Este blog respeta los derechos de autor.

Todos los libros de los que aquí hablamos han sido comprados y leídos en papel o ebook en español o en inglés. Este NO es un blog de descarga de libros. Las críticas y/o reseñas que aquí se pueden leer son opiniones personales, nada más, y no pretenden ser otra cosa. Reseñamos principalmente novelas románticas, pero también, de vez en cuando, damos nuestra opinión sobre novelas pertenecientes a otros géneros.



martes, 14 de abril de 2009

Maravilla (Morning Glory) de Lavyrle Spencer


A Whitney, un pueblecito de Georgia, llega Will Parker, un ex-convicto acusado de la muerte de una prostituta. Tras pasar varios años en la cárcel, Will encuentra trabajo en el aserradero local, sin embargo cuando su jefe descubre la verdad sobre su pasado lo despide. Hambriento y sin ningún sitio a dónde ir lee un peculiar anuncio en el periódico: SE BUSCA MARIDO.

La situación de "la loca Elly", como la llaman en el pueblo, no es menos desesperada: embarazada, con dos niños pequeños y recientemente viuda. Su difunto marido sólo le ha dejado una vieja granja en mal estado y ella sola no puede hacerse cargo de todo, así que decide publicar un anuncio en el periódico.

Cuando Will y Elly se encuentran, ninguno de los dos puede imaginar el impacto que cada uno tendrá en la vida del otro. Will encontrará el amor que le ha sido negado durante toda una vida de una casa de acogida en otra. Elly, la fuerza y el valor necesarios para enfrentarse a un pasado marcado por unos abuelos extremadamente religiosos y su condición de hija de madre soltera, así como por el rechazo de la gente de Whitney.

La apacible vida en ese entorno rural se verá truncada por la entrada de EEUU en la II Guerra Mundial y por la participación en una guerra que hasta entonces sólo había tenido lugar en Europa.

Comentar una novela de Lavyrle Spencer siempre es complicado, más cuando nos encontramos con un libro como éste, en la línea de sus mejores obras, costumbrista, minucioso en los detalles, melancólico y con esa crudeza tan característica de la autora. Pero como siempre me pasa con esta escritora, la sensación que me queda es de esperanza, de que cualquier cosa se puede superar si hay amor. Por eso creo que Lavyrle Spencer es una de las escritoras más románticas que he tenido la suerte de leer.

Morning Glory es el ejemplo perfecto de que no es necesario un argumento enrevesado ni excesivamente complicado para lograr una maravillosa historia. Will y Elly son personas corrientes, sencillas, con problemas cercanos y reconocibles incluso para gente que, como yo, no ha vivido nunca en una granja del sur de EEUU durante los años 40 y en vísperas de una guerra mundial. La ambientación es el punto fuerte de la novela, y podría dividirse en dos partes: una primera parte en la que las escenas domésticas ocupan casi toda la narración y una segunda, en la que el problema de la guerra se convierte en el eje central de la historia. Me ha encantado recrearme en la cultura de aquellos años, en el cine de esa época, en las canciones que sonaban en la radio, en el vestuario, en los peinados. Todo muy de película clásica americana, tan real pero al mismo tiempo tan mágico.

Y en todo momento, parece que estés allí con ellos, extrayendo miel de los panales de abejas, oliendo las flores y oyendo cantar a los pájaros; yendo al cine con Will y Elly en un viejo coche y por polvorientas carreteras, sintiendo su inseguridad, sus preocupaciones, su felicidad… Escenas inolvidables, que en su simplicidad consiguen provocarte esas mariposas en el estómago, ese nudo en la garganta; cartas de amor llenas de tristeza por la crueldad de una guerra, personajes secundarios maravillosos. Nadie consigue provocarte tantas sensaciones como Lavyrle Spencer, muy pocas lo hacen tan bien como ella.

Me ha sorprendido encontrarme con una novela bastante simbólica: la simbología de los pájaros, por ejemplo, representando la libertad que tanto Elly como Will han echado en falta durante gran parte de su vida; o las flores, tan presentes también. Es la historia de dos seres humanos que sólo han conocido la soledad y la desesperanza, pero que juntos descubren que cada nuevo amanecer puede traer esperanza y felicidad, como esas campanillas (o “glorias de la mañana”) que cada mañana florecen con una nueva flor.

Un libro precioso que TODO el mundo debería poder leer.


4 comentarios:

  1. Para las que ya habéis leído otras novelas de Lavyrle Spencer, describir Morning glory es muy sencillo: es una novela con la esencia de esta autora, una historia de amor entre personas de origen humilde, un hombre y una mujer que se han abierto camino en la vida por sus propios medios, luchadores, tenaces y de buen corazón.
    Para las que no conocéis las obras de esta escritora, sólo diré que cuando las lees sientes que en cada palabra que escribe pone el alma y el corazón. Son tramas tiernas, humanas, que reflejan el día a día de personas sencillas, en la mayoría de veces con un pasado difícil a sus espaldas.

