Este blog respeta los derechos de autor.

Todos los libros de los que aquí hablamos han sido comprados y leídos en papel o ebook en español o en inglés. Este NO es un blog de descarga de libros. Las críticas y/o reseñas que aquí se pueden leer son opiniones personales, nada más, y no pretenden ser otra cosa. Reseñamos principalmente novelas románticas, pero también, de vez en cuando, damos nuestra opinión sobre novelas pertenecientes a otros géneros.



domingo, 9 de mayo de 2010

El rescate de Julie Garwood


Lady Gillian desprecia al baron Alford, el hombre que asesinó a su padre, se apoderó de su castillo y provocó la huida de su hermana Christen. Sin embargo, debe obedecer sus órdenes pues en el siglo Xlll el poder está en manos de los hombres, aun cuando éstos vivan fuera de la ley. La joven debe dirigirse a Escocia y recuperar una preciosa caja codiciada por Alford y que pertenece al rey Juan.

Cuando Alford secuestra al sobrino de uno de los jefes de clan escoceses, Gillian ayuda al niño a riesgo de su vida y huye con él a Escocia. Se enfrenta allí a Brodick Buchanan, el temible tío de su protegido. Brodick desconfía de los ingleses pero la belleza de la joven lo conmueve. Dispuesto a ayudarla sin reconocer que empieza a enamorarse, exige sin embargo el nombre de los culpables. Temiendo por la vida de su tío, que está en manos de Alford, Gillian se niega a revelar la verdad y deberá afrontar las consecuencias.


He leído en varias ocasiones que las novelas de escoceses escritas por Julie Garwood no tienen desperdicio. Así pues, aprovechando el buen sabor de boca que me había dejado esta autora con “Tiempo de Rosas” me lancé a la lectura de una de ellas. La novela elegida fue “El rescate”, la segunda entrega de la serie Maitland. Y he de decir, que no es que sea una buena novela, sino que esta obra es una verdadera maravilla. La increíble aptitud de Julie Garwood para crear novelas cargadas de sentimientos, emociones y sorpresas ha quedado patente con “El rescate”, y tras haberme cautivado con su lectura, queda consolidada mi más enorme admiración hacia la magnífica pluma de la señora Garwood.

La historia se desarrolla, prácticamente, en la Escocia del siglo XII. Sin embargo, es en Inglaterra donde Gillian es secuestrada por el barón Alford. Hace 15 años, ese miserable canalla, ávido por obtener la recompensa que ofrecía el rey Juan I de Inglaterra a quien encontrara una misteriosa caja que explicaba el asesinato de su amante, y convencido de que dicha caja se hallaba bajo posesión de la familia de Gillian, el barón irrumpió en las propiedades de la joven y se encargó del horrendo asesinato de su padre, así como de la huída de la hermana Christen hacia algún lugar desconocido de Escocia.

Ahora, movido por la misma ambición, el barón Alford ha secuestrado a Gillian y a Alec, el hijo pequeño de uno de los lairds más poderosos de las Highlands, con el fin de chantajear a la joven para que le consiga la misteriosa caja. Ambos, Gillian y Alec, logran escapar de las garras del detestable inglés y juntos comienzan su viaje por las amenazantes Highlands.

Gillian se compromete a llevar al pequeño Alec sano y salvo a su casa, y para ello necesita la colaboración del tío del niño, Brodick. Tras embaucarlo para que accediera a encontrarse con ella, Gillian queda alucinada ante la presencia de la única persona que puede ayudarla y protegerla durante toda su aventura. Y es que tiene ante ella al más temido y vigoroso guerrero de las Highlands, el laird Brodick Buchanan.

Julie Garwood ha conseguido crear una historia inquietante y a su vez, conmovedora. Me ha resultado muy difícil resumir el argumento en tan pocas líneas porque “El rescate” cuenta con una trama realmente asombrosa. Ya desde el prólogo se presiente la intensidad de la misma, la cual, os aseguro, no decae en ningún momento. El ritmo de la historia es muy ameno y ágil debido a que la autora no se centra en extensas descripciones del entorno, ni del contexto histórico. La señora Garwood sabe recrear muy bien los ambientes sin más ayuda que la de unos personajes genuinos que con sus elocuentes e interesantes diálogos, revelan con total claridad las costumbres y los valores de la Escocia antigua y de su vecina, Inglaterra. Nos muestra cómo mientras los escoceses se agrupaban en clanes con sus propias tierras y leyes, gobernados por un laird y protegidos por un ejército de miembros de su misma comunidad; en Inglaterra, el caprichoso rey Juan ha provocado la interdicción de todo el pueblo inglés por decisión papal, y aún así parece que su única obsesión es encontrar la desaparecida “caja de Arianna”.

