sábado, 18 de abril de 2009

Por el corazón de mi dama de Laura Kinsale


A mediados del siglo XIV, en la corte del papa en Aviñón, una joven de la alta nobleza salva a un caballero inglés, un muchacho apenas, de la ira injustificada de la Iglesia. Trece años después ella ni le recuerda, pero él no ha podido olvidar a la misteriosa dama a la que entonces, y para siempre, juró fidelidad.

Trece años de fidelidad, de celibato, de luchar a favor del rey Eduardo al lado de sus hijos y contra dragones han marcado el carácter de Ruck, como ha marcado el carácter de Melanthe su matrimonio con un príncipe italiano mucho mayor que ella, más un padre que un marido. Melanthe, ya viuda, se ve asediada por otros dos príncipes también italianos que la acosan para casarse con ella y que llegan incluso a matar con tal de conseguirla. Pero ella está harta y ve en Ruck, un caballero honorable y puro, el medio para huir de tanta intriga.

Es una novela llena de personajes reales para su época, la princesa intrigante y fría y el caballero santurrón y leal son el núcleo rodeado de secundarios estrafalarios, casi irreales. con pinceladas shakesperianas. Transcurre la historia en un momento lleno de peligros, la guerra de los 100 años que enfrenta a Francia e Inglaterra, la Inquisición, la peste negra, el poder de la Iglesia, los intereses económicos del Rey y sus validos, las justas… Pese a todo es una novela ágil, en ningún momento se pierde la autora en grandes descripciones, los hechos y diálogos lo dicen todo.

Por el amor de mi dama es un magnífico libro de caballería fiel a su tiempo. Me ha sabido a poco a pesar de ser larga y me ha hecho llegar a la conclusión de que hacía tiempo que no leía una novela histórica de amor, estaba leyendo novelas rosas. Creo que Laura Kinsale, en esta ocasión, se ha superado a sí misma. La recomiendo encarecidamente.