Este blog respeta los derechos de autor.

Todos los libros de los que aquí hablamos han sido comprados y leídos en papel o ebook en español o en inglés. Este NO es un blog de descarga de libros. Las críticas y/o reseñas que aquí se pueden leer son opiniones personales, nada más, y no pretenden ser otra cosa. Reseñamos principalmente novelas románticas, pero también, de vez en cuando, damos nuestra opinión sobre novelas pertenecientes a otros géneros.



miércoles, 22 de abril de 2009

Imagen en el espejo de Sandra Brown


Muy pocas veces ocurre que al releer una novela, ésta te despierte las mismas sensaciones que la primera vez que la leiste. Con Imagen en el espejo me ha sucedido ésto exactamente, ha sido como si la leyera por primera vez, y además no ha perdido ni un ápice del suspense en que te atrapa una vez comienzas a leer.

Poco se le puede reprochar a Imagen en el espejo. Como ya dije en otras ocasiones, la combinación de suspense y romance me parece perfecta. Si nos ponemos un poco exigentes con la trama -no es mi caso, ya que yo me creo cualquier cosa que lea siempre que esté bien narrada- es un pelín fantástica y previsible, pero el realismo bien se lo podemos dejar a los novelistas del siglo XIX, que lo hacían muy bien. Sandra Brown demuestra una gran técnica narrativa al contarnos una historia con un tempo perfecto, todo sucede y está contado cuando tiene que suceder, los personajes no son planos y además esconden y revelan secretos en función del argumento.

El resultado es un libro de suspense romántico perfecto, al que no le falta de nada: sus buenas escenas de sexo, mucha química entre los protagonistas y su dosis justa de intriga y misterio... lo suficiente para que el lector disfrute hasta el final y se sorprenda llegado el momento. Un sobresaliente y una lectura obligada para las amantes del género.
La ambientación es muy eficaz. Sin ser excesivamente detallista, la autora te adentra en el mundo de las campañas políticas en EEUU de la mano de su protagonista, Tate. Aunque no es la base de la historia, funciona muy bien como acompañamiento de la trama principal, esto es, la relación Avery/Tate, y su interacción con el resto de secundarios.
Los personajes están muy bien retratados y resultan muy humanos como suele suceder con los personajes de Brown, realistas hasta el punto de que casi ensalza sus defectos. Yo creo que cualquier lectora romántica elegiría a Tate como su personaje favorito. El protagonista masculino parece sacado de las fantasías de cualquier mujer: atractivo, sexy, inteligente, carismático, justo, leal y por si fuera poco candidato a senador de los EEUU (ya sabeis aquello de la erótica del poder ¿no?) Está hecho adrede para que te enamores de él desde la primera línea en que aparece.

Las escenas de sexo, por su parte, son muy buenas. Yo me quedaría con la del coche justo antes de entrar a la fiesta. Sin ser demasiado explícita pero llena de sensualidad consigue despertar sensaciones en el lector que muchas autoras no consiguen con páginas y páginas de descripciones. Muchas veces no cuenta cuánto contamos sino cómo lo contamos. Sandra Brown es una maestra y para muestra un botón.

Mi valoración de la novela es muy buena.

8 comentarios:

  1. Este libro es el culpable de que yo me enganchara a la genial Sandra Brown.

    Esta autora me parece muy dura y en ocasiones hasta bastante "salvaje". Esta mujer presenta siempre circunstancias muy extremas y agresivas. He dicho en muchas ocasiones que de romántica tiene bastante poco, pero es una maravilla leer un libro suyo.

    Como se trata de una novela, no entro a plantearme lo poco creíble que pueden resultar según qué cosas. En conjunto me parece una historia muy bien armada y con unos personajes perfectamente definidos. Me gustan los papeles que tienen asignados cada uno. El que más duro me resulta es el de Francy y también el que menos comprendo por mucho que la autora explique los motivos.

    La lectura del libro es trepidante de principio a fin. No decae en ningún momento. Siempre quieres seguir leyendo y va continuamente a más. Es apasionante.

    El protagonista masculino aparece como un hombre adorable, aunque Sandra Brown no puede evitar darle unas pinceladas de rudeza y brusquedad en determinados momentos. Después de todo, es la marca de la casa de esta autora. Todos sus hombres tienen de una forma u otra ese punto bruto y agresivo que a mí no termina de enamorarme. Sin embargo a Tate, lo ha dotado de una encanto sexual arrollador y además en este caso se ha entretenido en describirlo ¡está estupendo!

    Me gusta la protagonista femenina, me gusta mucho. He sufrido con ella, he admirado su coraje, su valor, su fuerza. Me he enamorado al mismo tiempo que ella. Avery me parece una protagonista fantástica.

    Si no lo habéis leído, de verdad, no os perdáis esta estupenda novela. Esto es un libro. Cientos de los que leemos a lo largo del año, a su lado, son tristes sucedáneos.

