viernes, 24 de abril de 2009

Dueño del deseo de Kinley MacGregor

Por mandato y decreto del rey Henry II Emily debe pasar un año bajo la protección y custodia de Draven de Montague, conde de Ravenswood. De este modo el monarca pretende asegurarse de que las disputas y reyertas entre Hugh, el padre de la chica, y Draven lleguen a su fin, puesto que está más que harto de mediar entre dos de sus señores y vasallos. Como un modo de mostrar la disposición de ambos a su orden, estos deben acceder a entregar algo muy preciado por ellos. Hugh debe entregar, con todo el dolor de su corazón, a su adorada hija Emily, su más preciado tesoro.Para Draven su más valorada posesión es su honor por lo que jura por su honor de caballero garantizar la seguridad de la chica que queda a su cargo.

Draven de Montague es un caballero, un hombre entrenado para la guerra que sólo sabe de batallas y de armas, un hombre que ha dedicado toda su vida exclusivamente al servicio de la corona. No ha conocido jamás de sentimientos cálidos, de afecto ni cariño.Bueno hasta la muerte de su madre sí, pero a partir de ahí, tan solo recibió golpes, desprecio e insultos por parte de su padre, en la creencia de que eso haria de él un hombre de verdad. Curtido y endurecido por las batallas vividas tanto en el campo de batalla como en la convivencia con su despótico padre, Draven se ha convertido en un guerrero invencible y temido, pero también en un hombre solitario y sin cariño, y aunque tiene un hermano, Simon le cuesta acceder a él, tal es la magnitud de su aislamiento.

Por su parte Emily siempre soñó con casarse y tener hijos, mas su padre tenía otros planes para ella. Por eso cuando el rey ordena sea entregada al cuidado de Draven durante un año, ella no siente rechazo ante la idea sino que ve la oportunidad de conseguir al fin un marido con el que ver cumplidos sus sueños.Un hombre con el que descubrir la pasión y conocer el amor, aunque este hombre sea nada más y nada menos que el terrible Draven de Montague. Por ello, decide emplearse a fondo para despertar el interés del terrible guerrero.... Así que de este modo se inicia la convivencia entre Emily y Draven, convivencia que debe durar un solo año o ... un largo año, según como se mire.

Como todas las novelas leídas hasta ahora de Kinley MacGregor reconozco que me ha encantado. La historia entre Emily y Draven es una de mis favoritas, sencillamente porque desde el principio me he atrajeron los personajes y la época histórica. Además la trama está entretejida de un modo en que paulatinamente vas conociendo más a los protagonistas, vas viendo como se transforma la relación entre ambos y como ellos mismos sufren cambios.

Es una novela muy bonita donde se puede leer una lucha de voluntades, donde vemos como la testarudez de una joven, Emily, que no ceja en su empeño de obligar a Draven a sentir algo por ella. Le acosa, instiga y persigue constantemente sin temor a sus miradas reprobatorias ni a sus gestos huraños.Así poco a poco consigue ir acercándose más a él, ganarse su compañía, pero a la vez también empieza a preocuparse por él, incluso tiene la insensata idea de ... querer hacerle reír.

Por su parte Draven utiliza firmemente su juramento de proteger a Emily para alejarse de ella todo lo que sea posible, pero aún así no puede evitar sentirse unido a ella, preocuparse por su bienestar y llegar al punto de cumplir alguno de los sueños de ella, sueños que sabe al regresar junto a su padre jamás serán cumplidos. No obstante no por eso deja de luchar contra la atracción que siente por ella, pues teme el peligro podría descandenarse para Emily debido a la maldición que corre por sus venas, maldición que jamás le permitirá casarse y tener hijos...sin olvidar el juramento hecho al rey, juramento que no puede ser tomado a la ligera.

Me parece un libro precioso, sencillamente muy bonito. Destacaría sobre todo a los dos protagonistas, cuyas personalidades y las características de su vida han tejido esta historia. Como voy encontrando bastante habitual de momento en los libros históricos de esta escritora, Draven es un personaje atormentado y solitario. Es un hombre que no desea vínculos con nadie y Emily es así como la luz que intentará iluminar su camino, apartarlo de la lobreguez y aislamiento y a cambio ofrecerle conocer un mundo diferente, una vida a su lado. Pero pese a estos rasgos la historia es diferente y para nada repetitiva de los libros posteriores. Hay momentos muy dulces, ahora mismo me vienen a la mente varias escenas en las que Draven cumple algunos de los anhelos de Emily, lo que representan grietas en la dura coraza de su corazón, así como algunas donde ella intenta hacerle caer en sus redes...lo que sin duda reporta algunos momentos divertidos.

Aparece por primera vez Simon el medio hermano de Draven y amigo de Sin, así que habrá nombres que ya son conocidos y así se van creando nexos con los otros libros relacionados. Sinceramente este es un libro que recomendaría encarecidamente, fue el primero que leí de esta escritora y desde entonces no he podido dejar de leerla. Es una historia preciosa en la que se unen sentimientos como la soledad con emociones como el anhelar tanto algo... hasta el punto de temerlo.

2 comentarios:

"Diana" dijo...

yo tambien me he leído el libro...y es precioso. Jamás he leído algo tan...romántico y amoroso. La verdad que es un libro que mezcla muchísimas emociones y sentimientos, aparte de la época en la que se encunetra. Es una maravilla xDD

"Diana" dijo...

Yo también me he leído el libro y es... precioso, una maravilla diría yo. Mezcla el amor con el orgullo. Jamás había leído un libro tan...romántico y amoroso, aparte de la época en la que se encuentra. Es de los mejores libros que he leído en mis 16 años. xDD