Este blog respeta los derechos de autor.

Todos los libros de los que aquí hablamos han sido comprados y leídos en papel o ebook en español o en inglés. Este NO es un blog de descarga de libros. Las críticas y/o reseñas que aquí se pueden leer son opiniones personales, nada más, y no pretenden ser otra cosa. Reseñamos principalmente novelas románticas, pero también, de vez en cuando, damos nuestra opinión sobre novelas pertenecientes a otros géneros.



lunes, 10 de junio de 2013

Y entonces sucedió algo maravilloso de Sonia Laredo

"Los libros representan en mi vida lo mismo que en la de Brianda: han sido balizas que han guiado mi viaje. Inventé ese juego hace años: cada libro puede señalarnos un camino lleno de sabiduría".
Brianda Gonzaga, la protagonista, es una editora de éxito que ha vivido volcada en el trabajo. Cuando la vida le da una bofetada inesperada, busca consuelo en quienes nunca le han fallado: los libros.
«Y entonces, mientras estaba en mi casa y me sentía sola, fracasada y desesperada, me dispuse a jugar a mi juego privado de los libros, buscando consuelo. Me preparé para seguir el camino que los libros me indicaran sin saber que me llevarían a encontrarme con un reino mágico, un hombre misterioso, un viejo secreto y un tesoro incalculable.»
Con los ojos cerrados Brianda abre dos libros al azar, uno es la Biblia, el otro una Guía de la España mágica y misteriosa. La Biblia le dice que «para todo hay un momento, y un tiempo para cada propósito»; la guía le indica que debe dirigirse hacia el Norte, hacia el camino de Santiago.
La casualidad la lleva así hasta un mundo de ensueño, un lugar que parece un paisaje pastoril de la época de Petrarca. Un tablero fijado junto a la carretera le indica que hay una librería que busca dueño, y hacia allí, hacia los libros se encamina Brianda.
En cuanto Brianda entra en la Librería Locus Docendi, se siente en casa: «La estancia era inmensa, los techos abovedados le conferían un aspecto de capilla, iluminada por un gran ventanal de cristales esmerilados. Los libros cubrían por entero las paredes. Los lomos, de distintos colores y texturas, creaban un ambiente poético y místico».
Don Lorenzo, el librero de viejo, es el dueño y señor de ese santuario dedicado a la literatura y al encuentro con los lectores. Un solitario que vive acompañado de una multitud: los 30.000 escritores que habitan en las estanterías de su librería.
Allí es donde Brianda entierra su desasosiego. «Mientras mis manos fuesen capaces de abrir un libro, un mundo entero aguardaba para mí».
Y entonces sucedió algo maravilloso: un secreto, un amor inesperado, las infinitas enseñanzas que regalan los libros, la amistad y sí..., también un poco de sexo.



Hay veces que no eres tú quien busca un libro sino que es el libro el que te busca a ti. Eso es lo que me ha pasado con esta historia. ¡Qué preciosidad de libro! Acabo de terminarlo y estoy flotando en una burbuja de sensaciones. Esta es una de esas novelas que deja su impronta en ti. Sé que olvidaré su contenido, como me pasa tristemente con todas (con las que no me gustan no, ¡qué desgracia es esto mío!), pero cuando pasee mis ojos por mis abarrotadas estanterías y fije mi vista en él, me volverá a invadir la emoción que he sentido al leerlo. Y tendré que cogerlo y releer algunos párrafos, y acariciarlo y evocar las felices horas de lectura que me ha procurado y las miles de enseñanzas y recuerdos que me ha transmitido.

La sinopsis se explaya lo suficiente como para no pararme yo a contar mucho más, así que no sé muy bien cómo venderos esta novela sin contaros algo de su argumento, porque aunque yo soy de las que se leen todos los spoilers, sabéis que no me gusta nada contar los libros cuando hago una crítica.