Gillian es una joven inglesa. Tras presenciar el cruel asesinato de su padre, huyó a casa de su tío Morgan donde fue criada. El amor recibido le ayudó a superar su dura infancia y a convertirse en una afectuosa jovencita. Pronto se pone de manifiesto su coraje y su fortaleza. No vacila ni un segundo en recibir los golpes que iban destinados al pequeño Alec, o a sacrificar su seguridad por salvar la de su tío Morgan. A pesar de su delicada apariencia, y de poseer un carácter tierno y dulce, Gillian muestra un temple que podría competir con el del más curtido guerrero. Pronto, la cercanía de Brodick empieza a reconfortar su lastimado corazón y Gillian no puede, ni quiere, evitar enamorarse de aquel temible y, a su vez, encantador highlander.

Brodick es el laird del clan Buchanan, uno de los más temidos de toda Escocia. Es un imponente guerrero highlander que, con su corpulenta apariencia, su áspero carácter y su reputación en el campo de batalla, consigue provocar terror tanto en hombres como en mujeres. Es arrogante, soberbio y, además, presumido. Es todo un protagonista Garwood. Nunca hace sugerencias, él sólo da órdenes. Pero toda esa hosca fachada va a quedar reducida a escombros en cuanto conoce a Gillian. En un abrir y cerrar de ojos, la joven consigue cautivar su corazón y Brodick nos deja conocer su lado más tierno. La enorme delicadeza con la que trata a Gillian, su necesidad de protegerla y el dolor que manifiesta cuando intuye que puede perderla, convierten a Brodick en un cariñoso guerrero.

La historia de amor es dulce y tierna. No hay tiras ni aflojas, ni grandes malentendidos. Si bien es verdad que Gillian no se deja mandar por el imponente guerrero, a Brodick le encanta tener a su lado a una mujer tan valiente y tan audaz como la joven inglesa. Gillian no pretendía enamorarse, pero la amabilidad de Brodick para con ella consiguen que la joven quede completamente prendada del temido highlander. En ningún momento le oculta sus sentimientos: si Brodick le pregunta, ella le contesta que le ama. Brodick es más reticente a reconocerlo pues piensa que los guerreros se vuelven débiles una vez que se enamoran, pero su repentina vulnerabilidad, así como su conducta posesiva y celosa expresan, indudablemente, su enamoramiento. La historia de amor se va gestando desde que se conocen y se va consolidando a lo largo de toda la novela. El respeto y la confianza entre ambos va creciendo con cada paso que dan juntos. Desde luego, a mí me ha resultado una historia de lo más conmovedora.

Durante el viaje por las Highlands, la autora nos va regalando unos personajes dignos de mención, ya que los dota de caracteres realmente bien definidos. Muchos de ellos tienen un gran peso en la historia y se ven envueltos en las complicadas situaciones que acaecen a los protagonistas. Entre ellos, deberíamos destacar a Alec, el pequeño niño que acompaña a Gillian durante casi toda la primera parte de la novela. Sus diálogos son frescos y divertidos, y consigue entretener con las aclaraciones, desde el punto de vista de un niño de 5 años, que da de su familia. También se debe citar a los dos amigos íntimos de Brodick, ambos lairds, que compiten en importancia: Ian, padre de Alec, es un guerrero visceral que, a pesar de la intimidante furia que le sobreviene cuando amenazan a los suyos, es capaz de deshacerse en caricias con su adorada mujer y sus hijos. Y Ramsey, la antítesis de Ian, al que se le ha otorgado un carácter pacífico y diplomático. No podemos olvidar al ejército de guerreros del clan Buchanan que acompaña a Brodick en cada uno de sus movimientos, y se nombran a sí mimos protectores de Lady Gillian. Por último, he de mencionar a Bridgid, otra jovencita, que a partir de la segunda mitad del libro, se convierte en la mejor amiga de Gillian. Bridgid, además, va a ser la protagonista, en un segundo plano, de otra inminente historia de amor.

Una vez más, Julie Garwood ha conseguido seducirme con otra de sus conmovedoras novelas. El estilo sencillo, la impecable narración, una historia intrigante protagonizada por unos personajes con bastante fuerza, los diálogos atrayentes e inteligentes que se suceden a lo largo de toda la novela y el toque personal de la señora Garwood para cautivar al lector mediante emotivas escenas, sin duda, convierten a “El rescate” en uno de los mejores libros de Julie Garwood. No puedo aventurarme a afirmar si es el mejor de su obra literaria porque todavía no he tenido ocasión de leer todas sus novelas, pero si no lo es, creo que está cerca.



1 comentario:

  1. En este libro hay temas interesantes que podrían haberme intrigado un poco más si lo contara con otro estilo,... pero no. Si te gustan las novelas de pizpireta inglesa-macizo escocés, no te defraudará. Es como otras de la autora. Yo no soy capaz de conectar con la Garwood, lo siento. Me supera su total ausencia de espíritu medieval.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.