Este blog respeta los derechos de autor.

Todos los libros de los que aquí hablamos han sido comprados y leídos en papel o ebook en español o en inglés. Este NO es un blog de descarga de libros. Las críticas y/o reseñas que aquí se pueden leer son opiniones personales, nada más, y no pretenden ser otra cosa. Reseñamos principalmente novelas románticas, pero también, de vez en cuando, damos nuestra opinión sobre novelas pertenecientes a otros géneros.



lunes, 6 de marzo de 2017

El lobo y la paloma, de Kathleen Woodiwiss

Aislinn es una joven sajona que ve como de la noche a la mañana su vida se convierte en un infierno. Su padre y un grupo de valerosos campesinos son asesinados por un grupo de normandos que intentan humillarlos sin contemplaciones. Maida, la madre de Aislinn, no puede aceptar lo acontecido y parece que ha perdido el juicio. Aislinn ve como su amado Darkenwald es invadido por los bárbaros. Cuando al día siguiente intente enterrar el cuerpo de su padre será sorprendida por Wulfgar, el nuevo señor de Darkenwald. Wulfgar monta en cólera cuando descubre lo que ha hecho Ragnor, ya que éste desobedeció sus órdenes de capitular con el anciano señor de la fortaleza. El odio entre Ragnor y Wulfgar es más que evidente, el primero porque considera al otro un bastardo que ha caído en gracia a Guillermo mientras que él proviene de familia noble. Y Wulfgar solo se fía de Swein, el vikingo que lo acompaña desde que era un crío.

Cuando Ragnor insiste en reclamar a Aislinn como botín de la conquista Wulfgar se niega y decide quedársela para él, así de simple. Él es el señor y él dispondrá hasta que Guillermo se haga cargo. El odio de Aislinn aumenta cada día, además de ver a su madre perder la cabeza un poco más cada día, también sufre viendo a Kerwick, el que era su prometido, tratado como sirviente. Wulfgar la nombra su esclava y al principio intenta tratarla como tal, pero Aislinn se mantiene firme y poco a poco estos dos personajes irán cambiando con el paso de los días y de los enfrentamientos que tienen constantemente. Aunque la odiosa hermana de Wulfgar le pondrá las cosas más difíciles a Aislinn.

Como habéis dicho este libro no es para aquellas personas que quieren todo sea color de rosa, no, hay escenas muy duras, situaciones complicadas y soluciones que no pueden favorecer a todos, pero hay que ser conscientes que en plena edad media, la brutalidad, el asesinato y la traición estaban a la orden del día. Pero también hay momentos con humor, justas, escenas palaciegas y un gran número de enfrentamientos verbales entre Wulfgar y Aislinn. Los personajes secundarios también aportan su grano de arena pero que son importantes para la trama, como Swein, ese vikingo tan poco hablador y que me ha encantado.

Una de las cosas que más me ha gustado ha sido la ambientación, la autora la refleja fantásticamente bien. La llegada de Guillermo el conquistador, la lucha entre sajones y normandos, entre derrotados y vencidos. Y cómo no, esa historia de amor que se va fraguando poco a poco; la paciencia de Aislinn es encomiable y Wulfgar, a pesar de ser un hombre de guerra, constantemente demuestra el coraje que le ha dado fama pero también unos principios férreos y un arraigado sentido de la justicia, ya sean sajones o normandos.

Una historia de las de antes, para disfrutar, para llorar, para reír, para suspirar, para pensar y para viajar a un mundo cruel pero donde hay esperanza. Secundo a las que opinan que esta novela es una de las imprescindibles de le época medieval.

 subir imagenes

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.