Este blog respeta los derechos de autor.

Todos los libros de los que aquí hablamos han sido comprados y leídos en papel o ebook en español o en inglés. Este NO es un blog de descarga de libros. Las críticas y/o reseñas que aquí se pueden leer son opiniones personales, nada más, y no pretenden ser otra cosa. Reseñamos principalmente novelas románticas, pero también, de vez en cuando, damos nuestra opinión sobre novelas pertenecientes a otros géneros.



lunes, 31 de mayo de 2010

Amante mío, de J.R. Ward

Han transcurrido varias semanas desde que Xhex desapareció en la colonia sympath, secuestrada por Lash. Varias son también las semanas en que las que la Hermandad al completo, por un lado, y Revh, por otro, no han dejado de buscarla. Pero sin resultado.
Las esperanzas de encontrarla con vida son cada vez menores y John Matthew está decidido a vengarla, si dado el caso, no logran encontrarla viva. Todos intuyen que está en manos de Lash, lo que les lleva a esperar lo peor.Efectivamente, así es.

Furioso con Xhex por asesinar a su amante, Lash la secuestra con la intención de herirla, doblegarla y castigarla hasta que, aburrido de jugar con ella, la asesine.
Retenida por Lash que la mantiene cautiva bajo un hechizo que la hace invisible a todos a su alrededor, Xhex no se rinde, no cede. Lucha de igual a igual con él. Algo que, de un modo enfermizo, atrae y, en su desequilibrada manera, lo enamora de la aguerrida mestiza.

Tras la desaparición de Xhex, John se ha vuelto más peligro y letal que nunca. Ese peligro afecta no sólo a sus enemigos, sino a quienes le rodean y hasta a él mismo. Algo que preocupa a Tohr, a Warth y a la Hermandad al completo. Ignorantes de lo que siente por Xhex y lo significa para él, el resto de Hermanos tratan de aplacarlo hasta que descubren sus verdaderos sentimientos. Entonces todo cambia.
Si antes Xhex, a la que pese a sus diferencias tienen gran respeto por su valor en el campo de batalla, ahora es doblemente importante encontrarla sana y salva. Pero el tiempo pasa sin resultados y la angustia se va apoderando de todos ellos hasta que la propia Xhex consigue liberarse y escapar de su captor.
Pero el cautiverio y los sufrimientos vividos junto a Lash han reabierto las cicatrices de viejas heridas, algo que no se cree capaz de vivir. La venganza se convierte en su único objetivo, el aliento que la insta a seguir para cumplir un último objetivo: matar a Lash con sus propias manos. Después nada tendrá valor para ella. Nada. Ni siquiera su propia vida.
Sin embargo, John, fiel a sus sentimientos y a su buen corazón, está decidido a todo por vengar a Xhex y ayudarla a curar sus heridas...

No sé muy bien por dónde comenzar a comentar esta novela. En primer lugar debo decir que tras leer Lover avenged, tenía mucha reticencia a leer Lover mine, pues la sensación que me quedó, al llegar a la última página, fue la de encontrarme ante una historia que prometía un gran carga emocional y mucho sufrimiento.
Así ha sido. Pero admito que la novela ha logrado conmoverme, emocionarme y enfurecerme, pero no he sido capaz de dejar de leer hasta llegar a la última página.

Aunque el libro aborda varias subtramas, creo que la relación de John y Xhex es la más importante. Al contrario que en otras novelas de la saga, donde las historias secundarias restaban protagonismo a la principal, en este caso es la que tiene mayor peso. Sin embargo, existen otras historias que, sin robar protagonismo, brillan con luz propia. Tal es el caso de la trama que gira en torno a Blay y Qhuinn o la de Darius y Tohrment, una que me ha atrapado especialmente. También Payne tiene un papel en Lover mine que, sin ser trascendental, nos hace conocer más sobre este personaje. Además hay algunas otras sorpresas que Ward nos reserva en esta nueva entrega de la saga.

