Este blog respeta los derechos de autor.

Todos los libros de los que aquí hablamos han sido comprados y leídos en papel o ebook en español o en inglés. Este NO es un blog de descarga de libros. Las críticas y/o reseñas que aquí se pueden leer son opiniones personales, nada más, y no pretenden ser otra cosa. Reseñamos principalmente novelas románticas, pero también, de vez en cuando, damos nuestra opinión sobre novelas pertenecientes a otros géneros.



martes, 15 de mayo de 2012

Ardiente verano, de Noelia Amarillo

María, una mujer de poco más de treinta años, con un hijo adolescente y una vida cómoda en Madrid, se ve «obligada» a pasar las vacaciones de verano en el pueblo de su exmarido. Y no es que le haga mucha gracia…

Un día, perdida en la sierra, encuentra una rústica cabaña de madera en un claro del bosque. Junto a ella hay un pequeño cercado con dos caballos; incapaz de resistir la curiosidad, se acerca para recrearse en sus movimientos sin saber que ella misma está siendo observada.

A partir de ese momento todo su mundo dará un giro radical. Todo en lo que cree cambiará a manos de un desconocido que no permite que le vea la cara mientras le ordena, susurrante, que haga lo que jamás se atrevió a hacer.

¿Lo hará? ¿Se dejará llevar por las palabras encendidas, las caricias ocultas y la pasión prohibida de un hombre al que ni siquiera puede ver el rostro?

Mombeltrán. Sierra de Gredos. Un día cualquiera de Julio. Naturaleza, calor. Bosques y arroyos. Aves, ardillas y… caballos.

“Negro”, un espectacular semental y Roja”, una preciosa yegua.

Y mientras el caballo monta a la hembra, María experimenta la más asombrosa de las vivencias: un desconocido la excita sin permitirle que le vea el rostro. 

Desde luego, si algo sabe hacer esta autora es escribir escenas eróticas. Tiene una facilidad increíble para hacernos “ver” lo que describe, para meternos de lleno en el relato y disfrutarlo. 

No soy adicta a las novelas eróticas, ya lo he dicho muchas veces. Pero es que Noelia Amarillo ya me sorprendió con su primera novela y no he podido resistirme a comprar Ardiente Verano. Nunca un título ha descrito mejor una historia de amor y sexo. Porque no es solamente un relato erótico donde aparecen personajes y situaciones más o menos calientes (aquí son muuuuuuuuuuuuy calientes, tanto que si no tienes un ventilador cerca lo pasas fatal). Ardiente Verano es mucho más. Es la historia de una mujer joven y hermosa que ha enviudado, cuyo esposo era un pobre desgraciado, que había hecho del silencio y el "oídos sordos" su modo de vida pensando que estaba protegida. Una mujer que descubre que no todo es trabajar y cuidar de su hijo adolescente, sino que existe todo un mundo de sensaciones y de amor; sólo tiene que dejarse llevar y descubrirlo. 

El personaje de María me ha encantado por su modo de evolucionar a lo largo de la historia, por ser valiente y ver lo que realmente tiene importancia en la vida.

Caleb, el protagonista masculino…. ¡Ay! Voy a dejarlo aparte, no quiero descubrir su modo de ser, hay que leerlo, ir viendo lo maravilloso que es. Porque es maravilloso y mucho.

Andrés, el hijo de María, está perfectamente pintado como el adolescente que empieza a descubrir la vida y quiere su independencia a la vez que se siente celoso de que su madre pueda alejarse, porque es su madre ¡caray! y él debe ser lo más importante para ella. En la novela crece, convirtiéndose en un ser adorable que acaba por comprender a María cuando él mismo descubre el primer amor.

Y en cuanto a Abel, el padre de Caleb y suegro de María, es un personaje entrañable, cascarrabias, capaz de hacer lo que sea para lograr la felicidad de las dos personas a las que quiere  y que sabe desde siempre que están hechos el uno para el otro. 

Es una novela llena de anécdotas que pueden suceder en cualquier pueblo, de cotilleos entre vecinos, de ayuda entre compadres, de escenas que te hacen soltar una carcajada y otras que te ponen un nudo en la garganta. De fracasos y sueños de superación. 

Ni una sola de las escenas eróticas de la novela se repite. Todas y cada una de ellas son distintas, estupendamente narradas, con las palabritas claras y ardientes, muy ardientes. Juegos de cama, poleas, cueros, aceite, antifaces… Pero dentro de cada escena, un llamamiento al amor, a la solidaridad y a la amistad. 

Ya no me cabe duda alguna: la novela romántica erótica española lleva la firma de Noelia Amarillo y con letras mayúsculas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.