Este blog respeta los derechos de autor.

Todos los libros de los que aquí hablamos han sido comprados y leídos en papel o ebook en español o en inglés. Este NO es un blog de descarga de libros. Las críticas y/o reseñas que aquí se pueden leer son opiniones personales, nada más, y no pretenden ser otra cosa. Reseñamos principalmente novelas románticas, pero también, de vez en cuando, damos nuestra opinión sobre novelas pertenecientes a otros géneros.



jueves, 13 de mayo de 2010

En la cama con el príncipe de Sabrina Jeffries


“En la cama del príncipe” es el primer libro de la trilogía Real Hermandad de los Bastardos. Su protagonista es Alexander, uno de los muchos hijos ilegítimos y no reconocidos del rey Jorge IV de Inglaterra. El viejo conde de Iversley aceptó a Alec como hijo legítimo para evitar que se difundiera la noticia de que su esposa había calentado el lecho del mismísimo monarca. Tras la muerte del viejo conde, Alec solicita la colaboración de sus hermanastros, otros dos bastardos del rey Jorge, para urdir un plan que le ayude a recuperar su estabilidad financiera. Su objetivo: casarse con una rica heredera. Para lograrlo, o más bien para intentarlo, necesita que sus hermanos le financien los gastos del cortejo, pues nunca podrá cautivar a una acaudalada joven si descubre que es más pobre que las ratas.

Sabrina Jeffries nos ofrece una historia divertida y entretenida. Con un estilo sencillo y una narración ágil y amena, la autora nos describe las aventuras y desventuras de un muchacho completamente arruinado que tiene que ganarse la confianza de una de las jovencitas más adineradas de la sociedad londinenses para afianzarse un generoso futuro. Llevará a cabo su plan sin miramientos, sin importarle lo más mínimo las tretas a las que deberá recurrir para desposarse con la joven elegida. Por recomendación, consideró a la señorita Katherine Merivale como una posible candidata. Y presto a llevar a cabo su misión, empieza a seducirla, sin haber tenido en cuenta que su corazón podría sucumbir ante los encantos de la bella Katherine.

Katherine Merivale es una jovencita que se ve en la necesidad de contraer matrimonio con premura para poder adquirir la herencia que le ha legado su abuelo. Cree que el marido perfecto sería Sydney Lovelace, su amigo de toda la vida, hasta que Alexander, un conde que tras su estancia en el extranjero ha adquirido la reputación de calavera, aparece en su mundo.

De esta manera, Sabrina Jeffries nos presenta a dos protagonistas masculinos completamente opuestos. Sydney es un muchacho afable, tranquilo, tímido y prudente; y Alec, sin embargo, es impulsivo, obstinado, decidido y seductor, muy seductor. Mientras que la pasión de Sydney es la poesía; la de Alec son los caballos. Y si la actitud de Sydney con Katherine es respetuosa y paciente; Alec no vacila en mostrarle a la joven una conducta de lo más apasionada.

Katherine quiere casarse con Sydney y nunca se le pasaría por la cabeza prometerse con un libertino como Alexander Black. Sin embargo, accede a pasar tiempo con el conde de Iversley con el único fin de conseguir una reacción celosa por parte de Sydney, el cual, apesar de asegurarle que quiere casarse con ella, no se decide a dar el paso. Es entonces cuando Alexander desplegará todas sus armas de seducción para conseguir que Katherine le elija como esposo. Sin embargo, esta misión no le va a costar demasiado esfuerzo puesto que la atracción que siente por la jovencita es más que palpable.

Así pues, Alec aprovecha cualquier encuentro con la inexperta joven para mostrarle la maravillosa y placentera sensación que se experimenta a través de unos apasionados besos y unas sensuales caricias. Katherine descubre con Alec el maravilloso mundo del placer y no podrá evitar sentirse atraída por ese hombre que parece desnudarla con la mirada cada vez que el “destino” decide encontrarlos.


“En la cama del príncipe” me ha proporcionado un rato muy agradable. Sabrina Jeffries nos deleita con una novela plagada de diálogos ocurrentes que entretienen de principio a fin. Divertidas situaciones se van sucediendo a lo largo de la historia y están protagonizadas por el mismísimo Alec o por la atolondrada madre de Katherine quien, deseosa de mostrar una cultura superior a la que en realidad posee, va a aportar los toques de humor a la novela. La historia va cogiendo ritmo según se avanza en la trama y cuando nos acercamos al final, no podemos parar de leer por saber cómo va a salir Alec del atolladero en el que se ha metido. Las escasas descripciones y la sencillez de la narración consiguen que la novela se lea de una sentada.



2 comentarios:

  1. lei el libro por la critica y esta buenisimo aunque el que mas me ha gustado el tercero
    saludos

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado lo estoy leyendo y estoy enamorada del personaje Alexander Black el cual me enseña a no juegues con fuego por que te puedees quemar ... Lo recomiento..

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.