    En Morning glory he encontrado una novela que para empezar está ambientada en los albores de la primera guerra mundial, justo en el período en que la guerra parece inminente pero a la vez se vive en la creencia que afecta a los demás. La conciencia de que no es así, sucede cuando Will Parker, el protagonista, se ve en la obligación de alistarse en el ejército, pero ese hecho sucede hacia la mitad del libro, si no después…
    Otra de las características que me han llamado la atención son el perfil de la pareja protagonista: Will, es un ex-convicto, Elly una joven viuda con dos hijos pequeños y embarazada de un tercero. Desesperada por sacar adelante su granja y un futuro para sus hijos, pone un anuncio en el periódico buscando marido.
    El único que responde es un joven delgado, casi famélico, silencioso que no tiene esperanzas para el futuro pero que aún así se aferra a él: Will Parker.

    La peculiaridad de esta pareja es, desde mi punto de vista, uno de los puntos fuertes de Morning glory. A priori, parecen una pareja cuanto menos que incita a tener una caja de pañuelos al lado del libro pero, como sucede en las novelas de esta autora, lo que encuentras en la lectura es un canto a la esperanza, a la lucha y al creer por qué hay un futuro aguardándonos, incluso en las situaciones más tristes y pobres. Es una de las características de Lavyrle Spencer que más me atrapan, cómo sin necesidad de personajes de la nobleza, gallardos caballeros ni dulces damiselas, crea una historia de amor en mayúsculas con protagonistas que en la mayoría de los casos, podrían ser antepasados de cualquiera lectora romántica.

    La primera parte de la novela es conmovedora de principio a fin, siendo testigo del día a día en la vida de la granja, cómo Will redescubre el mundo tras salir de la cárcel, cómo Elly va depositando su confianza en el ex-convicto dispuesto a trabajar para ella, sólo a cambio de un lugar donde vivir, pero con el que finalmente se casa. Además la presencia de los dos hijos de Elly, Donald Wade y Thomas, da un punto de ternura aún mayor a la historia.
    Pero como es de esperar cuando más felices son Elly y Will, éste se ve en la obligación de unirse a las filas del ejército de Estados Unidos, y la separación de la pareja es un duro golpe ante lo incierto del futuro. La escena en que se despiden es sencillamente desgarradora y preciosa.

    La verdad es que podría llenar páginas y páginas escribiendo sobre Morning glory, por qué me ha gustado tanto, las sensaciones que me ha despertado, pero sólo diré que es un libro plagado de emociones. Y aunque el carácter de la novela cambia bastante desde que Will se une al ejército, así como cuando regresa -ya que encontramos a un nuevo Will Parker- la carga emocional no desaparece.
    En lo que es una impronta de las novelas de Lavyrle Spencer, considero que Mornig glory es una novela que, en mi humilde opinión, merece la pena leer. Así como Will va levantando la ruinosa granja de Elly, llevando a la vida de ésta y de los niños, una esperanza de futuro, también nace esa creencia para sí mismo.
    A través del paso de las estaciones la vida para esta familia cambia y te sientes testigo de ello.
    Pero como es habitual, la novela tiene sus puntos dulces y amargos, lo que creo hace que, como en la vida misma, seas capaz de valorar más lo que tienes.
    En fin, que me ha parecido una novela sencilla por la humanidad de sus personajes, tierna por el desarrollo de la historia, con un punto amargo en algunas ocasiones, pero que despierta tus sentidos como lo hace los campos llenos de flores que describe Lavyrle Spencer en Morning glory o el canto de los pájaros que vuelan sobre la granja.

    ResponderEliminar
  2. Después de las estupendas críticas y de todos los comentarios, la verdad es que casi no queda nada por añadir. Lavyrle Spencer jamás decepciona, pero es que algunas veces (muchas) supera con creces cualquier expectativa por alta que esta sea. Eso es lo que me ha pasado en este caso. Las novelas de esta autora siempre me ponen la piel de gallina, me encogen el corazón y me hacen suspirar. Escribe con el alma, ¿cómo no me va a dejar temblando cada vez que acabo una de sus novelas? No se puede calar más hondo que como ella lo hace. Y lo que no deja nunca de impresionarme es la preciosísima historia de amor que es capaz de crear con dos personajes que son la antítesis de lo que encontramos en cualquier novela romántica. Si la historia me emociona, su manera de narrarla, lo que hace con las palabras, me hace ponerme de rodillas, ¡es que no se puede escribir mejor!
    A ver, señora Spencer, ¿por qué, por qué, por qué ha dejado usted de escribir

    ResponderEliminar
  3. Hola, Maravilla és la primera novela que he leido de esta Autora y me ha encantado, marcado, seducido, fascinado, en fin en una palabra,este libro es una MARAVILLA, os lo recomiendo!!
    Ro

    ResponderEliminar
  4. Un clásico de la novela romántica, y coincido punto por punto con la crítica que aquí se hace.
    La protagonizan personas normales. Te lo cuentan, además, de una forma tranquila, detallista. No, no es de las que devoras tirada en el sofá en dos horas.
    Y luego está lo que dices, que te lleva totalmente a otra época y lugar.
    Si acaso, sería de esas novelas que yo recomendaría antes a quienes no leen romántica que a los que leen según qué romántica.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.