Este blog respeta los derechos de autor.

Todos los libros de los que aquí hablamos han sido comprados y leídos en papel o ebook en español o en inglés. Este NO es un blog de descarga de libros. Las críticas y/o reseñas que aquí se pueden leer son opiniones personales, nada más, y no pretenden ser otra cosa. Reseñamos principalmente novelas románticas, pero también, de vez en cuando, damos nuestra opinión sobre novelas pertenecientes a otros géneros.



sábado, 25 de octubre de 2014

La llama y la flor, de Kathleen Woodiwiss

Por fin he podido leer este clásico de la novela romántica. Reconozco que no entendía cómo narrando una violación se había convertido en el libro favorito para muchas lectoras. Ahora lo entiendo. Y todo es gracias a la magnífica pluma de Kathleen Woodiwiss. Eso es entrar en la novela por la puerta grande. Qué maravilla de libro.

Heather es una joven que tras la muerte de su adorado padre se traslada al campo a vivir con sus horribles tíos, porque es tan horrible su odiosa tía por maltratarla y hacerla trabajar como una esclava, como su tío, que lo consiente todo y prefiere callarse a evitar otra injusticia con su sobrina. Heather tiene la libertad al alcance de la mano; el hermano de su tía quiere llevarla a Londres para que trabaje en una academia. Lo que no esperaba es que la vistiera con el vestido más bonito que había visto en su vida y tratara de abusar de ella después. En medio del forcejeo Heather lo hiere y lo cree muerto.

Deambulando por el muelle de Londres, aterida de frío y con el impacto de haber matado a un hombre casi no se queja cuando dos marineros la hacen subir a un barco donde su capitán espera a una prostituta. Brandon Birmingham, el capitán americano no cree a la muchacha cuando le dice que no es una prostituta, pero ¿qué otra cosa podía ser vestida así, y paseando por los muelles? Cuando se da cuenta y la cree ya es demasiado tarde. Brandon empieza a idear mantenerla como una querida mientras esté en Londres. Pero a la primera oportunidad, Heather escapa del barco.

De vuelta con sus crueles tíos, Heather intentará olvidar esa fatídica noche, hasta que pocos meses después su tía ve la evidencia de esa noche en su vientre. Acudiendo a un amigo del padre de la joven, conseguirán que ese arrogante americano se case con la joven. La partida del barco está planificada para unos días después. Así que en poco tiempo Heather deberá abandonar todo lo que conoce y poner rumbo a las Carolinas. Pero las idas y venidas de su marido en la pensión donde se hospedan asustarán más a la joven. Heather temerá y echará en falta a su marido a partes iguales.

Brandon debería estar furioso por lo que le han obligado a hacer, pero sabe que es pago justo por haber forzado a la joven y por dejarla embarazada. Ahora son un matrimonio que apenas se conoce. La travesía hasta América puede ser muy larga. Las dudas, los miedos, la preocupación y el no saber lo que piensa el otro provocarán más de un malentendido. Pero cuando Heather cae enferma, Brandon será el primero en estar a su lado, cuidándola y atendiéndola como si su propia vida dependiera de ello. Ya en Charleston, Heather y Brandon no podrán relajarse, los peligros los acechan más próximos de lo que podrían imaginar.

Varias muertes animarán la trama final de la novela, aunque para mí la verdadera evolución de los personajes tiene lugar en el barco. Heather pasa de ser una jovencita inocente a una mujer, tímida y asustadiza al principio, pero fuerte y decidida cuando hace falta. Me ha gustado Heather, debe aprender muchas cosas pero con la paciencia de Brandon y la ayuda de Hatti no tardará en convertirse, por derecho, en la señora de la casa. Brandon, es complicado definir brevemente a este personaje. Al principio puedes llegar a odiarlo; por su comportamiento, por su arrogancia, por lo que le hace a Heather, pero en cuanto la autora nos deja ver su otro lado; cómo trata a sus hombres, cómo se toma en serio su responsabilidad dentro del barco, cómo trata a Heather después de su matrimonio, cómo intenta hacer que confíe en él, cómo se ocupa de ella cuando cae gravemente enferma. Para mí todo ese comportamiento, y muchos más detalles que no he contado consiguen que la escena tan cruda que se relata al comienzo quede a un lado.

Los personajes secundarios son el complemento perfecto, desde Jeff, el hermano de Brandon y quien apoya a Heather desde el principio, a Hatti, la criada de Brandon y quien lleva la casa con mano firme, le contará a Heather todo lo que debe saber sobre los Birmingham. La ambientación está muy cuidada, sin abusar de las descripciones, he podido imaginar las calles de Charleston, el paisaje de Carolina, la casa de la plantación y hogar de los Birmingham.

Coincido con todas aquellas que consideran esta novela una lectura imprescindible para la lectora de novela romántica.

 subir imagenes

1 comentario:

  1. ¡Ah, La llama y la flor (1972)!
    El clásico que siempre se menciona como el inicio de la novela romántica moderna.
    Desde luego, coincido contigo en que todo lector de romántica debería intentar leerla.
    Lo que tengo mis dudas es de si es posible disfrutarla habiendo violación de por medio.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.