Este blog respeta los derechos de autor.

Todos los libros de los que aquí hablamos han sido comprados y leídos en papel o ebook en español o en inglés. Este NO es un blog de descarga de libros. Las críticas y/o reseñas que aquí se pueden leer son opiniones personales, nada más, y no pretenden ser otra cosa. Reseñamos principalmente novelas románticas, pero también, de vez en cuando, damos nuestra opinión sobre novelas pertenecientes a otros géneros.



viernes, 17 de abril de 2009

Al límite de Pamela Clare

Complots políticos, negociaciones fraudulentas, comisiones, chantajes, robos…. ¿os suena?. Pues pese a ello, si no os asusta su parecido con la realidad, en Al límite encontraréis una novela interesante, repleta de suspense, acción y con una sensual historia de amor.

Kara McMillan es una intrépida periodista de investigación dedicada en cuerpo y alma a su trabajo y a su hijo. Como madre soltera debe luchar día a día por sacar adelante a su pequeño, sin la ayuda del irresponsable que la abandonó al saber que estaba embarazada. La experiencia sirvió para hacerle madurar y renegar de los hombres, de todos ellos y, según se jacta ella, para siempre. Sin embargo, su amiga Holly no piensa igual. Al contrario, cree que es sexo lo que necesita Kara para abandonar ese estado apático que la consume y la ayude a mirar la vida con otros ojos.

A través de una de las intrigas y maquinaciones de su amiga, Kara acaba en un elegante restaurante de la ciudad donde se reúne la gente más conocida y sofisticada. Según Holly, un buen lugar para encontrar un hombre que le proporcione sexo. Kara, con tres margaritas de más, es decir borracha, acaba inexplicablemente balbuceando sobre su patética vida sexual ante el mismísimo, y completamente anonadado, senador Reece Sheridan.

Reece es un hombre atractivo, una joven promesa y valor electoral dentro del panorama político, e irremediablemente se siente atraído por la locuaz periodista desde ese primer encuentro, aunque para ella su simple recuerdo resulte ridículo y humillante. Pese al mutuo interés y a la química que surge entre ambos, Kara es reticente a arriesgarse nuevamente a comprometer sus sentimientos. La última vez acabó embarazada y abandonada. Sin embargo no por ello Reece ceja en su empeño de conocer más profundamente a la periodista y tratar de entablar una relación con ella.
Los argumentos que Kara esgrime para rechazar a Reece son varios: no está interesada en efímeras aventuras sentimentales basadas exclusivamente en el sexo, su prioridad es su hijo y además …. surge el pequeño problema de que debido a sus respectivos trabajos se pueden establecer un conflicto de intereses. Pero Reece le demuestra poco a poco que es un hombre de firmes principios, de confianza, encantador tanto con ella como con su hijo Connor, además de innegablemente sincero, sensual y con el que descubre el atractivo de una vida sexual satisfactoria, muy satisfactoria. Agotando así, claro completamente las objeciones de la periodista.

Sin embargo, de repente estalla una noticia social, y Kara se ve inmersa en una peligrosa investigación de negligencia y corrupción política, que pone en peligro tanto su incipiente relación con Reece como su propia vida. El escándalo no tarda en estallar.

Cuando éste estalla y la vida de Kara es amenazada por su implicación en desvelarla, ésta se ve obligada a evaluar la situación, analizar sus sentimientos y decidir si confía o no en Reece que se sitúa en el ojo del huracán.
Un intento de asesinato contra la misma Kara, una incriminación sobre fraudulentas acciones políticas, amenazas, catástrofes medioambientales… son algunos de los hechos que arrasan la hasta entonces monótono vida de Kara. En ese momento se encuentra entre la espada y la pared, Reece está en el punto de mira como sospechoso. Lo que hace que sus instintos de periodista y sus deseos de mujer entran en directo conflicto, sin que esté nada claro cuáles prevalecerán sobre los otros.

Por su parte Reece al ver en peligro la vida de Kara comprende instantáneamente cuáles son sus sentimientos por ella. Empeñado en protegerla del complot que se cierne sobre ambos, no duda en tomar cartas en el asunto, arriesgando su propia vida y carrera política en el proceso.

Al límite es una novela que conjuga el thriller, el suspense y una interesante historia de amor. Debo decir que en un principio no me atrajo nada el libro, sobre todo cuando vi que el protagonista era un político. ¡Cómo si no tuviéramos bastante con todo lo que nos rodea!. Pero, dejando de lado eso, empecé a leerlo y poco a poco me fue cautivando.
El inicio ya es tremendamente divertido al describirnos el primer encuentro entre Kara y Reece. Un encuentro en el que saltan chispas y no puedes evitar reír con ganas ante algunas de las conversaciones de la pareja.
El humor está bastante presente a lo largo de la novela, hay escenas que os arrancaran unas buenas carcajadas sobre todo algunas en la que interviene Connor, y también porque, aunque intente ser sofisticada y demostrar madurez, Kara no puede evitar meterse una y otra vez en situaciones realmente vergonzosas.
Al margen de eso la relación entre los protagonistas está plagada de complicidad, escenas muy sensuales y humor. Ciertamente no es lo que esperaba como dije antes.
Los protagonistas secundarios también aportan mucha frescura y agilidad, Holly la amiga de Kara, el resto de periodistas de la redacción, su gruñón e irascible jefe, junto con la misma madre de Kara… de lo que acaba surgiendo algo muy inesperado.
Sin dejar de lado toda la trama política de corrupción que incluye chantajes, robos e incluso, asesinato.

En definitiva una novela ágil, que aúna suspense y romance de un modo que creo que sorprende y atrapa, y una autora , que tras leer este libro, ha conseguido atraer mi interés.






1 comentario:

  1. A mí me encantó. Lo empecé y seguí, seguí y seguí hasta el final. Hacía mucho que no me leía un libro de principio a fin sin mirar el reloj.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.