    Para mí, desde luego, es un libro de sobresaliente... y otro de los libros obligados.

    ResponderEliminar
  2. Me gusta mucho este libro porque me encanta Sandra Brown. A pesar de todo no es de los que más me gustan de ella. El protagonista masculino es estupendo, aunque me gusten más los bordes que tan bien sabe describir la autora. Soy así de rarita.

    Lo que no me acabó de llenar de esta novela, y reconozco que es de las mejores tramas de Sandrita, es que en ningún momento me la creí. Sin gafas, si veo a algún integrante de mi familia a un kilómetro de distancia, lo reconozco por los movimientos o los gestos. Por muy operada que esté la chica, no me entra en la cabeza que ni su marido se de cuenta de que no es ella.

    De todas formas la novela es buenísima y la he releído unas cuantas veces. ¡Mecachis en la mar, cada vez que se habla de alguna de las buenas me entran ganas de releerla y no tengo tiempo para todo!

    ResponderEliminar
  3. Coincido con Ana en que es bastante poco creíble que no se den cuenta del cambio, pero bueno, es ficción al fin y al cabo, no realismo mágico;no obstante me encantó de principio a fin,me tuvo enganchadita y la disfruté como pocos libros me han hecho disfrutar ultimamente; también la leí gracias a esa estupenda sección de libros viajeros, gracias a la cual podemos conocer las "joyitas" que son casi imposibles de conseguir de ninguna otra manera.

    ResponderEliminar
  4. Me gustó muchisimo y aunque es verdad que es muy dificil no reconocer a alguien aunque esté operada , la verdad es que la novela te engancha tan completamente y esta tan bien escrita que te sumerges en la historia y la disfrutas de principio a fín.

    ResponderEliminar
  5. Me ha gustado muchísimo. Lo acabé en un par de días porque no podía dejarlo y es que la acción y el nivel del libro no baja nunca. Los personajes están muy bien descritos. Tate es totalmente "enamorable" y los secundarios también me gusta mucho como los va dibujando a lo largo de la historia.

    La trama no es muy creíble pero es distinta y muy original y eso es algo de agradecer de vez en cuando.

    ResponderEliminar
  6. Tras un gravísimo accidente de avión con numerosas víctimas mortales, entre los pasajeros supervivientes se encuentra la reportera Avery Daniels, que es confundida con Carole Rutledge, la mujer del candidato al senado Tate Rutledge.
    Desfigurada y sin capacidad para hablar a causa de las heridas, no puede sacar de su error a los médicos ni a la familia Rutledge; así que es operada para reconstruir su rostro pero tal como era el de Carole Rutledge.
    Mientras se encuentra ingresada, alguien entra en la habitación de cuidados intensivos y, creyéndola Carole, le habla sobre sus planes de asesinar a Tate.

    Como periodista, Avery cree encontrarse ante la exclusiva de su vida. Pero también sabe que tiene en sus manos la oportunidad de descubrir al culpable del complot de asesinato y salvar a Tate. Así que decide ocultar su verdadera identidad y ocupar el lugar de la difunta Carole Rutledge para, desde dentro de la familia Rutledge, descubrir quién planea matar a Tate.
    Al hacerlo descubre que la idílica imagen que el matrimonio presentaba ante los medios de comunicación es una fachada; Tate no siente nada por ella, salvo desprecio e indiferencia ante sus múltiples infidelidades, y la hija del matrimonio, Mandy, es una niña tímida y retraída a causa del desamor de su madre.
    Con el paso de los días crece el cariño que siente hacia la pequeña, así como la atracción hacia Tate, su indiferente marido, mientras se ve inmersa en una nueva vida donde deber fingir ser quién no es, tratando de no desvelar su identidad, en mitad de una familia donde todos los miembros parecen tener rencor a Carole; y a la vez que se encuentra en la vorágine de la campaña electoral de Tate y tras la pista de un asesino.

    Dentro de las novelas de suspense romántico, para mí Imagen en el espejo de Sandra Brown es una de las mejores del género. A pesar de los años que han pasado desde que se publicó por primera vez, a pesar de tantas buenas novelas que han visto la luz después, Imagen en el espejo sigue siendo una de mis preferidas.
    Aunque las novelas contemporáneas de Sandra Brown, en la mayoría de los casos, adolecen de románticas, como novelas de suspense me parecen excelentes; pero Imagen en el espejo es, desde mi punto de vista, una de las contemporáneas más románticas de esta autora, ya que la historia de amor es una parte importantísima de la misma y al final, más allá de complots, es lo que al menos a mí me atrapa de ella.

