Este blog respeta los derechos de autor.

Todos los libros de los que aquí hablamos han sido comprados y leídos en papel o ebook en español o en inglés. Este NO es un blog de descarga de libros. Las críticas y/o reseñas que aquí se pueden leer son opiniones personales, nada más, y no pretenden ser otra cosa. Reseñamos principalmente novelas románticas, pero también, de vez en cuando, damos nuestra opinión sobre novelas pertenecientes a otros géneros.



sábado, 21 de enero de 2017

Confesiones de una heredera con demasiado tiempo libre - Belén Barroso

¿Eres tú una de esas miles de personas que se emocionan cuando se habla de tacitas de té, vestidos de corte imperio y damas de compañía?
¿Te gustaría tener una tenacilla para los rizos y poner «Mr. Darcy» en todas las hojas de tu carnet de baile?
¿Dónde se podrá encontrar hoy en día un carnet de baile? ¿Y un Mr. Darcy?

La verdad es que según vi de qué iba la novela decidí que tenía que leerla. Tuve la sensación de que me iba a reír y así ha sido. Lo cierto es que si la intención de la autora es que uno se divierta y lo pase bien, conmigo lo ha conseguido.

En la campiña inglesa de la Inglaterra de finales del siglo XVIII, en la elegante y señorial mansión Pasley Manors de antiguo y refinado abolengo, la joven protagonista de esta historia relata mediante misivas a su antigua compañera de colegio, Edwina, su distinguida y aristocrática vida campestre. Carta tras carta, le cuenta con todo lujo de detalle las múltiples actividades que mantienen ocupados sus días: asistir a meriendas y bailes, pasear por el campo, recibir visitas y devolverlas, bordar, comprarse y estrenar sombreros y, claro, cómo no, intentar conseguirse un marido con una buena renta anual a ser posible, porque, desde luego, uno que se dedique al comercio es algo impensable.

La verdad es que a la historia no le falta ni una sola de las cosas típicas que encontramos en cualquier novela de la época. Así, a los habituales quehaceres de una joven casadera rica en plena temporada social que explicaba más arriba, hemos de añadir un mayordomo estirado poseedor de múltiples caras y gestos para recibir a según qué visitas, y un padre al que apenas se le ve el pelo, más ocupado de sus perros de caza que de lo que ocurre en su casa. Obviamente, tampoco falta la madre de la muchacha, que es la encargada de aleccionar a su pupila, de cuchichear en los salones y precisar las sales. Y, por supuesto, están (¡cómo no!) la dama de compañía -especialista en dormitar si es menester-, el lord que no lo es, el párroco, la hija del párroco, la rival amiga, el mejor partido de la temporada, el escándalo, los sándwiches de pepino y el té.

Las cartas no pueden ser más amenas y las he leído con verdadera avidez, y es que la verborrea de la que hace gala la protagonista, los comentarios, las explicaciones que tiene para todo, las conversaciones con el pensamiento..., toda la novela de principio a fin es pura diversión y sutil ironía.

La edición y presentación del libro está cuidada y mimada, con unas fantásticas florituras y adornos en cada inicio y fin de las misivas que resultan una verdadera monada.

No es una novela romántica pero, de verdad, no os la perdáis porque vais a pasar un buen rato y os vais a echar unas risas y eso, creo yo, merece mucho la pena.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.