Este blog respeta los derechos de autor.

Todos los libros de los que aquí hablamos han sido comprados y leídos en papel o ebook en español o en inglés. Este NO es un blog de descarga de libros. Las críticas y/o reseñas que aquí se pueden leer son opiniones personales, nada más, y no pretenden ser otra cosa. Reseñamos principalmente novelas románticas, pero también, de vez en cuando, damos nuestra opinión sobre novelas pertenecientes a otros géneros.



sábado, 7 de enero de 2017

Los dulces años, Lavyrle Spencer

Qué injusto empezar una crítica sabiendo que será imposible expresar todo lo que se ha sentido al leer el libro.

Linnea es una joven de dieciocho años que llega a El Alamo como la nueva profesora de escuela. Está emocionada por todo lo que le rodea, por estar recién titulada, por ser su primer empleo, y por independizarse de sus padres. Se alojará en casa de uno de los granjeros, lo que no imaginaba es que ese granjero casi la deja en la estación al descubrir que es una mujer. Theodore Westgaard es un granjero de treinta y cuatro años que vive con su madre y con su hijo de dieciséis años. La espontaneidad y comportamiento de Linnea le recordarán la juventud ya perdida, pero con sus malos modos solo consigue incitar y provocar más curiosidad en esa joven. Theo crió, con ayuda de su madre, Nissa, al hijo que tuvo con una joven que le abandonó para vivir en San Francisco. Kristian es un buen hijo al principio se sentirá atraído por la nueva maestra. Los enfados y enfrentamientos entre la joven maestra y Teddy son constantes y llenos de tensión. Pero la convivencia y momentos difíciles los unirán más de lo que ninguno se podría imaginar.

Los niños que componen la escuela, todos los Westgaard que habitan por la zona, y el párroco y su familia conforman los personajes de esta gran historia. En la escuela Linnea observará cómo los mayores ayudan y protegen a los pequeños, la diferencias entre la ciudad y la forma de vivir, de comer y de ayudarse en esas regiones remotas y duras para el hombre. La primavera es dulce y alegre, pero las tormentas de nieve y el trabajo diario que requieren los campos hacen que todo pueda desaparecer en un momento. Todo esto con la primera guerra mundial como telón de fondo.

Hay momentos y situaciones a lo largo de la novela muy emotivos, cómo Teddy se esfuerza por aprender a leer, cómo todos los Westgaard se unen para apoyarse y defenderse, pero también momentos muy tristes, esa ventisca que se llevó a uno de los personajes más queridos, y la epidemia de gripe española, tan cruel e inexorable como la propia vida. Si en un principio pensaba que la diferencia de edad era demasiado grande o que sería un obstáculo para los sentimientos de alguno de sus protagonistas la autora demuestra que no es verdad. Sí, la edad es una brecha que los separa, pero el amor va mucho más allá de esa diferencia de fechas.

Este año he descubierto a Lavyrle Spencer, aunque había oído hablar de ella, tenía ciertas reticencias a leer alguno de sus libros; qué tonta puedo llegar a ser. Esta autora es una gran narradora de historias. Con una ambientación rural, que podría ser tediosa pero que no lo es en ningún momento, ha tejido una gran historia de amor, con un grupo de personajes variopintos pero no por ello menos entrañables. La magia que envuelve a sus palabras ha conseguido lo que hacía mucho que no me pasaba, llorar con un libro, he sentido rabia por unas muertes tan injustas, pero también esperanza; esperanza por crecer junto a otra persona, por recuperar lo que se creía olvidado, y por no perder nunca la esperanza.

Una gran historia de amor en mayúsculas.

 subir imagenes

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.