Este blog respeta los derechos de autor.

Todos los libros de los que aquí hablamos han sido comprados y leídos en papel o ebook en español o en inglés. Este NO es un blog de descarga de libros. Las críticas y/o reseñas que aquí se pueden leer son opiniones personales, nada más, y no pretenden ser otra cosa. Reseñamos principalmente novelas románticas, pero también, de vez en cuando, damos nuestra opinión sobre novelas pertenecientes a otros géneros.



jueves, 25 de febrero de 2010

Orgullo y prejuicio de Jane Austen


“En un bucólico rincón de Hertfordshire, a comienzos del siglo XIX, las comadres se revolucionan ante la llegada del adinerado señor Bingley. Y la que con más entusiasmo lo recibe es la señora Bennet, esposa de un gentilhombre con cinco hijas casaderas, quien pronto empieza a maquinar un plan para casar a la mayor y más hermosa, Jane, con el recién llegado. Acompaña al señor Bingley su amigo Darcy, un riquísimo hacendado que con su esnobismo y su orgullo no tarda en granjearse la antipatía de las hermanas Bennet, especialmente de la segunda y más sensata, Elizabeth.”

Por lo general, no suelo leer muchas novelas románticas históricas. Este hecho no implica que me gusten menos que otros géneros pero, por una cosa u otra, casi siempre caen en mis manos novelas actuales o paranormales. Creo recordar que “Orgullo y prejuicio” fue una de las primeras novelas históricas (lo de romántica ya viene implícito) que me ofrecieron. Para ser honesta, al principio tenía algo de reticencia sobre lo que me iba a encontrar: pensaba que tal historia, narrada en esa época, con tanto decoro por parte de caballeros y damiselas, iba a ser difícil de digerir. Pero, afortunadamente, me confundí.

A “Orgullo y prejuicio” le tengo gran aprecio. Es una de las novelas románticas que más me ha gustado y una de las novelas históricas que mejor me ha ilustrado la vida y las costumbres de aquella época: cómo el futuro de las hijas depende de la dote que pueda ofrecer su padre, el afán de las jovencitas de guiarse en la búsqueda de un marido por el bolsillo y la posición social de éste (amor... ¿para qué? Me tengo que afianzar un generoso futuro), lo poco valoradas que estaban las mujeres… en fin, un sinfín de detalles perfectamente narrados y divertidamente descritos que consiguen que su lectura, aparte de ligera, sea de lo más entretenida.

Era el primer libro que leía de Jane Austen y me cautivó la manera de escribir de esta autora. Su narrativa me parece impecable. Y los sentimientos que me hace sentir, únicos. Ha conseguido que entienda y sienta como nuestra protagonista. Ha sido capaz de describir la personalidad de los personajes logrando que parezca que los conocemos de toda la vida. Y todos ellos con caracteres tan variopintos, tan chocantes, que disfrutas leyendo cómo son capaces de entenderse y de respetarse siendo tan distintos entre sí.

Elizabeth, una joven de alma vivaz, observadora y con una gran inteligencia, prefiere quedarse soltera a casarse con alguien a quien no ama. Muestra rebeldía ante las circunstancias sociales que rodeaban a las mujeres en aquella época. Para ella, lo más importante es el sentido común, cosa que ve que le faltan a muchas jovencitas de su edad. Es una chica sincera y honesta, encantadora, pero muy dispuesta a callar a quien sea, siempre que la ocasión lo requiera.

Darcy, un hombre orgulloso, vanidoso, apático y borde en sus primeras apariciones, resulta ser, para sorpresa de todos, de lo más afable, tierno, cautivador, y presto a ayudar a todos aquellos por los que siente afecto.

Wickham, muy al contrario, se nos presenta como un hombre agradable y simpático, víctima de una gran injusticia económica. Según se avanza en la lectura descubrimos lo diferente que puede llegar a ser la realidad.

Jane, hermana e íntima amiga de Elizabeth, nos muestra una sensibilidad y una amabilidad sin límites, una bondad y una benevolencia que, en ocasiones, podría pensarse que roza la ingenuidad.

El señor Bennet, serio, respetable y culto, se casó con su mujer hace años por amor, aunque la manera de ser de la señora Bennet, siempre tan quejica, codiciosa, atolondrada, cuyo único quehacer es buscar un buen partido para cada una de sus hijas, ha hecho que ese sentimiento se transforme paulatinamente en un formal cariño, dirigiéndose constantemente a ella con una ironía que tan sólo su hija Elizabeth es capaz de descifrar.


