Este blog respeta los derechos de autor.

Todos los libros de los que aquí hablamos han sido comprados y leídos en papel o ebook en español o en inglés. Este NO es un blog de descarga de libros. Las críticas y/o reseñas que aquí se pueden leer son opiniones personales, nada más, y no pretenden ser otra cosa. Reseñamos principalmente novelas románticas, pero también, de vez en cuando, damos nuestra opinión sobre novelas pertenecientes a otros géneros.



martes, 7 de marzo de 2017

La mujer del vikingo, de Heather Graham

Hacía tiempo que no tropezaba con una sinopsis tan poco fina. Rhiannon es la prima y ahijada del rey sajón, Alfredo de Wessex. En cuanto a Eric de Dubhlain, la herencia vikinga le viene por su padre noruego. En la novela, los invasores sanguinarios son los vikingos daneses. El rey inglés solicita ayuda a uno de los reyes de Irlanda, concretamente a Olaf de Dubhlain. Éste envía al rescate a su segundo hijo, Eric. Tanto su aspecto como el de muchos de sus hombres, es inconfundiblemente nórdico. Si unimos esto, a que surcan los mares a bordo de naves con dragones en la proa, no es de extrañar que les confundan con salvajes vikingos. A su llegada a la costa inglesa, se produce un malentendido. La señora del lugar y sus vasallos, creyendo que se avecina un ataque, les reciben con una lluvia de flechas y de aceite hirviendo. El príncipe irlandés entra en la ciudad a cuchillo y fuego. Los mejores hombres de lady Rhiannon están con el rey y la batalla termina, casi antes de empezar. Rhiannon, cuyo manejo del arco no tiene parangón, consigue herir al rubio vikingo y escapar hacia al bosque. Emprende la búsqueda del ejército de Alfredo de Wessex para avisarles de que han sido atacados. Cuando llega al campamento de su primo y explica lo ocurrido, no la reciben precisamente con flores. El rey está furioso y teme la reacción de Eric. Para compensar la afrenta recibida, ofrece a su prima en bandeja de plata. Es vox populi, que Rhiannon está enamorada de Rowan y que éste la corresponde. No obstante, sus súplicas caen en saco roto y acaba prometida con el príncipe irlandés.

La noche de bodas es de órdago y al día siguiente, Eric parte al encuentro de los daneses. No sin antes, batirse en duelo con Rowan. Atrás quedan su esposa y sus problemas conyugales. Rhiannon está llena de ira y rencor. No puede perdonar a Alfredo y está decidida a no someterse. Después de la escaramuza, el príncipe regresa a por su botín y juntos, regresan al hogar arrasado de Rhiannon...

No sigo con el resumen porque me embalo y quizá cuente demasiado. Sólo añadir que entre los daneses, los traidores y su mujer, el pobre Eric no tiene un momento de respiro. Cada día, desde el desayuno hasta la cena, debe de lidiar con la desconfianza, el desprecio y las discusiones continuas. Menos mal que parece que se entienden en el tálamo. De las sábanas sale fuego y he acabado por perder la cuenta de las veces, que Eric le ha rasgado el camisón a Rhiannon. Su matrimonio no puede ser más tormentoso, pero sus discusiones no resultan cansinas. Lees el libro en un suspiro porque entre guerrear, descubrir al traidor y maravillarte con las predicciones de Mergwin, el druida, no te da tiempo a aburrirte. De todas formas, confieso que tengo debilidad por este tipo de argumentos. El odio encarnizado de los protagonistas y su evolución hacia el amor más entregado, es apasionante.

Los personajes secundarios son pesos pesados y están muy bien aprovechados. A pesar de que me ha gustado mucho ver el lado humano del rey sajón, el amor que sienten los padres de Eric y la fiera lealtad de los guerreros hacia su líder... tengo debilidad por el anciano druida. Su aspecto débil y cansado esconde una gran fortaleza interior. Su amor por la familia Dubhlain y su fidelidad a través de los años, me han parecido entrañables.

Por último, resaltar la magnífica ambientación del libro. Mientras lees, estás recibiendo de Heather Graham una bonita lección de historia.

subir imagenes

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.