Este blog respeta los derechos de autor.

Todos los libros de los que aquí hablamos han sido comprados y leídos en papel o ebook en español o en inglés. Este NO es un blog de descarga de libros. Las críticas y/o reseñas que aquí se pueden leer son opiniones personales, nada más, y no pretenden ser otra cosa. Reseñamos principalmente novelas románticas, pero también, de vez en cuando, damos nuestra opinión sobre novelas pertenecientes a otros géneros.



viernes, 22 de mayo de 2009

Boda a destiempo de Julia London

Tras abandonar su trabajo de especialista cinematográfico, Eli se ha convertido en uno de los jóvenes socios de la empresa Aventureros Extremos Anónimos. Es un hombre atractivo, divertido y alérgico al compromiso. Uno de sus antiguos amigos actores le pide que prepare su enlace un un pico de alta montaña… y Eli necesita ayuda.

Marnie acaba de montar su propio negocio de organización de bodas y no puede desaprovechar la oportunidad que supone planificar la ceremonia de dos famosas estrellas de Hollywood.

A pesar de que Eli y Marnie comienzan con mal pie, su relación se afianza poco a poco… Hasta que Eli, muerto de miedo, decide huir al Amazonas. ¿Pero podrá olvidar la tormenta que los unió?

La historia no se sostiene demasiado. Marnie acaba de montar su negocio de organización de bodas, es novata en el asunto. ¿Por qué entonces se pone a preparar los complicados esponsales de dos estrellas de cine? Por otro lado Eli (una pena el nombre, tengo una amiga que se llama así, me chocaba que fuera un chico) es perfecto, aunque está tocado por una relación anterior con una actriz.

La boda se va a celebrar en lo alto de una montaña, para llegar allí hay subir por caminos imposibles, escalar, y por último, atravesar un puente, colgado sobre un precipicio. La novia, insustancial y caprichosa, decide que el altar tiene que ser el que se usó para su última película, en la que conoció a su futuro marido, y hay que subirla con un helicóptero, nada se le resiste a Eli, todo lo consigue.

Hay una terrible tormenta, el puente se rompe y nuestros protagonistas se quedan atrapados en la cima de la montaña con la pareja de actores y un cocinero, pero sin comida.

Hasta aquí la trama de la novela. De todos es sabido que a mí me gustan las historias con “fundamento”, igual que la comida. Me gustas los guisos que se cocinan en la olla, poco a poco y bastante especiados. Como la anterior trilogía de Julia London me sorprendió, a pesar del fiasco del número tres, esperaba bastante de esta nueva, pero no. Esta novela no es mala, es simple. No es un guiso, es un bocadillo que te quita el hambre, pero no te satisface. El bocadillo está bien para llevarse a la playa, o comérselo en el autobús. Boda a destiempo, es entretenida, se deja leer, pero no te llena.

4 comentarios:

  1. ¡Gracias Ana! La de bodrios que me ahorras con tus críticas... Siguiendo con el símil culinario, ¿sabes qué pasa? que una vez que el paladar se acostumbra a comer caviar, pues de repente comerte un sandwich de jamon york no te apetece nada, demasiado insípido. A ver, que si hay que ir se va... pero ir "pá ná" es tontería...

    Que sigan publicando libros mediocres y sin gracia, que yo seguiré con el caviar...

    ResponderEliminar
  2. Me ha guatado esta crítica. Me ha parecido sincera, y eso siempre es bueno.
    Saludos desde La ventana de los sueños.

    ResponderEliminar
  3. A mí me pasa igual: voy saltando de novela mala a novela buena, y así ;)

    Y en cuanto al nombre del chico, tb me ha chocado, pero después me he acordado de la serie "Eli Stone": se pronuncia algo así como "Ilai", que sí que suena mejor xDD

    Besitos, chicas!

    ResponderEliminar
  4. Símiles culinarios...? Genial. Pero, aunque quedan muy bien -con todos mis respetos- no creo que valgan aquí.
    Si nos ponemos con ello, cualquier nutricionista os dirá que las dietas mas sanas son aquellas en las que se come de todo, debidamente dosificado y equilibrado. Así es como se consigue estar sano y tener una buena figura; ni excesivamente delgada, ni tampoco obesa.
    Pero no quiero ni pensar los devastadores efectos de una dieta basada exclusivamente en el caviar; ¡que horror, por Dios! Cómo nos alteraría los niveles que precisa el organismo!

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.