Este blog respeta los derechos de autor.

Todos los libros de los que aquí hablamos han sido comprados y leídos en papel o ebook en español o en inglés. Este NO es un blog de descarga de libros. Las críticas y/o reseñas que aquí se pueden leer son opiniones personales, nada más, y no pretenden ser otra cosa. Reseñamos principalmente novelas románticas, pero también, de vez en cuando, damos nuestra opinión sobre novelas pertenecientes a otros géneros.



lunes, 13 de marzo de 2017

El caballero de los brezos, de Marisa Villardefrancos

Yo tuve la grandísima suerte de poder leer, cuando era una muchachita, algunas novelas de esta gran escritora. Obras que me dejaron huella y que, estoy segura, dejaron huella a muchas otras jóvenes. ¡Y qué curioso, era española! Escribió una saga fantástica: Almas en la sombra, El brezal de las nubes, El caballero de los brezos (tercera edición publicada en el año 1955).

Voy a atreverme a hacer una reseña de la última novela de esta saga: “El caballero de los brezos” contada en tres libros. Porque aunque existen otros personajes en la saga como Corazón de Piedra, Peter el Chacal o Reina Katherine –apodos con los que ellos jugaban-, Billy Tormentas me enamoró por ser su historia la primera que cayó en mis manos cuando mi madre –que la guardaba como el tesoro que es-, me la regaló. 

“Sobre mi escritorio he destapado pensativamente el viejo tintero de bronce que me regaló William Hasting la última vez que nos vimos. Un tintero cuya pesada tapa ostenta a Prometeo encadenado, devorado por el buitre; las alas de éste están desgastadas por el uso. Al regalármelo, William me dijo:

-Existe una última historia que debes contar. La historia de Billy Tormentas y de sus amores con la que ahora es su mujer. La narración que has comenzado sobre la lejana Irlanda, y que todos padecimos, no debe quedar truncada.

Billy, que se encontraba delante, asintió:

-Yo te daré todos los documentos de la familia de mi esposa. Los míos se han perdido por completo. Debes recordar Jamaica y por qué encima de aquel promontorio agreste llegó a elevarse la mansión que tan ligada ha estado con nuestra odisea en las islas: Cumbres de Añoranza.”

Así comienza esta novela. Volver a leer el inicio para copiarlo aquí ha vuelto a ponerme la piel de gallina. Cada vez que lo hago me pasa lo mismo. Eso me sucede desde que la leí por primera vez, debía tener yo unos dieciséis años. Y es que al hacerlo, me siento irremediablemente atrapada por la historia. No me queda más remedio que volver a disfrutarla.

Billy Tormentas es uno de los muchachos irlandeses que la autora nos describe en su trilogía. Tal vez el más osado de todos, el cabecilla de un grupo encantador que ama su tierra, Irlanda, por encima de todo, y que solamente desean ser felices. Pero el destino no les permite saborear esa felicidad. Todos y cada uno de ellos se verán arrojados a una vida de esclavitud y penurias en Jamaica, lejos de su amada Éire. Y se hacen hombres y mujeres bajo el yugo inglés que quiere someterlos, sin saber que la sangre irlandesa es, tal vez, más ardiente que ninguna.

Los Mirtos es la casa de los Ávila. Luis de Ávila, el patriarca, es un hombre sombrío y amargado por la prematura muerte de su esposa. Tiene cuatro hijos, gemelos dos a dos. Los mayores, Enrique y Alonso; los menores, Juan y Beatriz. Una maldita enfermedad mató a la madre al cumplir los dieciocho años. Y esa misma enfermedad matará a uno de los dos gemelos pequeños. Don Luis y sus dos hijos mayores –fuera ya del peligro-, lo saben. Y por eso mantienen a los dos menores protegidos hasta el punto de no permitirles apenas salir de la propiedad. No deben casarse, no deben procrear. Es el único modo de acabar con la maldición que se trasmite de padres a hijos.