    La novela parte de un hecho impactante, un accidente de avión donde las víctimas se cuentan a centenares y entre ellas se encuentra la protagonista que, en mitad de la traumática y trágica situación, se ve inmersa en una sucesión de hechos angustiosa. No sólo pierde su rostro y su identidad, sino que se convierte en el objeto de atención de alguien que mueve los hilos en las sombras para asesinar a Tate Rutledge, candidato al senado.
    Me gusta cómo desde el punto de vista de Avery, la protagonista, vamos sintiendo y entendiendo la dualidad de sus emociones: como periodista desea limpiar su nombre tras un desafortunado hecho acontecido tiempo atrás y con el bombazo que supondría desenmascara al culpable, lo haría: como mujer se siente atraída por un hombre que la cree otra mujer y que como tal la desprecia.

    Tate Rutledge, el protagonista de la novela, me parece uno de los protagonistas masculinos más humanos y sensibles de Sandra Brown. Sí, he dicho sensible, porque aunque tiene su punto visceral y pasional, también lo conocemos en diferentes facetas que nos los describen como padre, marido, hijo, amigo y político y vemos un amplio abanico de sentimientos por su parte y es incluso tierno con determinados personajes.
    El modo en que va redescubriendo a la supuesta Carole y luchando contra con lo que ésta le inspira, la lucha entre lo que siente y lo que sentía antes, dan pie a escenas que nos muestran un lado, en mi opinión, muy humano de este personaje. Además de ser una de los momentos más memorables y con química de la novela.
    La relación entre Avery/Carole y Tate me parece pasional, intensa y visceral, pero plagada de dudas, miedos y secretos.

    Una parte de la novela que me ha gustado mucho es la relación de Avery con la familia Rutledge, una familia compleja, donde todos parecen guardar odio a Carole, donde nadie es en realidad tal como parece. Me ha parecido interesante el modo en que van desenredándose los hilos que los rodean y los secretos van saliendo a la luz.
    Un personaje que me ha gustado especialmente ha sido el de Fanny, la sobrina de Tate; me ha gustado mucho la evolución que sufre a lo largo del libro, cómo poco a poco se descubre más sobre ella y se disipan las sombras que la rodean.

    La trama de suspense, todo cuanto envuelve el complot para acabar con la vida de Tate, me parece muy bien hilvanada, es trepidante y sorprendente.
    Partiendo que la situación por la que pasa Avery, el hecho de ser confundida con otra persona y ocupar el lugar de ésta, aunque de entrada es complejo de entender, lo entiendo dentro del contexto en que transcurre la novela. Es decir, hablamos de algo repentino, algo que puede significar la vida o la muerte de Tate y la suya propia, la suplantación no es algo que medite y reflexione, sino que, como digo, me parece creíble en el contexto en que sucede.
    Toda la subtrama centrada en el campaña política de Tate, en mi opinión es muy interesante porque se ve entrelazada con la amenaza en ciernes de un asesino, con la atracción entre la pareja protagonista y cómo Tate redescubre a la nueva Carole y “vuelve” a enamorarse de ella.

    Para mí Imagen en el espejo no es sólo una novela romántica muy buena, sino de suspense. Creo que ambas partes están muy bien equilibradas sin que decaiga una sobre la otra, en unos capítulos tiene más protagonismo una y otros la otra pero siempre están presentes.
    En cualquier caso, Imagen en el espejo me parece una novela excelente y muy recomendable, sobre todo para las lectoras apasionadas por el suspense romántico. Para mí Sandra Brown es una de las mejores en ese campo e Imagen en el espejo una de sus mejores novelas para recomendar.

    ResponderEliminar
  7. Bueno..esta novela me ha encantado!!! partiendo de la base inicial que yo no me creo de que se pueda hacer una reconstrucción facial de semejante calidad ( ya que esto no hay quien se lo crea)..el resto de la trama te atrapa intensamente desde el principio hasta el trepidante final..el protagonista masculino es lindísimo por su físico y sobre todo por su carácter e integridad..me enganchó desde el principio y ella..qué decir, atrapada por el encanto de él y por la horrible vida de la mujer a la que se ve obligada a suplantar..me ha gustado muchísimo que la intriga se mantenga de principio a fin sin decaer ni un momento hasta el final.. que por supuesto es espectacular..la historia de amor es fantástica porque ella lo ama desde el principio pero tiene que ir derribando todos los muros que existen entre ellos por la arpía de su mujer y por el secreto de identidad que se ve obligada a mantener para salvar sus vidas..resumiendo..no te la pierdas!!! muy buena ;-)
    Mar

    ResponderEliminar
  8. creible o no a mi me encanto, es mi favorita de sandra brown, de hecho me encanta la manera de escribir de ella, de repente me abruma el hecho de que en la mayoria de sus novelas solo encontrara reporteras y policias pero reflexiono y pienso que es lo que la caracteriza tanto suspenso y drama, si drama, por que hay que ver que sus personajes no son de tener la vida nada facil, y si no solo hay que leer sus novelas "cortina de humo" y "el sabor del escandalo" dios como sufri con estas novelas, pero en definitiva mi favorita sigue siendo esta, me encantan la trama la personalidad de sus personajes, la manera de escribir en general de esta escritora me fascina, super recomendada no se arrepentiran...

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.