Este blog respeta los derechos de autor.

Todos los libros de los que aquí hablamos han sido comprados y leídos en papel o ebook en español o en inglés. Este NO es un blog de descarga de libros. Las críticas y/o reseñas que aquí se pueden leer son opiniones personales, nada más, y no pretenden ser otra cosa. Reseñamos principalmente novelas románticas, pero también, de vez en cuando, damos nuestra opinión sobre novelas pertenecientes a otros géneros.



lunes, 15 de junio de 2009

La cosa más dulce de Laura Lee Guhrke

Doce años atrás, Phillip Hawthorne, el marqués de Kayne, acabó con los planes de boda de su hermano menor Lawrence, quien pretendía fugarse y casarse con Maria, la hija del cocinero. Desde ese día, después que le pagara para que se alejara de su hermano, Maria no volvió a ver al imperturbable Phillip... hasta el día que decide abrir su propio negocio y descubre que tiene como vecino al mismísimo marqués de Kayne.
Desde muy jovencita, Maria se ha valido por sí misma y ha logrado salir adelante. Ha luchado mucho por poder abrir su propia pastelería y ahora, gracias a la ayuda de su amiga Prudence, el sueño se ha hecho realidad y ha encontrado el local perfecto en el barrio de Mayfair. Por eso, ni siquiera la presencia de Phillip Hawthorne, va a desanimarla. O eso se dice.
En cuanto éste descubre las intenciones de Maria de abrir su negocio puerta con puerta con su casa, hace todo cuanto está en su mano para evitarlo, pero Phillip no cuenta con que Maria ya no es la jovencita desamparada de años atrás y está dispuesta a todo por impedir que ese hombre vuelva a tener el poder de controlar su vida.

Maria Martingale era la hija del cocinero de los Hawthorne. Desde niña se crió junto a Phillip y Lawrence, eran amigos inseparables a pesar de la diferencia de clases y de ser nada más que la hija de un sirviente. Pero eso cambió cuando regresó de estudiar de París, convertida en una adolescente, y cuando Phillip a muy temprana edad heredó el título de marqués. La diferencia de clases se hizo más patente.
Cuando Phillip conoció los planes de Maria y Lawrence de contraer matrimonio, amenazó con dejar sin un centavo a su hermano y a Maria la obligó a abandonar la casa familiar, dándole una cantidad de dinero. No volvieron a verse, pero los sentimientos de Maria hacia Phillip cambiaron desde ese día, algo se rompió dentro de ella al verse abandonada y rechazada por su amigo de la infancia.

Pero la dulce y confiada Maria es ahora una mujer con carácter y el temple suficiente para enfrentarse al mismísimo marqués de Kayne. Y, esa vez, él no podrá derrotarla.

La cosa más dulce es la tercera de las novelas que componen la saga de las chicas de Little Russell. Durante años, Maria vivió en la misma residencia que Prudence o Emma, las protagonistas de las novelas anteriores. Como ellas, es una mujer que se ha abierto camino en la vida con una profesión, logrando valerse por sí misma y ser independiente sin necesidad de un hombre. Su sueño siempre fue tener su propio negocio y éste se hace realidad cuando Prudence hereda una gran fortuna y se ofrece a ayudarla. Inicialmente Maria rechaza el ofrecimiento de su querida amiga, pero finalmente su deseo de abrir su propia pastelería puede más que el orgullo.

Lo que menos esperaba era reencontrarse con Phillip Hawthorne, quien al descubrirla como vecina y ante el regreso de Lawrence a Londres hace todo cuanto está en su mano para impedir el reencuentro de los antiguos enamorados. Ahora Lawrence está próximo a comprometerse con una joven americana con cuyo padre el marqués de Kayne pretende hacer negocios.
La aparición de Maria es completamente inoportuna, puede mandar al traste sus planes y la chispa vuelve a surgir entre ella y Lawrence... ¿o no es sólo el negocio lo que peligra, sino también los sentimientos de Phillip? ¿Está preparado para que Lawrence vuelva a enamorar a Maria ahora que es una mujer más hermosa que años atrás?

En cierto modo, esta historia me ha recordado muchísimo la película de Sabrina, al menos la primera parte de la novela. Joven humilde que ha soñado con el hijo de la casa donde su padre sirve, y éste ha sido siempre inaccesible para ella. Mientras el hermano menor es encantador y atento, el mayor y heredero es hosco, estirado y un snob. Maria lo aborrece, pero... no siempre fue así. Aunque Lawrence fue su amigo y compañero del alma, es Phillip quien la afecta cómo ningún otro hombre. Pero la diferencia de entre ellos es demasiado notable, no sólo porque el sigue siendo el marqués de Kayne y ella una pastelera, sino porque el mismo Phillip nunca podrá verla como una igual.

La cosa más dulce no deja de ser una versión moderna de la Cenicienta. Una hermosa joven de origen humilde que despierta sentimientos en un hombre de cuna superior, en este caso el marqués de Kayne. Sin embargo, la diferencia de clases, de educación y de puntos de vista que los separa no desaparece a pesar de lo uno sienta por el otro porque para Phillip es algo que impide una relación entre ambos. Una pastelera y un marqués nunca podrían casarse, ambos se convertirían en el hazmerreír de la sociedad, una sociedad que no vería con buenos ojos que escogiese como marquesa a la hija de un cocinero.

La verdad es que desde principio a fin de la novela Phillip no cambia ni un ápice, algo que hace que Maria lo llame muchas veces snob, en mi opinión muy merecidamente. Phillip tiene demasiado inculcados los principios que le enseñaron desde niño, cuáles son sus obligaciones para con su título y el papel que representa en al sociedad. Las mujeres como Maria, aún siendo hermosas, inteligentes y despertando en él lo que ésta despierta, no han nacido para ser la mujer de un noble ni su amante.
Con un protagonista así puede que sea difícil que despierte simpatías, pero a mí en el fondo me ha llamado mucho la atención porque veo a un hombre que vive encorsetado en unas normas, más pendiente de lo que es correcto que de lo que quiere y la haría feliz.

El personaje de Maria en cambio es vital, divertido e impulsiva. A pesar de los desaires de Phillip, no deja que éstos la humillen ni la hagan menos. Eso es algo que me ha encantado porque lo encara y le pone en su lugar.
La verdad es que la historia de amor que cuenta este libro es un tanto diferente porque hablamos de unos personajes que no aceptan en ningún momento sus sentimientos hacia el otro, pero por eso y por todo lo que envuelve, y porque como digo antes es la historia de una Cenicienta moderna, la novela me ha encantado.
Me ha gustado la pareja protagonista, tanto Maria como Phillip, aún siendo estirado y remilgado porque en el fondo me parece que es él quien carga con un estigma que no logra quitarse y porque según vamos conociendo cómo fue la relación de ambos desde la infancia, se descubre que bajo la pétrea máscara de Phillip Hawthorne se esconde un hombre de profundos sentimientos.
La cosa más dulce me parece una bonita historia de amor, tierna, orgullosa y en ocasiones divertida. Quizá sea su final el punto que menos me ha gustado... porque la escena final aún romántica como lo es, me parece un poco ostentosa, pero... en definitiva no me ha estropeado lo que considero un bonita novela romántica.



1 comentario:

  1. Las nuevas Cenicientas siempre tienen vigencia en estos días. Son muchas las que quieren ser salvadas por hombres que cuiden de ellas. Una buena reseña.
    Saludos desde La ventana de los sueños.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.