Pero los hados hacen que la jovencísima Beatriz conozca a Harry Colman, se enamore y se case con él a pesar de las súplicas de su padre. Colman está dispuesto a luchar contra la enfermedad y a vencerla por amor a Beatriz. Manda construir un barco en sus astilleros cuyo mascarón de proa es la imagen de su esposa. Tienen gemelas: Pretty y Jenny. Dos niñas tan idénticas que son incapaces de distinguirlas y deben llevar siempre distintivos de coral y nácar.

Beatriz muere al cumplir los dieciocho años y Colman sabe que una de sus dos hijas es portadora de la terrible enfermedad.

Pretty es coqueta y está llena de vida. Jenny es callada y sencilla. Todos piensan que ella es la que morirá.

Pettry tontea con uno de los esclavos del hombre con el que va a casarse y hasta le promete que será su esposa y él, que no es otro que Billy Tormentas se enamora perdidamente. Pero ella le traiciona y casi le matan de una paliza por atreverse a rondar a una dama. Logra escapar de la isla, se convierte en bucanero, pero el odio hacia la mujer que le traicionó le obliga a volver para hacerla cumplir su promesa. Pretty pide a su hermana gemela que se cambien los aderezos del cabello y vaya en su lugar puesto que va a morir pronto. Y Billy se encuentra casado con la mujer equivocada.

Marisa Villardefrancos no utiliza escenas eróticas. Tenemos que tener en cuenta que esta novela fue escrita hace muchos años y existía la censura. Sin embargo, es tal el modo en que nos describe los personajes, sus sufrimientos, sus esperanzas, sus emociones, que se nos olvida todo lo demás. ¿A quién le importa una escena erótica más o menos teniendo miles de pasión y dulzura? Los personajes son entrañables, fuertes, decididos, con el coraje y la humanidad que nos encanta en este tipo de novelas. Envuelven, cautivan, se nos hacen cercanos. Sufrimos con ellos y nos alegramos de sus triunfos. Todos y cada uno de los protagonistas de esta novela están extraordinariamente descritos.

Billy es un hombre duro, amargado y orgulloso, que clama venganza. Pettry es una coqueta a la que nada le importa salvo su propia seguridad. Jenny es dulce pero con carácter, capaz de sacrificase por los suyos. Y los amigos de Billy, un grupo que nos hace desear conocer la historia de cada uno de ellos. Hay pasiones y aventura a raudales.

Pero… Siempre hay un pero, claro. Y el de esta novela es que está descatalogada desde hace años. No hay forma de conseguirla. Ni en las librerías antiguas. Eran novelas de bolsillo, de esas que salían en dos o tres entregas y que se emitían por la radio. Mi amiga logró encontrar Almas en la sombra y El brezal de las nubes después de meses de búsqueda y por eso he podido disfrutar de la trilogía completa. (Gracias, preciosa. Te estaré eternamente agradecida). Las encuaderné en piel y ahora ocupan un lugar de privilegio entre mis novelas de romántica. Porque estas novelas SÍ son románticas, de principio a fin.

Desde aquí, aparte de compartir con vosotras esta historia (prometo haceros la reseña de El brezal de las nubes y Almas en la sombra), quiero hacer un llamamiento a los editores. La novela romántica está en alza, las lectoras pedimos historias que nos conquisten y nos hagan soñar. Con las de Villardefrancos –y en concreto con esta trilogía- no sólo se sueña, sino que se permanece en un mundo onírico del que no queremos salir. Es posible que alguna editorial esté ya pensando en reeditar a esta autora, lo que sin duda sería un completo acierto. ¿Os lo imagináis? Volver a la vida a Corazón de Piedra, Peter el Chacal, Reina Katherine y Billy Tormentas? Señores editores, hagan un esfuerzo, porque las lectoras de romántica se merecen disfrutar de esta maravillosa historia de amor.

 subir imagenes

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.