Ya he dicho que este libro me buscó a mí, pero desde que comencé a leer la primera página, me absorbió literalmente. Me "tragó", si me permitís la expresión. Vamos, que lo he leído desde dentro. Y es que... a ver si me sé explicar. Veréis, el libro comienza así:

"Aún recuerdo el día en el que, siendo muy niña, aprendí a leer. Fue un acontecimiento mágico. Todavía puedo recordar la emoción temblorosa que experimenté cuando las letras empezaron a cobrar significado delante de mis ojos [...] Cuando fui adulta, evoqué muchas veces aquella alegría, así que no me resultó difícil entender por qué los primeros textos literarios tuvieron carácter religioso o científico [...] Y yo me convertí en una lectora siempre impresionada por el papel, en una feligresa de esos dibujos animados sagrados que son las letras [...] Al poco, cuando fui capaz de leer de corrido, caí rendida ante el poder de las buenas historias [...] A lo largo de mi existencia, los libros me salvaron la vida una y otra vez..."

Esa primera página y media podía haberla escrito yo. Vamos, es que decía cosas que yo he repetido cien mil veces a lo largo de mi vida. ¿Cómo, entonces, no quedar atrapada desde el primer instante?

Por el pequeño párrafo del libro que incluye la sinopsis y el que he añadido yo, veréis que está narrado en primera persona. Los libros así escritos a mí me entusiasman, será quizá porque desde siempre me ha gustado que me cuenten historias, y cuando encuentro una novela con este tipo de narrativa, soy "toda oídos" y me cala muy hondo. Así que desde que la protagonista empieza a referir los acontecimientos que dan lugar a su aventura, ha encontrado en mí una oyente atenta y entregada, dispuesta a hacerle compañía a lo largo de toda la novela.

Desde el principio supe que me iba a gustar, pero nunca pensé que tanto. Cada página está plagada de referencias a libros y autores. Montones de libros y autores que a lo largo de mi existencia he leído y relegado al olvido (tal vez por mi avidez de seguir leyendo y leyendo, sobreponiendo unos a otros como si se me fuera a acabar la vida mañana mismo) y que cuando la autora los mentaba, iban despertando recuerdos en mi memoria, evocando emociones, tocando fibras aletargadas durante años que se iban estremeciendo y produciéndome un inmenso placer cerebral. Ha sido un paseo por mi vida de lectora desde mi más tierna infancia hasta el día de hoy. Libros que han dejado su poso en mí, que han hecho de mí lo que soy y, seguramente, también han forjado el alma de millones de lectores que también los han leído. Desde los hermanos Grimm, Hans Chirstian Andersen, Mark Twain, Cervantes o  Edgar Allan Poe hasta montones de poetas y filósofos. Personajes de novelas, títulos y pequeñas frases de diferentes obras, van desfilando a lo largo de las páginas de la historia que la autora cuenta. Una historia interesante que no decae en ningún momento, con una fantástica ambientación que ves y sientes, un elenco de personajes que respiran vida (¡ay, ese Don Lorenzo!) y una voz narrativa que mantiene el interés del lector de principio a fin.

Este libro es un pequeño tesoro, ¡y está tan bien escrito...! Quienes amamos las palabras y las novelas bien contadas, cuidadas y mimadas, no podemos dejar de hacerlo notar, de ensalzarlo y agradecerlo, sobre todo en estos tiempos de libros mediocres con los que nos topamos a diario. Su autora escribe que es un lujo (¡quiero saber quién es!), se nota que disfruta escribiendo, que ha leído mucho, mucho, mucho (ay, por qué algunos escritores, antes de ofrecernos sus novelas, no dedicarán unos cuantos años de su vida a la lectura, ¡pues anda que no se nota la diferencia!) y que sabe muy bien lo que hace.

No sé si he sido capaz de poneros la miel en los labios hasta el punto de querer salir ya mismo a comprar la novela. Espero que sí. Yo sé que aquellas que como yo habéis crecido con la nariz metida entre los libros, quienes os leéis hasta la etiqueta del champú mientras os ducháis, quienes toda la vida habéis soñado -o aún lo hacéis- con una biblioteca de montones de metros cuadrados plagada de anaqueles del techo al suelo rebosante de ejemplares, y aquellas para quienes el olor de los libros y su textura es como una droga, disfrutaréis con este libro de libros y con su mágica y entrañable historia de vida.

Un 10 para la novela y un 10 para su autora. ¡Es que me ha encantado!



  

1 comentario:

  1. Le tengo muchísimas ganas, a ver si me hago con él pronto. Besos

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.