menos a mí, me ha gustado mucho. Como la gran mayoría de protagonistas creados por Judith Mcnaught, Michael posee unos rasgos que lo hacen muy carismático. Me ha encantado la forma en que Mcnaught va mostrando más facetas de él, como cambia la relación entre él y Leigh, como ésta pasa a sentirse inquietud y desconfianza por él, para luego ir descubriendo al Michael que se esconde tras esa fachada hosca y autoritaria que exhibe. Además aparecen personajes, conocidos de otras de sus novelas, como Courtney Maitland, Joe O’Hara, incluso se mencionan a Meredith y Matt Farrell.

Alguien que cuide de mí narra una historia de amor enmarcada bajo las luces de Brodway, el teatro, el glamour y la parte más frívola de un círculo. Eso junto a un hombre de negocios oscuro, un ex-convicto de negra reputación con un pasado tan oscuro como su carácter, y un misterio a resolver son los elementos principales de esta novela, narrándonos una más de las inolvidables historias de amor de esta escritora.

Como punto negativo señalaría dos, que aunque no me han hecho considerarlo un mal libro, creo que son aspectos a destacar. Por un lado que hay partes del pasado de Michael que no se aclaran en el sentido que para él carecen de importancia pero que a las lectoras, al menos a mí, me ha parecido que se podría haber explicado un poco más. No es relevante para la trama, pero es parte del bagaje de él. Y por otro que en algunas partes de la novela, el peso recae más sobre la investigación y la incipiente relación entre Sam y McCord, algo que tampoco me desagrada, pero restaba protagonismo a Leigh y Michael.

En definitiva es una novela que me ha gustado mucho, en la línea de sus otras novelas contemporáneas, sobre todo las que como Susurros en la noche, tienen trama policial y una historia de amor emotiva y con el inconfundible llevo de Judith Mcnaugh.

3 comentarios:

  1. Lo primero que voy a decir es: ¿por qué narices esta novela no está publicada en España al alcance de todas aquellas que nos mataríamos por tenerla en nuestra biblioteca?

    A raíz de esta pregunta, se puede comprender facilmente que la novela me ha encantado. He disfrutado con su lectura una barbaridad. Me entusiasman los libros donde la autora es capaz de relatar dos historias de amor y las dos con suficiente peso como para estar leyendo una y querer seguir con la otra.

    Me han encantado los cuatro protagonistas... A ver, sí, hay dos en la teoría, pero en la práctica, el peso de la historia de amor paralela entre los polis, es tremendo. Ha sido como leer dos novelas. ¡Qué pena que la autora no haya hecho un libro sólo para la historia de Sam y Mack!.

    Leigh y San, fantásticas en su papel, y ellos, Michael y Mack... todavía no sé cual me gusta más. Son dos personajes con una personalidad arrolladora, y todos y cada uno de sus comentarios son inteligentes, mordaces... ¡me encantan!

    Este es un libro que te atrapa desde la primera página. Nada es lo que parece al principio. Cada uno de los actores de este libro, los secundarios, son estupendos. A medida que van sucediendo los acontecimientos, encajas los comportamientos de todos con su manera de proceder a lo largo del libro.

    La trama es trepidante y no puedes parar de leer. Misterio, amor, intriga, ternura. Dos policías encargados del misterioso asesinato del marido de Leigh. Dos sospechosos en el punto de mira. Dos historias de amor paralelas. Un placer de lectura. Una gozada de novela. Me ha gustado muchísimo.

    ResponderEliminar
  2. Me gustó muchísimo esta historia, como casi todas las de esta autora, sobre todo la forma en que va desvelando poco a poco la personalidad de Michael; empiezas creyéndole un mafioso total y acabas encontrándote con un hombre complejo,misterioso,profundo y cariñoso.Y los secundarios merecen una historia propia; ojalá se anime la autora a deleitarnos con ella !

    ResponderEliminar
  3. Judith McNaught es para mí la única escritora que no me decepciona con ningún libro que haya escrito, todos los encuentro francamente buenos.
    " Alguien que cuide de mí" tiene la dosis justa de historia de amor y de misterio para mantenernos en vilo toda la novela, con unos protagonistas que esta escritora borda siempre y unos secundarios de lujo
    Yo es una novela que recomiendo leerla

    Carmenchu

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.