Este blog respeta los derechos de autor.

Todos los libros de los que aquí hablamos han sido comprados y leídos en papel o ebook en español o en inglés. Este NO es un blog de descarga de libros. Las críticas y/o reseñas que aquí se pueden leer son opiniones personales, nada más, y no pretenden ser otra cosa. Reseñamos principalmente novelas románticas, pero también, de vez en cuando, damos nuestra opinión sobre novelas pertenecientes a otros géneros.



sábado, 5 de marzo de 2011

Corazón negro de Karen Robards


3ºde la saga Trilogía Hermanas Banning

En la Inglaterra de la Regencia, una mujer joven y bella encuentra su vida sumida en el caos por la llegada de un guapo sinvergüenza. Beth, la más joven y testaruda de las tres hermanas Banning, ha roto ya tres compromisos. Su miedo a convertirse en la propiedad de de algún hombre le ha impedido casarse y se ha ganado la reputación de coqueta.

Neil Severin es un pícaro de negro corazón y negra reputación. Es un hombre sin moral, carente de compasión. Está muy interesado en Beth. Pero cuando la belleza pelirroja frustra su plan, Neil impone su propia marca de venganza.

Beth le desprecia pues Neil no le importa. Pero las circunstancias más inesperadas los unen al estar la vida de Beth en peligro, Neil se encuentra en el papel de héroe inesperado en su carrera para salvarla antes de que sea demasiado tarde.

En una lucha por su vida, Neil y Beth recorren el campo británico huyendo de los asesinos despiadados y de la creciente atracción del uno por el otro. ¿Podrá Neil perdonarse a sí mismo por su pasado y aceptar el amor de Beth? ¿Podrá Beth superar el miedo y tener confianza en Neil? ¿Tendrá que elegir entre él y su familia? Y lo más importante, ¿podrán ambos sobrevivir el tiempo suficiente para comenzar una nueva vida juntos?


Beth no tiene intención de casarse con Lord Rosen. La boda está a punto de anunciarse y a pesar de que ya ha plantado dos novios y su fama de coqueta empieza a hacer estragos en su reputación, está decidida a cortar su relación con William. En mitad de la fiesta que ofrece su hermana Claire, lleva a su prometido a la biblioteca para comunicarle su decisión. Rosen no se lo toma nada bien, entre otras cosas, porque ya ha enviado una nota a los periódicos y al día siguiente todo el mundo sabrá de su compromiso. Así las cosas, decide que lo mejor es que los pillen en una situación comprometida y desgarra el corpiño del vestido de Beth. A partir de ahí, considera que tampoco pasa nada por ir más allá y pretende violar a la joven. Ella lucha con uñas y dientes y acaba arreándole un golpe con el atizador de la chimenea y lo deja inconsciente. Ahora sólo le queda escapar, pero con el vestido roto, los pechos al aire y unas pintas desastrosas, no puede salir por la puerta tranquilamente. Se acerca al ventanal… ¿eso que asoma por detrás de las cortinas son unas botas de masculinas? Efectivamente. Un hombre aparece tras ellas. Sus trazas, su apariencia y su mirada fría y despiadada, no deja lugar a dudas: él no es un invitado de la fiesta. ¿Qué hace ese hombre allí?

Neil Severin está en casa del duque de Richmond con la intención de matarlo… de no hacerlo, será el duque, para más señas cuñado de Beth, quien acabe con él.

A Neil se lo conoce como El Ángel de la muerte. Tiene tras de sí un rosario de asesinatos. Se dice de él que después de volver de la guerra es un inadaptado y lo mejor es acabar con él cuanto antes. Mucha gente lo busca y él vive en permanente fuga. Pero Neil no sólo es un asesino, y quién es y lo que es sólo lo sabe el duque.

Severin tras el encontronazo con la joven y al haber vista ella su cara, tiene que matarla, sin embargo la ayuda a deshacerse de Rosen y a salir por la ventana. Ella ofrece pagarle por sus servicios y le dice por dónde pasea cada mañana. Pero él sólo se cobra con un beso… y no la mata porque otra idea empieza a cobrar forma en su cabeza: va a secuestrarla.

Así, unos días después, escondido en el parque por donde Beth pasea, espera pacientemente para llevar a cabo su plan… Pero alguien se le adelanta y Beth, sí, acaba secuestrada, pero no por Neil.

Nuestro protagonista ve cómo, delante de sus propias narices, le roban la única arma con la que puede defender su vida y, no le queda otra salida que rescatar a Beth. Va tras ella y descubre que a la muchacha la llevan a un castillo donde se pagan sumas desorbitadas por desflorar a inocentes vírgenes y…

Y tendréis que leer la novela para descubrir lo que sigue.

Es una novela ambientada en la época de la Regencia, pero más de la mitad del libro es una continua aventura donde nuestros protagonistas huyen por pasadizos, cruzando un buen pedazo de mar en una barca que hace aguas y a través de unas cuevas en los acantilados. Durante todo este periplo Beth y Neil van contándose su historia, se van conociendo y se van prendando el uno del otro.

Beth es una protagonista con carácter, tozuda y con las ideas muy claras que no se amilana ante un Neil que dice de él ser lo peor de lo peor.

Adoro las novelas de aventuras y aun no siendo ésta un pedazo de novelón, yo me lo he pasado muy bien leyéndola. Quizá el desenlace final sea demasiado rápido, bastante sencillo y no esté a la altura del resto de la historia, pero a mí, “Corazón negro” me ha dejado satisfecha.

Estando más que harta de experimentos y “sub-subgéneros” donde cualquier libro que te venden te lo apellidan “ novela romántica” y ya una no sabe lo que se va a encontrar cuando abre una novela, este libro ha cumplido sobradamente mis expectativas, porque es, ni más ni menos, una novela romántica “de las de toda la vida”.



1 comentario:

  1. Por el argumento yo la hubiera comprado pero cuando vi la autora..uff, no soporto el estilo de Karen Robards xDD es superior a mis fuerzas.
    Un saludo

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.