“Orgullo y prejuicio” me sedujo con una historia de amor lenta, sin prisas, con dos personajes tan opuestos que parecía impensable un romance entre ellos. Es una novela que nos muestra una realidad en la vida de las mujeres contada con tal naturalidad, que parece que la autora se basó en su propia experiencia para narrarnos tales acontecimientos. Una novela que nos enseña que las cosas no son como parecen. Una novela en la que orgullo y prejuicio son dos sentimientos que, si no son corregidos, pueden condicionar negativamente lo que podría ser una admirable y maravillosa historia de amor.



7 comentarios:

  1. Ohhhhh que novela más bonita ^_^ ¡¡me encanta!!!, como soy así se cabezona tardé un montón en decidirme a leerla (no se pq pensaba que iba a ser un drama, y no soy yo muy de dramas)..., el caso es que me encantó, me enamoré de Darcy y de Lizzy ^_^

    Nota: Al poco de leerla vi en el Fnac la pseudoversión libre que han sacado: Orgullo, Prejuicio y Zombis, y claro como acababa de leerme el original no pude resistirme y me lo leí tb. Es un libro cuanto menos muy curioso, obviamente no es un novela romántica, pero es muy divertido dentro de las situaciones absurdas que el autor crea. Además hay párrafos que son las palabras transcritas tal cual de la novela original, y de alguna manera el libro convierte la novela de Jane Austen en una crítica un tanto irónica a los rígidos valores morales de ese siglo.

    ResponderEliminar
  2. Orgullo y prejuicio NO es una novela histórica. Quizá la confusión deviene con la idea de que como es una obra que se publicó a principios de siglo XIX, muchas personas piensan que es histórica.

    La característica de las novelas históricas es que están ambientadas en un pasado remoto para sus escritores, no para los lectores. Un ejemplo es el caso de Ivanhoe de Sir Walter Scott y contemporáneo de Jane Austen. Ivanhoe fue publicada en 1819, pero que recrea la época medieval. Eso es una novela histórica.

    En cambio Orgullo y prejuicio se ubica en la época en que se publicó y por tanto no es histórica.

    Cinthia

    ResponderEliminar
  3. Las novelas del género romántico, que son a las que está dedicado este blog, desde siempre, se han dividido en históricas y actuales. De un tiempo a esta parte, ha habido otras subdivisiones: históricas, actuales, paranormales, etc... Entendemos como novelas históricas todas aquellas cuya historia y trama se desarrolla antes del siglo XX. A partir de principios de ese siglo se encuadran dentro de la novela actual. Muchas voces están surgiendo para que se cambien estas formas de diferenciarlas, pero nosotras, hoy por hoy, las calificamos como lo hace la gran mayoría.
    Ese es el motivo por el cual esta novela está tratada como novela histórica. Aunque también es cierto que esta novela es un clásico de la literatura (ahí tu explicación es perfectamente entendible y aceptable) y se diferencia notablemente con las novelas románticas tal y como las entendemos hoy en día. Probablemente ni siquiera debería estar la crítica de este libro entre todas las demás, pero muchísimas lectoras de romántica tienen esta novela como su libro de cabecera, y por eso nos ha parecido oportuno hacerle un hueco en nuestro blog.

    Saludos, Cinthia, y muchas gracias por tu comentario, siempre es un placer leer vuestras opiniones y sugerencias.

    ResponderEliminar
  4. Esta novela está entre mis preferidas.
    De vez en cuando la releo y siempre descubro algo nuevo.
    Gracias por la crítica.
    Besitos

    ResponderEliminar
  5. a mi me encanto y descubri a jane austen por esa novela, otro que tambien me encanto fue persuasion, una mujer que vuelve a ver al hombre que queria al cabo de los años con el que no se caso por que no tenia posicion social y la familia clasista no la dejo.

    ResponderEliminar
  6. es mi novela preferida, tiene todo lo qe se necesita para ser el clasico que es, personajes interesantes una historia cautivadora y una muy linda historia de amor que mas se puede pedir

    ResponderEliminar
  7. Orgullo y prejuicio es una de mis novelas favoritas de todos los tiempos. Ya no sé ni las veces que la he leído.
    Yo llegué a ella desde la Literatura, no desde la romántica, por lo que nunca la he incluido en este género narrativo popular, ni tampoco como "histórica" porque Jane Austen habla de sus contemporáneos.
    Por encontrarle una solución, a este tipo de novelas (como Jane Eyre o Norte y sur de E. Gaskell, -que son literarias, pero gustan mucho a los lectores de romántica-, les pongo como subgénero Clásicas, que quizá tampoco sea del todo adecuado, pero por diferenciarlas un poco.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.