Aunque en Lover mine no he encontrado exactamente la novela que esperaba -soy consciente que eso no es un fallo de la autora sino la imagen que yo tenía en mente- he encontrado en sus páginas una lectura absorbente y cautivadora que no me ha defraudado en absoluto.
De algún modo, que no voy a explicar para no desvelar información vital de la saga, creo que el protagonista indiscutible de este libro es Darius.
A través de las páginas de su diario, a través de retazos que nos cuentan algunos hechos acontecidos siglos atrás, pasado y presente se unen y nos ofrecen una nueva faceta de la vida del vampiro, de John, de Tohr e incluso de Xhex.

En cuanto a la historia de amor de Xhex y John me ha atrapado desde la primera página. Si ya en Lover avenged vimos agrietarse la coraza con que cubre sus sentimientos -o la falta de ellos- en esta novela nos desnuda el alma. ¡Qué diferente es de aquella jefa de seguridad del Zerosum que conocimos! Fría, letal, hermética. Debajo de esa capa se esconde una mujer con vulnerabilidades, sin esperanzas.
Sólo junto a John renace Xhex y sólo junto a él se abre un nuevo camino en su destino.

Además de la relación con Xhex, John y Tohr reconstruyen esos lazos que parecían rotos y resurge, de algún modo, el nexo entre ellos y Darius.
Sobre Darius decir que es un personaje que pese a no llegamos a conocer, libro tras libro ha ido intrigándome más y más. Hasta el punto que esperaba que en éste se resolviesen las incógnitas que siguen rodeándolo. Muchas de ellas han visto la luz, hay revelaciones asombrosas, emotivas y conmovedoras. Pero no puedo deshacerme de la idea de que se quedan cosas en el tintero sobre ese secreto de Darius, que las que leemos la saga desde el primero libro conocemos o intuimos. No sé si en los próximos libros se irá desgranando más información, como el estrecho lazo con Tohr, del que aquí vemos un poco más.

Y, sin duda, una de las grandes incógnitas que rodeaban a esta novela giraba en torno a Blay y Qhuinn. A estas alturas es evidente que la relación entre ambos ha cambiado. La amistad que los unía peligra a causa de los sentimientos de Blay hacia Qhuinn, pero novela tras novela nos percatamos que Qhuinn no termina de cerrar esa puerta. Con la aparición de Saxton, un nuevo personaje, la historia se complica, lo que sin duda dará pie a nuevas subtramas en próximos libros pero que a mí me da la sensación de estar leyendo una novela a capítulos y estoy deseando llegar al último.

Por otra parte mencionar las pequeñas apariciones de Payne que dan un giro al hilo que estaba siguiendo su papel, ya que se desvelan grandes secretos. Payne es un personaje que por ser quien es me ha suscitado simpatías desde que apareció por primera vez, a pesar de su peculiar carácter. Pero creo que es una desconocida aún de la que, ciertamente, estoy deseando leer su historia porque como digo es una mujer vampiro atípica dentro de su raza.

Por último debo decir que la parte que menos me ha gustado de la novela es la que gira alrededor de Lash. Si en libros anteriores, a pesar de la maldad que desprendía, este personaje me atraía a su manera, en Lover mine me ha parecido casi una caricatura de sí mismo. Los tramas que giran en torno a él no me han atrapado, pero si algo cabe esperar de las novelas de la Hermandad son las sorpresas que J.R. Ward nos tiene reservadas. E imagino que todo tiene una razón de ser.
Como esa sorpresa nos da al final de la novela... (y que no voy a desvelar).

En definitiva, Lover mine me ha gustado mucho, me ha mantenido en vilo página tras página. La historia de amor de Xhex y John, a pesar de que en libros anteriores me resultara poco posible, me ha conmovido mucho porque es una historia de amor en mayúsculas. Dura, difícil, pero ¿no son ésas las que más se recuerdan?
Creo que es una historia muy romántica donde ni uno ni otro pierden la esencia que los caracteriza pero, a la vez, nos muestren una visión diferente de ellos mismos.

1 comentario:

  1. Magnífica crítica. Pones los dientes largos a todas las fans que no tenemos el privilegio de poder leerlo en inglés.

    Que ganitas tengo de leer esta novela en español, y que rabia me da que todavía quede tanto para que salga.

    Como siempre habrá que armarse de paciencia y esperar.

    Un beso enorme, Carmen

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.